Miércoles, 25 Mayo 2022
Los refranes…

Los refranes… Destacado

 

Por Melvyn O. Herrera

Desde mi niñez y atribuyo a mis modestos orígenes, los refranes me ayudan a marcar los pasos que doy en la vida; por ello, el duendecillo ese que habita en mis neuronas hasta musicalizó unos versos que él les hizo; grabé esa canción en un CD hace unos 20 años y constan en mi reciente obra “INSPIRACIONES…”; pagina 51. Copio el último verso: “Si hay alguno que moleste, / no será porque deteste / lo que dicen con unción, / están llenos de intuición, / de sabiduría criolla… / como especia a la olla / y alimento a la razón.”

Hoy destaco un sencillísimo refrán: “Ver para creer”, porque desde hace rato muy frecuentemente veo en muchas esquinas de mi patria, que hay familias venezolanas enteras, con coches de bebes y con los más creciditos apostados ahí, mientras la madre y el padre ofrecen servicios y/o venden diversos artículos a los transeúntes y conductores de vehículos y/o también piden caridad. Al ver esto, que se está haciendo una escena familiar, creo en las razones que a estos jefes de familia los obligaron a tan numerosa emigración de un país sumamente rico y próspero -como lo conocí a mediados de los 90 del siglo que pasó- y razono, ¿Por qué y cómo es posible que viendo a diario lo que relato, haya personas que aún crean en los propulsores de esas fracasadas ideas y hasta aúpen a los dictatoriales y corruptos gobernantes de ese país hermano?

Cuestiono en concreto al nefasto socialismo del siglo XXI, ahora llamado progresismo, que aglomera controvertidos personajes en grupos de Puebla, Sao Paulo y otros, donde planifican sus ataques a la democracia y crean tácticas para -incentivando el odio y la envidia hacia quienes lícitamente más poseen y triunfan en la vida- engañar a las masas populares para captar el poder y volver a los evidentes malos resultados socio-económicos, símiles a los de la ahora desventurada patria con la que compartimos nuestro tricolor, a la que agregamos Cuba y Nicaragua principalmente.

Atribuyo esa actitud, no al sincero convencimiento de esas personas, sino a su interés y sumisión hacia quienes los favorecieron cuando ejercieron el poder con los pésimos resultados que arrojaron la explosión burocrática y la comprobada política de sobreprecios, coimas y más latrocinios que ahora persiguen queden en la impunidad; lo que les generó ingentes sumas de dinero con las que ahora pagan a quienes he mencionado; mismos que cada día son menos, gracias a la Providencia y a los buenos y experimentados principales gobernantes que tuvimos el acierto de elegir en este Ecuador del alma; sin que en esto se considere al poder legislativo constituido en una verdadera piedra en el zapato en el camino hacia el progreso; a lo que en el pueblo llano se agrega la sospecha de que en el poder judicial aún subsiste la rampante corrupción que imperó años atrás. Continuaré con más refranes.

Valora este artículo
(3 votos)

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.