Sábado, 04 Febrero 2023
Federer Nadal, y el Ecuador

Federer Nadal, y el Ecuador Destacado

 

Hace pocos días, en el marco de la Laver Cup, torneo que el mismo Roger Federercontribuyó a desarrollar, este gran tenista e ícono deportivo se retiró oficialmente de las canchas, en un partido de dobles, donde hizo pareja con su archirrival, y gran amigo, Rafael Nadal.

La rivalidad entre los dos deportistas muy posiblemente no tendrá igual en la historia del tenis. Protagonizaron partidos increíbles, que elevaron el nivel y calidad del deporte más allá de lo que ninguna otra rivalidad lo hizo. El excelso nivel técnico de este deporte hoy, su increíble velocidad, su despliegue físico infinitamente superior al del pasado, se debe a estos dos jugadores más que a nadie.

Para Nadal, Federer fue el obstáculo que hizo que le tardara más ser el número 1 del mundo de lo que habría tardado sin él. Para Federer, Nadal fue la piedra en el zapato que hizo que su reinado durara menos de lo que habría durado sin él, y que su aurea de invencibilidad desapareciera.

Si la despedida hubiese sido entre políticos ecuatorianos (...) se habrían insultado, se habrían dado de raquetazos...

Lucharon en la cancha como fieras salvajes, pelearon punto a punto todos los encuentros, tuvieron una carrera en la cual el uno perseguía al otro.

Se podría pensar entonces que esa rivalidad en la cancha haría muy difícil una relación humana de amistad.

Sin embargo, lo que ya se sabía, pero que se confirmó de una manera sorprendente en la despedida de Federer fue todo lo contrario: la existencia de una relación humana de amistad profundísima, de respeto mutuo y de grandes lazos afectivos no solo entre ellos, sino sus familias.

Las frases del uno hacia el otro, y las lágrimas conjuntas dejaron ver con claridad cuán amigos son y cuánto se quieren como seres humanos.

¡Qué contraste con la clase política ecuatoriana! No se entiende el concepto de rival, solo el de enemigo. No se entiende el concepto de diversidad de pensamiento, pero de pertenencia a una patria común. Han construido barreras y se han producido fragmentaciones y polarizaciones que llevan a la imposibilidad de sentarse a hablar y a discutir.

El Ecuador enfrenta en forma creciente, repito creciente, problemas que lo van convirtiendo en un país no viable. Y los políticos enfrentan en forma cada vez mayor un problema del aislamiento, entre ellos, y con respecto de la sociedad. Encerrados en sus feudos, en sus intereses, en sus cuotas de poder, en la búsqueda de impunidad, en el mantenimiento de privilegios, y lejos del gran destino de la patria, su conducta solo lleva a que dudemos de nuestro futuro, y de nuestra capacidad de sobrevivir como una nación que se pueda desarrollar acorde con nuestras capacidades.

Si la despedida hubiese sido entre políticos ecuatorianos, no habrían jamás jugado en pareja, se habrían insultado, se habrían dado de raquetazos, y habrían hecho todo el esfuerzo posible para que el público en el estadio se diera cuenta de que no se comunicaban entre ellos, para dejar bien claro que no están con el gobierno, no están con el que piensa diferente, no están con el de otra ideología, y no están con el que ellos mismos aíslan por tal o cual razón.

Ojalá ellos vean los videos de las entrevistas y de los que los dos jugadores dijeron respecto del otro, y se conduelan del país para buscar entendimientos.

Valora este artículo
(1 Voto)

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.