Miércoles, 04 Agosto 2021
Las calles de Cuba hablaron claro y fuerte

Las calles de Cuba hablaron claro y fuerte Destacado

Lo ocurrido en Cuba este domingo ha sido inédito y de enorme significado en este mundo globalizado y polarizado. No se veían protestas de esa magnitud desde que el difunto Fidel Castro y un puñado de guerrilleros hicieron su entrada triunfal en La Habana el 8 de enero de 1959. Corre el 2021 y la foto es otra. En una orilla el pueblo que sale a protestar en las calles, y en la otra, el grito destemplado del dictador Díaz-Canel, marioneta de Raúl Castro, hermano de Fidel, que ha ordenado a los comunistas que salgan a garrotear a la gente.

Cierto es que Cuba atraviesa un embargo económico por décadas, pero eso no lo es todo ni explica ni justifica la ausencia de libertades. Hay una realidad lacerante isla adentro de un pueblo viviendo en condiciones económicas precarias, de hambre, miseria, y una crisis sanitaria que ha golpeado la dignidad de los cubanos y que pesa más que el bloqueo asfixiante.

Era cuestión de tiempo. La frustración y desesperanza ha ido carcomiendo la poca convicción que quedaba de la Revolución Cubana, tan alabada en su momento y que hoy es solo una vieja estampa en el pecho de una clase privilegiada atrincherada en el partido único.

Horas oscuras vive el régimen comunista cubano. Un nuevo amanecer vive el pueblo que ha hecho sentir su grito continental de 'libertad' y 'abajo la dictadura'. Mientras tanto, los progres criollos, sí aquellos fervorosos simpatizantes del castro-chavismo, guardan un silencio sepulcral, se quedaron sin argumentos y razones.

 

Valora este artículo
(1 Voto)

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.