Los aumentos de salario que ofrecen compañías en EEUU para que sus empleados trabajen en la oficina todos los días

Abr 4, 2024

Si bien muchos trabajos todavía ofrecen patrones de trabajo híbridos o remotos, cada vez más jefes están exigiendo a sus empleados que regresen a la oficina de tiempo completo.

Boeing, UPS y JPMorgan Chase se encuentran entre las grandes corporaciones que han impuesto la asistencia presencial cinco días a la semana.

Pero para algunas de estas empresas, conseguir que los trabajadores vuelvan al lugar de trabajo tiene un alto precio.

En particular este es el caso en Estados Unidos, que experimentó el cambio más drástico hacia el trabajo flexible: en enero de 2024, alrededor del 29% de todos los días laborales remunerados todavía se trabajaban desde casa.

«Los empresarios que no puedan competir en materia de flexibilidad tendrán que competir más agresivamente en materia salarial», afirma Julia Pollak, economista jefe de ZipRecruiter, con sede en California.

El resultado es que los salarios estadounidenses para puestos totalmente administrativos están aumentando.

Según datos de ZipRecruiter, vistos por la BBC, las empresas ofrecían en promedio US$82.037 para puestos totalmente presenciales en marzo de 2024, un aumento de más del 33% en comparación con 2023 (US$59.085).

La tendencia es intersectorial: en comparación con los roles híbridos ($59,992) y completamente remotos ($75,327), los trabajadores parecen tener más probabilidades de aumentar sus salarios si vuelven a los horarios de oficina anteriores a la pandemia.

Parte de esto es compensar la pérdida de flexibilidad que los trabajadores han priorizado durante los últimos años: cuanto mayor sea el impulso para renunciar a esa autonomía, más tendrán que ofrecer los empleadores para compensar.

Los datos de ZipRecruiter muestran que los trabajadores que cambiaron de entornos totalmente remotos a entornos totalmente presenciales en EE.UU. hasta 2023 recibieron un aumento salarial del 29,2%, casi el doble que aquellos que cambiaron en sentido contrario.

«La conclusión es que la gente exige mayores aumentos salariales para los puestos de trabajo exclusivamente de oficina», afirma Pollak.

«Un empleador que ofrece flexibilidad puede negociar el paquete de compensación general con incentivos no monetarios, mientras que un empleador que desea equipos en el lugar cinco días a la semana sólo puede ofrecer incentivos financieros: se asigna un valor en dólares al tiempo que se pasa en la oficina».

En Reino Unido y Europa, la disponibilidad de trabajo remoto ha sido más escasa; por ejemplo, una encuesta realizada en octubre de 2023 entre 15.000 empleadores y empleados en el Reino Unido mostró que el 43% de los trabajadores había regresado a entornos totalmente presenciales.

Esto significa que se espera que la tendencia de un pago extra por trabajo presencial es más débil que en Estados Unidos, dice Pollak.

En el actual clima de reducción de costos, ofrecer a los empleados flexibilidad en lugar de un aumento salarial parece una victoria para ambas partes.

Sin embargo, a pesar de esto, algunos empleadores están dispuestos a aumentar sus gastos salariales a cambio de oficinas llenas, porque creen que la compensación vale la pena, dice Pollak: el gasto conducirá a mejores resultados comerciales.

«Entre algunos empleadores puede existir la percepción de que los trabajadores remotos son menos productivos», añade.

Muchos también están «comprometidos psicológica y financieramente con sus bienes inmuebles corporativos»: quieren llenar sus lugares de trabajo, a cualquier costo.

Esta discrepancia salarial tiene una consecuencia no deseada, dice Barbara Petrongolo, profesora de economía en la Universidad de Oxford: podría reforzar las desigualdades en el mercado laboral.

«Quienes tienen responsabilidades de cuidado tienden a preferir la flexibilidad, y esto involucra desproporcionadamente a mujeres. Entonces, si los trabajos mejor pagados ofrecen menos flexibilidad, algunos sectores de la fuerza laboral se ven obligados a renunciar a oportunidades mejor pagadas».

Si los jefes realmente quieren que sus trabajadores trabajen en las oficinas, es probable que el pago adicional ofrecido por una semana laboral totalmente presencial se mantenga por un tiempo, dicen los expertos; no hay señales de que los patrones de trabajo flexible estén desapareciendo.

Por ejemplo, los datos de ZipRecruiter de marzo de 2024 muestran que alrededor del 33% de los puestos de servicios profesionales y empresariales en EE.UU. se anuncian con trabajo híbrido o remoto.

«Los trabajadores todavía quieren flexibilidad y hay muchos empleos que anuncian la posibilidad de trabajar desde casa al menos dos días a la semana», dice Petrongolo.

«Por lo tanto, si se imponen condiciones de trabajo inflexibles y desfavorables para el empleado, los empresarios tendrán que seguir pagando más».


Te puede interesar


Suscríbete a nuestro boletín

Lo último

El Fallo…

El Fallo…

Es muy importante el Fallo unánime que en La Haya, Paises Bajos, 18 letrados de la Corte Internacional de Justicia...