Tres formas en que las empresas pueden capitalizar sus utilidades

Abr 10, 2024

Mucho se dice sobre las alternativas que tienen los trabajadores asalariados que reciben utilidades en este mes del año. Sin embargo, pocas veces se abordan las opciones que tienen las empresas que, tras haber tenido un año productivo y de buenos resultados, pueden revisar opciones que les permitan sacar el mayor provecho a sus ganancias.

De acuerdo con Andrea Torres, gerente de Sucursal de Banco ProCredit, la manera en que las empresas generan ingresos es a través de sus activos; por lo tanto, si incrementan sus activos, no solo aumenta su patrimonio, sino también su fuente de ingresos.

Dado que capitalizar las utilidades implica un doble beneficio para las empresas, la experta ofrece a continuación una guía con aspectos claves a considerar y tres formas en las que pueden llevar a cabo esta estrategia:

Consideraciones importantes

  • Previo a definir el porcentaje de capitalización, las empresas deben hacer un análisis interno en función del crecimiento de sus ingresos proyectados. “Con un balance adecuado, se podrá crecer con un nivel de riesgo prudente”, explica Torres. Añade que, en este punto, es esencial alinear esta decisión con los objetivos de los accionistas.
  • La planificación financiera será el aspecto más relevante en este proceso. “No se trata de invertir por invertir, sino de definir el propósito de la empresa a largo plazo y, según eso, encontrar la mejor opción de inversión”, asegura.
  • A decir de Andrea Torres, la capitalización de las utilidades permitirá un crecimiento sostenible de la empresa, además de la creación de plazas de trabajo, ampliación de sus operaciones y obtención de nuevos financiamientos.
  • Como en cualquier estrategia de negocios, siempre existen riesgos financieros, y por esa razón, la capitalización debe estar basada en un buen análisis, que permita reducir al máximo estas amenazas a futuro. “En ese sentido, la experiencia de un equipo humano como el de Banco ProCredit, le permite a las empresas contar con una asesoría comercial acertada, que incluye el análisis detallado de los negocios y el amplio conocimiento de cada cliente, para identificar riesgos oportunamente”, resalta la Gerente de Sucursal.

Alternativas de capitalización

Dependiendo del tipo de empresa y de sus proyectos a futuro, existen varias alternativas para rentabilizar sus utilidades. Algunas de ellas son:

  • Adquirir activos y tecnología. Esta es una opción ideal para las empresas que desean ampliar su producción. “Si la inclinación es hacia este tipo de inversión, el primer paso es identificar cuáles son los activos son requeridos, luego evaluar sus costos y el periodo de depreciación, y en caso de que se necesite financiamiento adicional, analizar qué entidad financiera se ajusta mejor a las necesidades particulares que tengan”, sugiere la experta. Entre las inversiones más comunes están:
  • Terrenos
    • Edificios
    • Maquinaria
    • Hardware
    • Softwares
    • Sistemas de seguridad informática

“De la mano de nuestros asesores, buscaremos orientar nuevas inversiones en activos fijos o capital de trabajo, a través de financiamiento basado en el entendimiento de las proyecciones de nuestros clientes”, afirma la representante del banco. Por ejemplo, desde la unidad de Sostenibilidad del banco se podrían identificar proyectos ecológicos para invertir, con una mejor tasa de interés y mayor eficiencia energética en las operaciones de las empresas.

  • Pagar deudas. Si, por el contrario, la empresa desea mejorar sus indicadores para posteriormente acceder a otro tipo de financiamiento, las utilidades deberían destinarse al pago de deudas. “Esto es especialmente estratégico para las compañías que no han podido pagar deudas previas, y por ende, se encuentran en riesgo de verse en la obligación de vender activos o, en un escenario aún peor, tener que declararse en quiebra”, manifiesta Torres, quien enfatiza en que eso puede tener un impacto negativo en su puntaje crediticio y en su reputación corporativa.
  • Invertir en un depósito a plazo fijo (DPF). El DPF es un producto financiero que permite a la empresa depositar una cantidad determinada de sus utilidades en la entidad financiera de su preferencia durante un tiempo específico, a cambio de una remuneración que se calcula en función de una tasa de interés fijada previamente. “Sin lugar a duda, este es un mecanismo mediante el cual la compañía podrá priorizar su futuro, con una perspectiva a largo plazo”, resalta la especialista. Sin embargo, si la empresa tiene proyectos más a corto plazo y desean tener sus utilidades con una capitalización, ofrece la cuenta de ahorros FlexSave para rentabilizar su dinero en un menor tiempo y con disponibilidad inmediata.

En conclusión, la decisión debe tomarse de forma estratégica, y eso será más fácil con el respaldo internacional de instituciones, que garantiza solidez y experiencia en el manejo del dinero invertido en pólizas, o que repose en sus cuentas bancarias.


Te puede interesar


Suscríbete a nuestro boletín

Lo último