Miércoles, 07 Diciembre 2022
Sobre “Conejo malo”

Sobre “Conejo malo” Destacado

 

Por Melvyn O. Herrera

Sucede que el cúmulo de noticias me llevó a investigar sobre “Bad Bunny”, quien daba un concierto en Quito dentro de su exitosa gira en esta América morena. Comencé sabiendo que esa marca/nombre significa “Conejo malo”, peregrina denominación artística desde mi punto de vista. Luego supe que las entradas se habían agotado funcionando la reventa y la TV mostró en la tarde desde las afueras del estadio El Batán a unas 40 mil personas que desde distintos lugares del país llenaron el estadio esa fría noche andina para presenciar el espectáculo que se iniciaba a las 21:H00, quedándose afuera otros 30 mil, solo escuchando el tal concierto.

La amplia información que obtuve aumentó la preocupación sobre mi desactualización sobre este artista, quien además estaba nominado y obtuvo un preciado premio Grammy en los USA., lo que me hizo, vía internet, ver el reciente show que este señor dio en Lima, aumentando mi frustración, porque -lo juro- no entendí nada de lo que expresaban él y su equipo, supuestamente artístico: Músicos, bailarines, decoración playera, etc.

Fue así que luego de lo relatado un ejecutivo hotelero de esta ciudad-puerto-balneario que es Manta, socialmente me contó que un importante profesional guayaquileño a quien yo he escuchado románticamente cantar muy bien, telefónicamente le hizo saber a él, que estaba feliz por ese día escuchar la voz de su amigo, coincidiendo con la felicidad de estar presenciando en Quito -con su esposa, una guapísima abogada- el dichoso concierto al que me refiero; y me confesó este amigo lo mismo que yo sentía, gran frustración al no entender a este artista que cautiva a los jóvenes especialmente; respondiéndole al mencionado amigo hotelero que considero no estábamos solos en esta ignorancia, según deduzco de la caricatura editorial del genial “Bonil” en “El Universo” de Guayaquil, donde un adusto médico, especialista bucal, pregunta a una dama sobre la afectación del chico(a) paciente que a su lado aparece en el dibujo, respondiendo la adulta dama que él(ella) solo gaguea y balbucea; interviniendo ahí el/la menor diciendo que está es cantando las canciones de Bad Bunny… Por esto, con él, mi esposa y “Bonil”, al menos ya somos 4 humanos que no entendemos el arte de este premiado “Conejo malo”.

Lo bueno es que esos miles de espectadores -cuyo gusto artístico respeto- sin ser delincuentes, contrabandistas, narcotraficantes, sino pueblo puro y sencillo, pagó sus costosas entradas, movilización y más gastos atinentes, para asistir a ese concierto, con sus bien ganados dólares, demostrando así que la sociedad ecuatoriana se está de forma rápida rehabilitando económicamente luego de la pandemia, y que la supuesta galopante crisis económica que la beligerante y golpista oposición política dice que existe e imputa a la gestión del democráticamente elegido gobierno actual, es totalmente falsa. Y ni que decir del gran gasto de los varios miles de hinchas “ecuatoreños” que fueron a Catar para vivar a nuestra gloriosa “Tri”. ¡Los buenos resultados y los positivos números, hablan más que las calumnias políticas y de otros órdenes!

Valora este artículo
(2 votos)

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.