Vaticano condena cirugías de confirmación de género y gestación subrogada

Abr 8, 2024

El Vaticano emitió el lunes una declaración significativa condenando firmemente las cirugías de confirmación de género y la gestación subrogada, equiparándolas con el aborto y la eutanasia como prácticas que amenazan la dignidad humana y contradicen el plan divino para la vida.

La Oficina de Doctrina del Vaticano publicó «Dignidad Infinita», un documento de 20 páginas que ha sido elaborado durante cinco años y que recibió la aprobación del Papa Francisco el 25 de marzo, quien ordenó su difusión.

En la sección más esperada del documento, el Vaticano reiteró su rechazo a la «teoría de género», argumentando que la idea de que el género puede ser cambiado es contraria a la creación de Dios, que establece al hombre y la mujer como seres distintos con diferencias biológicas.

Según el documento, cualquier cirugía de cambio de sexo, en general, corre el riesgo de socavar la singularidad y la dignidad inherentes que cada persona posee desde el momento de la concepción.

La Iglesia Católica hizo una distinción entre las cirugías de transición, que fueron rechazadas, y las «anomalías genitales» presentes desde el nacimiento o desarrolladas posteriormente, que podrían ser «resueltas» con la ayuda de profesionales médicos.

El documento, que se rumoreaba desde 2019, ha sido confirmado recientemente por el prefecto del Dicasterio de la Doctrina de la Fe, el cardenal argentino Víctor Manuel Fernández, cercano colaborador del Papa.

Este pronunciamiento surge como una respuesta a la inquietud de los conservadores después de la autorización, por parte del Papa Francisco, de bendiciones a parejas del mismo sexo, medida que provocó críticas de obispos conservadores, especialmente en África.

Además de rechazar la teoría de género, el documento también condena las leyes en algunos países que penalizan la homosexualidad, en consonancia con las afirmaciones del Papa Francisco, quien ha insistido en que «ser homosexual no es un delito», convirtiendo esta afirmación en doctrina católica.

El nuevo documento, además de reafirmar la doctrina católica contra el aborto y la eutanasia, agrega algunas de las principales preocupaciones del Papa Francisco, como la pobreza, la guerra, el tráfico de personas y la migración forzada, como amenazas a la dignidad humana.

En una novedad, el documento también condena la gestación subrogada, considerándola una violación tanto de la dignidad de la gestante como del bebé, y afirma el derecho del niño a tener un origen humano auténtico y no inducido artificialmente.


Te puede interesar


Suscríbete a nuestro boletín

Lo último