Miércoles, 25 Mayo 2022
“Perdona a Dios”

“Perdona a Dios” Destacado

 

Por Jorge Gallardo

Eso fue lo que le pidió un sacerdote a un confesor cuando le daba la absolución y, claro, lo sorprendió.

El ser humano es propenso a deslindarse de sus errores, equivocaciones, situaciones embarazosas y hace lo más fácil: echarle la culpa a otro y/o a las circunstancias. Eso obedece a una especie de autoprotección, y en muchos al gusto de victimizarse para no aceptar su realidad e imperfección humana.

Y, cuando la experiencia está relacionada con la muerte, la salud, los desastres provocados por fenómenos naturales, la economía, las relaciones amorosas, aun entre los más creyentes, si no mismo en uno y otro religioso (de cualquier profesión), Dios termina cuestionado: por qué a mí, no que eres amor y el perdón, por qué a nosotros, qué mal te hemos hecho, por qué nos castigas, por qué nos haces sufrir y… así por el estilo. Ocurre, también, en aquellos que, denominándose creyentes, no se acuerdan nunca de Dios salvo cuando los momentos son difíciles, inclusive entre muchos de los que reniegan de su presencia y de los que niegan cualquier vestigio de su existencia.

Entonces, la expresión del sacerdote es apropiada: perdona a Dios, ya que a menudo es inmerecidamente acusado y responsabilizado de realidades humanas. Sí, las ocasiones de gratitud se multiplican exponencialmente, pero no cabe perder de vista que Dios no quiere ni causa daño a nadie, tampoco discrimina por razón alguna. Es solamente amor, paz y perdón, ‘el camino, la verdad y la vida’. No cabe, asimismo, acusar a quien para facilitar la vida humana pide cumplir sólo 10 mandamientos.

Que nadie tenga que perdonar a Dios, porque Él es el único con esa facultad extraordinaria y divina. Consuelo en la tristeza, bálsamo en la angustia, resignación en el dolor, tranquilidad en la desesperación, eso y más es Dios. A diferencia de Él somos finitos, imperfectos, susceptibles a cometer errores, equivocaciones, y, por tanto, aceptarlo es lo apropiado. Culpar a otros es fácil, cómodo y no soluciona nada, sólo agrava.

Valora este artículo
(2 votos)

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.