Por un empresario italiano se detectaron los tentáculos de un albanés en Ecuador y España

Feb 17, 2024

Una operación sin precedentes coordinada entre las fuerzas del orden de España y Ecuador ha desvelado una intrincada organización criminal liderada por un capo de la mafia albanesa y un empresario italiano de origen argentino. Este dúo dirigía una red de empresas de exportación de frutas desde Ecuador a Europa, utilizando un complejo entramado empresarial para blanquear fondos obtenidos ilícitamente. Se estima que la red ha lavado alrededor de 36 millones de dólares en Ecuador y 12 millones en España.

La investigación, que se inició en 2020, se centró en un empresario ítalo-argentino con residencia en Marbella, España. Este individuo controlaba diversas empresas que abarcaban desde la producción y exportación de plátanos en Ecuador hasta centros deportivos en Marbella, centros comerciales en Granada y establecimientos de hostelería y ocio nocturno. Aunque estas empresas se presentaban como legítimas, se detectaron indicios de financiación oculta tras su apariencia mercantil.

Las unidades antidroga, en colaboración con expertos en análisis financiero de ambas naciones, lograron establecer vínculos entre el empresario investigado y el tráfico de drogas por vía marítima. Esta información se compartió con la Fiscalía Especial Antidroga española, dando inicio a una serie de medidas de investigación.

El desmantelamiento de esta red criminal representa un hito en la cooperación internacional para combatir el crimen organizado. Las autoridades españolas y ecuatorianas han trabajado de manera estrecha y eficaz para desentrañar esta compleja trama, revelando la sofisticación con la que operaba la organización criminal.

Según las fuentes de la investigación, las actividades ilícitas incluían el lavado de fondos a través de operaciones empresariales en Ecuador y España, aprovechando la aparente legalidad de las exportaciones de frutas como fachada para sus actividades criminales.

Este despliegue conjunto de fuerzas del orden subraya el compromiso de ambos países en la lucha contra el crimen organizado transnacional. La operación ha permitido poner fin a una red que operaba a escala internacional, combinando la experiencia y recursos de las autoridades de España y Ecuador.

Se espera que este desmantelamiento tenga un impacto significativo en la reducción de actividades delictivas similares en el futuro, demostrando la determinación de ambos países en mantener la seguridad y el estado de derecho. Las investigaciones continúan para identificar a todos los implicados y llevarlos ante la justicia.

Comunicado de Prensa: Desmantelamiento de Compleja Red Criminal Internacional: Revelaciones Adicionales sobre la Operación Conjunta de España y Ecuador

Madrid/Quito, [Fecha]

En un giro impresionante de la operación conjunta llevada a cabo por las fuerzas del orden de España y Ecuador, se han revelado detalles adicionales sobre la complejidad de la organización criminal desmantelada. La investigación, que se centró en un empresario ítalo-argentino con residencia en Marbella, España, y un ciudadano albanés prófugo identificado como Dritan Gjika, arroja luz sobre la sofisticación de sus operaciones y su red empresarial.

La organización criminal dirigida por Gjika y el empresario italiano operaba en el sector de la exportación de frutas desde Ecuador a nivel mundial, manejando un impresionante volumen de negocio de cientos de contenedores exportados anualmente. Este próspero comercio les proporcionaba la cobertura perfecta para ocultar sus actividades ilícitas y mantener un lujoso nivel de vida.

Los informes de investigación revelaron que la organización criminal realizaba gastos millonarios, incluyendo la adquisición de propiedades en lugares exclusivos como Marbella, Guayaquil y Dubái. Además, diversificaron sus actividades con la apertura de negocios en el ámbito del ocio nocturno y deportivo.

Entre las tácticas utilizadas por la organización, se descubrió que aprovechaban las exportaciones de frutas para ocultar cocaína en los contenedores, contando con la colaboración de personal en los puertos o empresarios dedicados a la importación de frutas. Estos individuos simulaban relaciones comerciales lícitas para introducir la droga en varios países.

Tras la incautación de más de 1.100 kilos de cocaína en uno de los contenedores por las autoridades de Países Bajos en 2020, los investigados ajustaron sus tácticas, realizando envíos más pequeños y contaminando varios contenedores a un mismo importador. Esta estrategia les permitía negar su implicación en el envío ilícito si era interceptado.

La estructura de la organización estaba perfectamente diseñada, con el ciudadano albanés a cargo de introducir la droga desde Colombia a Ecuador y coordinar su envío a diversos países. Según los investigadores, Gjika tenía un contrato con sus suministradores colombianos para recibir 4.000 kilos de cocaína al mes. Contaba con personas tanto en las empresas exportadoras como en el puerto de Guayaquil para asegurar la salida de los contenedores.

Por su parte, el empresario italiano con residencia en Marbella presuntamente se encargaba de proveer la logística de las empresas de exportación para realizar envíos de cocaína y coordinar el entramado financiero destinado al blanqueo de capitales.

El desmantelamiento de esta red criminal revela la envergadura de sus operaciones ilícitas y destaca la importancia de la cooperación internacional para combatir el crimen organizado transnacional.


Te puede interesar


Suscríbete a nuestro boletín

Lo más leído