Jueves, 29 Septiembre 2022
Sin ‘estallido’ frente a la consulta

Sin ‘estallido’ frente a la consulta Destacado

 

Por Jorge Gallardo

No sé hasta cuándo los ecuatorianos, la inmensa mayoría, por cierto, deban aguantar las altanerías, amenazas y ejecuciones de Nicolás Iza, líder de los indígenas, que organiza nuevos estallidos, con seguridad más violentos que los de octubre de 2019 y junio anterior.

Con descaro, sin vergüenza, tal si fuera intocable e inalcanzable, descalifica la consulta popular anunciada por el gobierno de Lasso porque “no tiene legitimidad para preguntar nada”. Su ilimitada prepotencia, lograda por la permisividad legal en unos casos, la complicidad judicial en otros, la ‘santidad’ que le endilgan los derechos humanos en todas las veces, la debilidad gubernamental para enfrentarlo como corresponde en tantos otros, la pasividad de los ecuatorianos convertirá en miedo, entre más factores, le permiten decir y hacer lo que le da “la regalada gana”.

Estar en desacuerdo con la realización de la consulta popular, lo mismo que con las preguntas que la Corte Constitucional debe aprobar, es un derecho ciudadano imposible de negar. Sin embargo, cuando quien cuestiona y deslegitima no tiene la calidad moral para hacerlo, como es el caso del máximo dirigente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie), responsable visible de las más delictivas paralizaciones que ha experimentado el país, ocasionándole perjuicios materiales y humanos incalculables, y pérdidas económicas que bordean los 2 mil millones de dólares, lo que merece es la condena y censura colectiva.

Indigna saber que un individuo, cuyo pensamiento ideológico está sintonizado con el comunismo extremo, el que “emplea y justifica la violencia como herramienta para conseguir el poder político”, sea el que marque en estos días –y desde octubre de 2019-, el calendario laboral del país: cuando él quiere lo detiene, cuando él desea, vuelve a la normalidad. Es hora de poner punto final a las matonerías y bravuconadas del sujeto de marras.

Que pronto los ecuatorianos encuentren la fórmula para lograr, con seguridad y en paz; con más empleo; con asambleístas dignos y sin proliferación de organizaciones políticas; con criminales transnacionales extraditados; con un Consejo de Participación sin atribuciones fundamentales; con más protección ambiental, etc. Que así sea.

Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.