Sábado, 04 Febrero 2023
Que difícil de entender

Que difícil de entender Destacado

 

Por Fabián Loza 

Algo que sería muy saludable de tener claro, para el buen desempeño de las finanzas nacionales, es la procedencia de los fondos que maneja el sector público, o mejor dicho el gobierno.

En todas partes del mundo los fondos públicos son, en su enorme mayoría sino en su totalidad, recaudados del sector privado vía impuestos.

Dicho en otras palabras, lo público se nutre de lo privado. Las naciones organizadas en países, tienen un estado que es administrado por un gobierno, que a su vez funciona con recursos provenientes de la recaudación de impuestos, a la comunidad productiva.

Es de simple lógica deducir que para que haya una buena recaudación de impuestos y un estado saludable, este no tiene que estar hipertrofiado, porque en ese caso no hay plata que aguante. De otro lado y en la perspectiva que describo, se necesita de un sector público productivo, apoyado, incentivado; y si no hay los recursos, hay que tener la estrategia y práctica adecuadas para atraer inversión del extranjero.

Sin coincidir con la diatriba odiosa de los anarquistas, ni pecar de desestabilizador del sistema democrático, si hay que puntualizar las cosas que no está haciendo bien el timonel o capitán de este barco llamado Ecuador.

Si yo quiero llevar una carreta, con todas mis pertenencias, a la cima de una montaña, es mejor que tenga una mula fuerte bien comida, bien tratada para que pueda con el esfuerzo. Si fuera posible dos o tres y si mi estrategia es dividir el peso en tres viajes o hacer paradas, cuanto mejor.

Si por el contrario cargo toda la carreta y la engancho a una sola mula, a la que no le doy de comer y le maltrato, en el mejor de los casos el viaje será largo y tortuoso y en el peor de los casos la mula se muere o se escapa.

Si ofender he querido ser didáctico para transmitir una vez más una idea, que parecía ya estaba entendida, hasta por los detractores del bienestar y la productividad y cual es: no cargar al sector privado de más impuestos, no quitarle competitividad y por el contrario incentivarlo y apoyarlo, porque así será más fácil y más abundante la recaudación.

Si el estado se sigue cargando con el sector productivo, privado y la clase media, que es la que consume, lo único que hará es deprimir, matar a quien mueve este país, ahuyentarlos y ponernos rumbo a situaciones económicas que ni siquiera son mencionables.

Yo pensé que el presidente Lasso tenía claro este sencillo y conocido axioma: impuestos más bajos, crédito más barato= mayor producción, mayor empleo, mejor recaudación.

Solo los extremistas creen que con recitar “El Capital” de Marx, la plata brota de las piedras. Este nos es el caso del actual gobierno ¿O sí?, con tanto correísta radical enquistado en los mandos medios.

Valora este artículo
(1 Voto)

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.