Viernes, 01 Julio 2022
Taras...

Taras... Destacado

 

Por Melvyn O. Herrera

Lo que sufrimos en este Ecuador del alma -salvo mejores criterios- se debe a la creciente presencia en nuestras vidas de taras como: Corrupción, impuntualidad, “tramitología” y envidia.

La corrupción es tanta, en lo socio-político-administrativo-judicial, que admitimos “con que haga obras no importa que robe” y que una asambleísta públicamente recomiende a sus escuchas, “roben, pero háganlo bien”. Quienes han delinquido y por ello son sentenciados y prófugos, tienen el respaldo de sus fanáticos, intentando el perdón legal de las leyes laxas y su corrupta aplicación favoreciendo la impunidad. ¡Increíble!

La impuntualidad ya tiene su denominador distintivo al jactarnos de “la hora ecuatoriana”, misma que sin vergüenza ni respeto alguno, se la practica a todos los niveles; y mientras más importante es la persona o evento, más atrasado llega el principal y/o se inicia el acto, causando pérdidas del vital e irrecuperable bien -luego de la vida- que es el tiempo.

La “tramitología” existente desde siempre, creció desaforadamente con la explosión burocrática de los 2 últimos gobiernos y aún perdura; salvo algunas dependencias de la actual administración gubernamental que, en lo que han podido este último año, apuntan al “click” computacional para sus actividades; siendo horrorosas algunas dependencias de ciertos GAD manabitas, que justifican su ineficiencia duplicando y enredando más los tramites de temas por demás lógicos y simples.

Sobre la envidia, varias veces he publicado que en mi recorrido por el Pekin/China profundo, me asombró la explicación sobre la diferencia de adornos en el frontis de las distintas casas; ahí los habitantes de las más adornadas lo hacen para demostrar así su superación socio-económica; esto, a fin de ser imitados por sus vecinos; no ocultan su riqueza, al contrario la manifiestan, propendiendo así al progreso de quienes los rodean; siendo esa una las causas del crecimiento en todo sentido de esa, ya mismo, la primera economía del planeta; luego obviamente de NO ROBAR y NO VAGAR -con mayúsculas-, que son junto a NO ENVIDIAR sus sencillos y fundamentales mandamientos.

Por acá quien progresa, por temor a la envidia oculta su riqueza, además, para que no se confunda con la proveniente de la corrupción administrativa y/o el narcotráfico, principalmente; no estimulando así LA IMITACIÓN -con mayúsculas- que -repito- sí la practican en China; aunque hay “chiros” que ostentan lo que no poseen intentando engañar a incautos. Allá -insisto- quienes en su transparente vida logran riqueza en los distintos campos, empresariales, profesionales y más, son imitados, porque esas personas poseen virtudes y esfuerzos usados para lograrla. Si aquí esto se multiplicara y no la perjudicial envidia, y si elimináramos las otras mencionadas taras, otro sería nuestro amado Ecuador. Lo digo, basado en la experiencia, que es la madre de todas ciencias.

Valora este artículo
(3 votos)

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.