Domingo, 03 Julio 2022
La inseguridad “ya es de todos”

La inseguridad “ya es de todos” Destacado

 

Por Jorge Gallardo

Quizás siempre hubo, no sé si muchos o pocos, pero ahora es pública su proliferación. Son los expertos y sabelotodo en materia de seguridad. Están en todas partes, menos en el lugar apropiado: en el gobierno central (no sólo el de ahora). Lo confirma la bestial acción delictiva diaria. 

Advertidos oportunamente de los peligros que ser cernían sobre el Ecuador en materia de inseguridad pública, consecuencia, entonces, de las incipientes pretensiones de narcotraficantes de instalarse y hacer suyo este territorio, quien gobernaba al país –que, según testimonio grabado, siendo candidato recibió ayuda económica de la narcoguerrilla-, miró hacia otro lado, despreció lo dicho y, poco después, invocando “respeto a la soberanía”, expulsó a los norteamericanos que ayudaban al control desde la base de la Fuerza Aérea Ecuatoriana en Manta. 

Al margen de verdades incontrastables, entre otras, vuelos oficiales sin pasajeros, narcovalija diplomática, puente fronterizo de uso exclusivo de “fuerzas irregulares”, financiamiento político de “amigos” de pasado y presente “desconocidos”, lo cierto es que la inseguridad “ya es de todos” los ecuatorianos. Tiene posesión de hecho, ha dividido a las ciudades en “territorios”, es “dueña” de las cárceles, es “escuela” de organización de bandas criminales, ha “metido las manos” en los distintos estamentos de la sociedad (policiales, militares, eclesiásticos, políticos, judiciales, empresariales, ricos, pobres, etcétera), y la inmensa mayoría del pueblo pagando los platos rotos. 

Ahora debe ser bastante complejo acertar con las acciones a desarrollar para, primero, frenar la vorágine criminal, luego hacerla retroceder y, finalmente, ganarle la guerra. Le toca al gobierno de Guillermo Lasso, con la imprescindible colaboración de otras entidades públicas y privadas, y de los ciudadanos, sin pérdida de tiempo, desembolsar los recursos económicos necesarios y llenarse de la suficiente inteligencia y sabiduría, para comenzar y terminar una efectiva y definitiva lucha contra el mal. 

Eche mano, señor Lasso, de los expertos, de los países amigos y de lo que sea legítimo para que los ecuatorianos no terminen encerrados, los delincuentes en las calles y usted, probablemente, fuera del gobierno y también del Ecuador.

Valora este artículo
(2 votos)

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.