La verdad desnuda

Abr 1, 2024

Vivimos en la era de los viajes y las comunicaciones, el mundo se ha hecho pequeño; hoy en día se puede pasar una noche de copas en Madrid y al día siguiente estar declarando una guerra en un país sudamericano. Pero siempre hay excepciones.

Ni la número dos de un país puede viajar de urgencia, ni siquiera al enterarse de que un hijo ha sido encerrado en una cárcel de máxima seguridad, sin permiso de su superior, (que no es el número uno) so pena de que se declare abandono del cargo y sea destituída. Y no es un permiso fácil porque la ubicación geográfica impone, caprichosamente, que cuando su jefa trabaja ella duerme y cuando ella trabaja su jefa duerme.

El mundo de la política tiene sus particularidades incluso en la era de los viajes y las comunicaciones. La popularidad de los políticos, por ejemplo, es como el hielo al sol, se derrite a la vista; incluso glaciares inmutables por millones de años, se convierten en agua que eleva el nivel de los mares. Los encuestadores ecuatorianos tocan las campanas de alerta, la popularidad del presidente se derrite, ha bajado 11 puntos en un mes.

La declaratoria de conflicto interno infló la popularidad de los militares, del presidente, incluso de los asambleístas. Los ciudadanos tuvieron la sensación fugaz de que se resolvía el problema de la seguridad; eso mereció un premio. Pero la violencia ha vuelto a mostrar su tenebrosa presencia y eso merece un castigo. Premios y castigos se dispensan con las encuestas.

Los estrategas políticos suelen armar relatos agradables (hoy por hoy vivimos de relatos) que dan resultados momentáneos y alimentan la vanidad de los genios de la publicidad política. Pero la realidad es testaruda, no se doblega fácilmente con relatos deleznables.

La realidad reaparece una y otra vez para mostrar la verdad desnuda. A los políticos no les gusta ni la verdad ni la desnudez. Contratan más expertos para decorar la verdad y tapar la desnudez. A esta operación se le conoce en política como pragmatismo.



Te puede interesar

Un candidato imbatible

Un candidato imbatible

Desde que los ciudadanos dejaron de creer en dioses y héroes, la política bajó de nivel. No es...

La mujer del César

La mujer del César

El emperador romano Julio César se divorció de su esposa Pompeya porque las habladurías sobre ella podían afectar sus...

Nueva etapa de gobierno

Nueva etapa de gobierno

El gobierno del presidente Daniel Noboa cumple una etapa, con un nivel de aprobación muy bueno de 61% y...

La enfermedad de las ideas

La enfermedad de las ideas

La enfermedad de la política es la polarización y esta enfermedad no es exclusiva de...

Cómo salir de la crisis

Cómo salir de la crisis

No se ve la salida. La crisis no es solo la violencia; también hay crisis económica, política...


Suscríbete a nuestro boletín


Lo último