Martes, 29 Noviembre 2022
Firma del írrito Protocolo de Río de Janeiro en 1942. Firma del írrito Protocolo de Río de Janeiro en 1942. Archivo

Afrenta diplomática Destacado

 

Celebrar y ponderar los 80 años de la firma del írrito e ignominioso Protoloco de Río de Janeiro es la más reciente afrenta del Ministerio de Relaciones Exteriores. La diplomacia que debería constituirse en la reserva de la memoria histórica del país, en materia de límites fronterizo, se olvidó que recién pudimos cerrar esa herida abierta tan solo 56 años después de su firma, el 16 de octubre de 1998. Acaso no recuerdan el desangre territorial sufrido, las heroicas muertes ofrendadas.

Hay que reconocer la rápida y oportuna reacción del canciller al desautorizar y calificar de vergonzoso el comunicado de la Cancillería. Pero el daño ya estaba hecho y el Ministerio blanco de ácidas críticas. La élite intelectual olía la sangre. El comunicado fue inconsulto. La diplomática de carrera, de quien no se dijo el nombre, fue removida de sus funciones.

Sin embargo, no podemos dejar pasar tal despropósito, lo contrario sería olvidarnos de quienes entregaron valientemente sus vidas defendiendo a la Patria de las ambiciones territoriales del vecino del sur por más de cinco décadas. Memoria histórica se llama.

Desde la escuela y el colegio nos enseñaron que el Protocolo de Río de Janeiro no fue un acuerdo de paz ni de amistad mucho menos de límites, fue una imposición del Perú y de los países garantes, que trajo como consecuencia la perdida territorial del Ecuador y de la salida directa y soberana al río Amazonas. Eso que no se le olvide jamás a los diplomáticos progres de la Cancillería.

 

Valora este artículo
(6 votos)

1 Response Found

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.