Domingo, 03 Julio 2022
| Ensayan una vacuna contra el cáncer con la base del desarrollo ARN mensajero para COVID

| Ensayan una vacuna contra el cáncer con la base del desarrollo ARN mensajero para COVID Destacado

 

BioNTech logró reconocimiento mundial por su vacuna de ARNm contra COVID-19 desarrollada junto a su socio Pfizer, pero una parte importante de la cartera de productos de la compañía se centra en la terapia contra el cáncer.

En la reunión anual de la Sociedad Estadounidense de Oncología Clínica (ASCO) este fin de semana, la compañía y el doctor Vinod Balachandran, del Centro de Cáncer Memorial Sloan Kettering en Nueva York, presentaron datos preliminares de Fase I de una nueva vacuna experimental (BNT122) contra el cáncer de páncreas.

El ensayo de fase I lo está llevando junto a su socio Genentech que pertenece al gigante Roche. Concretamente, están estudiando el autogen cevumeran (BNT122) de inmunoterapia específica de neoantígeno individualizada basada en ARNm (iNeST) en combinación con Tecentriq de Genentech (atezolizumab), un inhibidor del punto de control inmunitario anti-PD-L1 y quimioterapia. Los pacientes en el estudio han logrado resecar su adenocarcinoma ductal pancreático (PDAC). Es decir, la inyección funcionó para impulsar la respuesta inmune para algunos participantes.

“A diferencia de otras inmunoterapias, estas vacunas de ARNm parecen tener la capacidad de estimular las respuestas inmunitarias en pacientes con cáncer de páncreas. Estoy muy entusiasmado con el desarrollo. Los primeros resultados sugieren que si tiene una respuesta inmune, puede tener un mejor resultado”, explicó Balachandran. El ensayo se produjo después de que los investigadores descubrieran que los pacientes con cáncer de páncreas que sobreviven a largo plazo después de la cirugía tenían una gran cantidad de células inmunitarias que trabajan para ayudar a combatir el cáncer.

Los investigadores reclutaron a 19 pacientes que se sometieron a cirugía para extirpar el cáncer y enviaron muestras de tumores a BioNTech en Alemania. Allí, el equipo pudo formular una vacuna individualizada para cada paciente que luego se administró por vía intravenosa, y los pacientes también recibieron tratamiento con inmunoterapia. Las vacunas funcionan mediante el uso de un código genético del tumor que enseña a las células del cuerpo a crear una proteína para desencadenar una respuesta inmunitaria; una tecnología que ya se ha utilizado en la vacuna Covid de Pfizer.

Los primeros datos demostraron un perfil de seguridad favorable e indicaciones alentadoras de actividad clínica. Es por eso que hoy BNT122 se está desarrollando en múltiples indicaciones de tumores sólidos. Los datos presentados en la reunión de los 19 pacientes que se sometieron a cirugía, indican que recibieron la droga atezolizumab. De ellos, 16 recibieron BNT122 9,4 semanas después de la cirugía. La terapia fue bien tolerada, y solo uno desarrolló fiebre e hipertensión de Grado 3 relacionadas con la vacuna. La terapia indujo una respuesta de células T específica de neoantígeno de novo en la mitad de los pacientes a partir de niveles previamente indetectables. Y en una mediana de seguimiento temprana a los 18 meses, los pacientes con la respuesta inmunitaria de novo mostraron una supervivencia sin recurrencia (SSR) significativamente más larga en comparación con los pacientes sin respuestas inmunitarias inducidas por la vacuna.

“Con solo menos del 5 % de los pacientes que responden a las opciones de tratamiento actuales, el PDAC es uno de los cánceres con mayor necesidad médica no cubierta”, afirmó el doctor Özlem Türeci, MD, cofundador y director médico de BioNTech. “Estamos comprometidos a asumir este desafío aprovechando nuestra investigación de larga data en vacunología del cáncer y estamos tratando de abrir nuevos caminos en el tratamiento de tumores tan difíciles de tratar. Los resultados de este estudio de fase I son alentadores. Esperamos seguir evaluando estos primeros resultados en un estudio aleatorizado más amplio”, agregó.

Las inmunoterapias iNeST son tratamientos individualizados contra el cáncer que se enfocan en el tumor único del paciente. Contienen ARNm farmacológicamente optimizado sin modificar que codifica hasta 20 neoantígenos específicos de pacientes que se identifican a través de la secuenciación de próxima generación en tiempo real y el descubrimiento bioinformático de neoantígenos. Los neoantígenos son proteínas producidas por células cancerosas que son diferentes de las proteínas fabricadas por células sanas. Luego, el ARNm se inserta en la formulación de administración de lipoplex de ARN intravenoso patentada por la compañía.

Aunque el ensayo fue pequeño, el Chris MacDonald, jefe de investigación de Pancreatic Cancer UK, dijo que era “realmente emocionante ver este progreso en un cáncer tan desatendido durante tanto tiempo”. Y agregó que la vacuna podría ser una “nueva arma vital contra el cáncer común más letal”. (iNFOBAE)

Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.