A la tercera es…

Jun 10, 2024

Popularmente manifestamos “A la tercera es la vencida” aplicando este decir a diversas circunstancias de la vida; solo que ahora no me referiré a algo fructífero, sino a lo que cada día se vislumbra con más intensidad en diversas partes de este planeta que habitamos, dejando pequeños a casi todos los asuntos que en nuestro entorno nos perturban.

Es que después de que la naturaleza y nosotros mismos sobrevivimos las dos conflagraciones que el Homo Sapiens provocó el siglo pasado, la primera no tanto como la segunda, cuando las dos bombas atómicas que estallaron en las ciudades de Hiroshima y Nagasaki, Japón, esto dió como una especie de luz verde para que otras potencias bélicas experimentaran estos mortíferos artefactos, evolucionando a niveles nucleares, y más aún, se multiplicaron en poder de quienes al momento son antagonistas por diversos asuntos, los que podrían ser triviales si su resolución es condicionada al efecto posterior al uso del poder nuclear; ¡el fin de todo!

Sin pesimismo, coincido con quienes manifiestan que una tercera guerra mundial sería la última para todo lo que es vida en esta Tierra. Así de simple y sencillo es entenderlo. Como también lo es la multiplicidad de eventos que nos ponen al borde de este inminente peligro; unos heredados o derivados de las 2 primeras citadas conflagraciones mundiales, como es el desconocimiento de la ahora poderosa China continental respecto a la isla de Taiwan, la que tiene total protección de USA.

Algo parecido pero así o más grave acontece con la agredida Ucrania que lucha, con respaldo de la OTAN y el mundo occidental, contra la invasión de la expansionista Rusia y su poderoso lider Putín, aupados ambos por el impredecible jerarca de Corea del Norte y su poder bélico.

Es una guerra milenaria y religiosa que desde octubre reciente resurgió, cuando el mundo árabe/palestino por medio del cuestionado grupo Hamas agredió tremendamente a Israel y ahora ellos están respondiendo con lo que buena parte del mundo califica como un desafuero.

Una suerte de renacimiento de la “guerra fría” esta vez revive, porque sin que esten escondidos en Cuba, como alguna vez estuvieron, los misiles nucleares ahora son portados por las naves rusas que extraña y recientemente anuncian realizar ejercicios militares en nuestro cercano mar Caribe, como una suerte de apoyo a ese nefasto régimen y a sus extensiones Venezuela y Nicaragua principalmente.

Ante lo que precede, nuestras locales y actuales confrontaciones nacionales, especialmente las políticas y socio-económicas son verdaderos juegos de niños. Para quienes hemos vivido poniendo siempre “proa a la ola” en el diario vivir, hasta que nos toque, con o sin considerar la latente tercera y final guerra mundial -esta vez nuclear- tenemos que seguir con optimismo y perseverancia tratando de hacer realidad nuestros sueños de dejar una sociedad mejor en beneficio de nuestras descendencias y de nuestros congéneres. Es lo que nos ha tocado vivir; no nos queda otra.



Te puede interesar

Sobre lo híbrido…

Sobre lo híbrido…

Dado que mi primera profesión fue Chofer Profesional, porque mi padre también lo fue, desde muy joven mi vida giró...

El Fallo…

El Fallo…

Es muy importante el Fallo unánime que en La Haya, Paises Bajos, 18 letrados de la Corte Internacional de Justicia...

Nicaragua

Nicaragua

Como consta arriba -el nombre del ahora tan sufrido hermano país centroamericano- en “El Diario” de Manabí, en la...

Olón, Oloncito y “olonsote”…

Olón, Oloncito y “olonsote”…

Desde nuestro Manabí hacia Salinas se debe pasar por Olón; unos años atrás y aún, hay que detenerse ahí para degustar...


Suscríbete a nuestro boletín


Lo último