Martes, 19 Octubre 2021
Guayaquil y su grandeza

Guayaquil y su grandeza Destacado

 

Por Jorge Gallardo

Las restricciones pandémicas persisten –deben mantenerse por buen tiempo más. Sin embargo, Guayaquil da pasos alentadores, lidera los esfuerzos para la reactivación, fomenta el emprendimiento, construye mejores condiciones para sus habitantes y para todos los del país.

Recién ha concluido, con notable éxito en participación comercial (bienes y servicios de la industria de alimentos y bebidas), de negocios de comidas preparadas (huecas y chefs nacionales y extranjeros) y en presencia masiva de personas (lo más importante), la octava edición de Raíces, la Feria Internacional Gastronómica de Guayaquil, la más importante del Ecuador y de gran reconocimiento latinoamericano y mundial. Un poco antes nomás la ciudad fue sede, en su orden, de la Feria Inmobiliaria Hábitat, la Feria Internacional del Libro y el Autoshow. No se descarta para diciembre –está en análisis-, la convención de la cultura pop Comic Con. Un 2021 esperanzador.

A veces, muchas veces, los dardos de la política intencionalmente apuntan a un solo blanco: la destrucción y aniquilamiento del objetivo. Se da la sensación de que todo lo que sucede es malo; se quiere que, primero, la percepción ciudadana sea la misma y que, después, ésta pase a ser convicción, como dogma y sin análisis y discusión. No obstante, sólo en el tema que nos ocupa, debemos aceptar que sí se producen cosas muy positivas y que, aunque disguste a algunos, son el resultado de la formidable alianza estratégica que funciona entre la alcaldía de Cynthia Viteri y la empresa privada, tal cual sucede desde hace casi tres décadas con las administraciones socialcristianas (León Febres Cordero y Jaime Nebot Saadi).

No ha sido fácil definir los caminos para la realización de estos eventos. Ha dependido en mucho de la firme decisión municipal de llevar a cabo una indesmayable campaña en contra de la propagación del covid, y de ofrecer apoyo sin reservas, también, a todas las acciones del gobierno nacional en este asunto. Hoy el número de muertos, hospitalizados y contagios es mínimo, y desde hace un buen tiempo, Guayaquil es para el país positivo modelo de lo que debe hacerse para lograrlo. Precisamente, por lo señalado es que la ciudad se ha permitido el “lujo” de llevar adelante, con gran suceso, los eventos mencionados.

Si el 2021 está siendo esperanzador, podemos avizorar un 2022 aún mejor. Sí, es necesario confiar más en la administración municipal –que debe, por supuesto, eliminar lo malo, rectificar donde sea necesario y satisfacer más la demanda ciudadana-, en el concurso del sector privado y, sobre todo, en el propio pueblo que, con razón, quiere progresar y disfrutar de un mejor bienestar.

 

Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.