El populismo desembarca en España

May 4, 2024

Todos los presidentes deben sentir alguna vez la tentación del autoritarismo. La ilusión de que controlando el Parlamento y manejando la justicia tendrían todas las posibilidades de organizar un gobierno poderoso, eficaz y duradero, lleva a pensar que la separación de poderes y los mecanismos de control son estorbos o instrumentos de los opositores.

Para evitar esa tentación están las limitaciones del poder, el equilibrio entre funciones, la prensa independiente y la sociedad en su conjunto. Los dictadores militares que utilizaron armas y soldados en contra de la sociedad que financiaba la fuerza pública para protegerse, quedaron en el pasado, en novelas y relatos históricos.

En nuestros días los dictadores se presentan como defensores del pueblo, enemigos de los ricos, de la vieja política, de los jueces corruptos, de la prensa negativa y de los imperialismos. Es el populismo de izquierda que destruyó instituciones y empobreció países. Ese populismo está aterrizando en España.

El presidente Pedro Sánchez, acosado por las tramas de corrupción en su partido, en su gobierno y hasta en su familia, apeló a un episodio melodramático, muy usado entre los caudillos latinoamericanos, para escapar de las denuncias y comenzar lo que llama “regeneración de la democracia”. Consiste en controlar la justicia y la prensa porque ya controla la legislatura.

Paralizó por cinco días el gobierno y amenazó con renunciar. Los opositores más lúcidos sabían que era una maniobra burda y teatral, pero la inmensa tropa de funcionarios, académicos, artistas, afiliados y periodistas oficiales entraron en pánico y se apelotonaron en su defensa.

Sánchez retiró la renuncia y anunció la “limpieza” de la política española. Se propone cambiar las leyes para tomar control de la justicia y terminar con la prensa corrupta, garantizando el “derecho del pueblo a tener información veraz”. ¿Quién garantizará la verdad? Pues el gobierno; ese truco conocemos bien los latinoamericanos.


Te puede interesar

La enfermedad de las ideas

La enfermedad de las ideas

La enfermedad de la política es la polarización y esta enfermedad no es exclusiva de...

Cómo salir de la crisis

Cómo salir de la crisis

No se ve la salida. La crisis no es solo la violencia; también hay crisis económica, política...

Hipocresía internacional

Hipocresía internacional

Ecuador y México han firmado acuerdos internacionales que facilitan la convivencia entre las naciones. Algunos de esos...

Ni nacionalistas ni traidores

Ni nacionalistas ni traidores

La Organización de Estados Americanos condenó casi por unanimidad la incursión policial en la embajada de México en...


Suscríbete a nuestro boletín

Lo último

El Fallo…

El Fallo…

Es muy importante el Fallo unánime que en La Haya, Paises Bajos, 18 letrados de la Corte Internacional de Justicia...