Sábado, 04 Febrero 2023
En Navidad...

En Navidad... Destacado

 

En el festivo casi universal de Navidad, en creyentes y no creyentes del catolicismo afloran -y de distintas maneras expresamos- los mejores deseos y sentimientos que existen dentro de nuestra controversial especie humana.

Por ello, comienzo deseándole lo mejor de lo mejor, en esta Navidad y en las posteriores, a nuestros hermanos chilenos, quienes libre y democráticamente acaban de elegir de primer gobernante a una figura que confiesa ser extremista de la llamada izquierda política, quien me agrada se titule de socialista, deseando que él practique el socialismo de la forma como yo lo concibo; no siendo de otra manera que mejorando realmente la vida de la comunidad que nos rodea. Solo que por lo regular son arribistas y cuenteros los que se autodenominan socialistas para así engañar a los ciudadanos pobres, a quienes les inyectan odio y envidia hacia los triunfadores y exitosos de las sociedades en la que viven, con el fin de culparlos a ellos de la realidad existente; lo hacen con el fin de tapar así los históricos y conocidos latrocinios que ya nos han demostrado las camarillas que rodean a los Castro en Cuba, Chavez/Maduro en Venezuela y Ortega con su esposa en Nicaragua, por mencionar tres de los más “destacados” en este modus operandi. 

Luego, agradeciendo primero a la Providencia, también agradezco y deseo la mejor Navidad a todos y cada uno de mis compatriotas locales y nacionales, quienes, acogiendo la magna obra, este logro del actual gobierno que encabeza el medio manabita G. Lasso, se vacunaron y siguen colaborando con las medidas biosanitarias de las autoridades, permitiéndonos así sobrevivir a esta pandemia, al estar nuestro querido Ecuador a punto de alcanzar la “inmunidad de rebaño”; situación ésta que nos permite acercarnos a la normalidad de vida de hace ya mismo un par de años, con todos los beneficios desde mentales hasta económicos que ya estamos experimentando, pese a las nuevas variantes y rebrotes del maldito virus.

Finalizando, permítaseme agradecer y desearles lo mejor de la Navidad a los generosos lectores de estos semanales aportes cívicos y sociales con los que demuestro mi convicción del empedernido socialista que soy, al obedecer así la constante Máxima de mi padre: “Somos lo que es la sociedad donde vivimos” y ésta, la ecuatoriana, desde hace rato todos debemos mejorarla para poder vivir mejor.

¡Feliz Navidad! estimados lectores, editores, amigos, y miembros de las varias entidades a las que pertenezco. Especiales deseos navideños para mi círculo cercano: colaboradores, relacionados, proveedores, vecinos, clientes y favorecedores; también y como no puede ser de otra manera lo deseo para todos mis familiares en este país y en el extranjero; además, con paternal cariño, estos sinceros deseos obvia y principalmente son para toda mi querida y numerosa descendencia. Gracias.

Valora este artículo
(2 votos)

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.