¿Inseguridad se resolverá con aprobación de la consulta popular?

Abr 16, 2024

Para el 21 de abril de 2024 fue fijado el sufragio.

Se acerca el día en el que los ecuatorianos deberán votar a favor o en contra de 11 preguntas planteadas por el Ejecutivo en materia de inseguridad, violencia, impunidad e incluso empleo. Cinco de las preguntas son de referéndum, ya que plantean reformar la Constitución del Ecuador, mientras que las seis restantes son de consulta popular, porque buscan reformar leyes.

En relación a las de referéndum, ayer en Ecuador en Vivo se publicó un trabajo titulado “ADN de las cinco preguntas que buscan modificar la Constitución de Ecuador”, en donde se puede conocer sobre la estructura de cada de una de ellas, tomando en cuenta la opinión de un experto.

Respecto a las seis de consulta popular, existen opiniones encontradas sobre la eficacia de estas para enfrentar la crisis de inseguridad en el país. Y es que, a criterio de los entrevistados, se necesitarán de otras herramientas para atacar este mal.

El doctor en Jurisprudencia, Xavier Aguilar, expone la necesidad de un plan integral transversalmente, con gobiernos locales y provinciales, para que no sea un fracaso la respuesta del pueblo en caso de que gane el Sí.

Aun así, resaltó la importancia de consultar a la ciudadanía sobre los temas planteados, pues “la Asamblea Nacional no ha realizado las reformas correspondientes para incorporarlas en la legislación vigente”. Además, para hacerlo, se debe cumplir con un trámite “largo y engorroso”, que se simplificará con la aprobación de las preguntas, ya que todo deberá ser debatido y aprobado en un plazo máximo de 60 días.

¿Recurso malgastado?

En tanto, la vicepresidenta del Colegio de Abogados de Pichincha, Annabell Guerrero, ve la consulta como una “estrategia electoral”, porque no se abordan temas neurálgicos como el lavado de dinero, que “es la segunda economía criminal del país”. Mientras que cuestiona el uso de la herramienta de preguntar a la ciudadanía si están de acuerdo con temas que después tendrán que pasar por la Asamblea Nacional.

A su criterio, tampoco se está haciendo un ejercicio de democracia directa, porque los aspectos consultados ya están contemplados en la ley, como el incremento de penas, control de armas y uso de estas cuando son incautadas. Incluso, dice que nada servirá aumentar las penas y delitos si no se ataca la causa. “Se incrementará la población carcelaria; se ampliará el castigo, pero no se abordará la causa”.



Es así como cataloga el mecanismo como “ineficaz”, a la par de que critica el gasto de 60 millones de dólares en algo que no generará soluciones en materia de inseguridad para El Ecuador.

‘Inoficiosa’

Para el director de la la Fundación Ciudadanía y Desarrollo, Mauricio Alarcón, el Gobierno debió aprovechar la consulta popular para plantear temas que ya no estuvieran normados. Pone en duda lo que pase tras la aprobación, debido a que tocará esperar lo que se plantee en los proyectos de ley.

De ganar el Sí en las seis preguntas, insta a los ciudadanos a estar atentos de la discusión de los proyectos, porque los legisladores tienden a modificarlos y eso podría conllevar a un irrespeto de la voluntad ciudadana.

Considera «inoficiosas» las interrogantes, porque «no generan certeza alguna en cuanto al resultado».

A continuación las seis preguntas que necesitarán de un proyecto de ley para entrar en vigencia:


Te puede interesar


Suscríbete a nuestro boletín

Lo último