Martes, 09 Agosto 2022
No existen los “plenos poderes”

No existen los “plenos poderes” Destacado

Por Roberto López

La mejor Constitución es integradora de todo tipo de intereses” afirma un “constitucionalista” chileno. Retórica pura, pues la Constitución diseña un modelo de interés compartido para la satisfacción del bienestar general, del bien común. Es un instrumento de gobierno, tal como se llamó la Constitución de Cronwell del año 1653. No me extrañaría que pretendieran construirla “desde el corazón y no desde lo jurídico”, como me dijo una poetisa, ex vicepresidente del aquelarre de Montecristi, en un debate en el programa matutino de Carlos Vera.

Si la Constitución diseña un modelo que permite el gobierno, sucede lo que en todos los países del mundo: se puede gobernar. Si no, sucede lo que aquí: no se puede designar las autoridades de gobierno, los terroristas y los presos se postulan a las elecciones, las autoridades ejercen los cargos de gobierno desde una celda, la impunidad por la década saqueada se sigue paseando -grillete incluído- por los corredores gubernamentales bajo la patente de corso del cargo público, y, en definitiva, el gobernante no puede hacer su trabajo porque el diseño del modelo de gobierno fue construído -cual guión de Corin Tellado- desde el corazón y no desde lo jurídico. 

Otro “refundador” chileno, dice que por fin las frustraciones se trasladarán a la derecha. Es decir, que la Constitución será un instrumento de venganza, no de gobierno. Encima nuestros revolucionarios criollos comienzan a exportar el circo Montecristi a Chile: el ex presidente de la Asamblea, (que de la teoría del poder constituyente sabe lo mismo que yo de física nuclear, es decir, nada) acaba de declarar que “fue clave que la Asamblea asumiera los plenos poderes”.

Uno siente vergüenza ajena cuando lee la Constitución de Paraguay y se encuentra con la norma: “La Convención Nacional Constituyente…se limitará durante el tiempo que duren sus deliberaciones a sus labores de reforma, con exclusión de cualquier otra tarea”. Allá sí entendieron que no existen los plenos poderes y que solo son una más de las muchas mentiras con las que el prófugo belga nos destruyó.

Pobre Chile.

Valora este artículo
(4 votos)

1 Response Found

  • Enlace al Comentario
    Cecilia Mena Jueves, 15 Julio 2021 20:49

    Que después de manejar más de 400.000 millones de dólares en la década saqueada. No quede nada de saldo. A más de dejarnos una deuda por sobre los 50.000 millones.de dólares. A más Del asalto a los fondos del IESS. A los del Banco Central. A los de los Maestros. De la Policía. A las donaciones por el terremoto del 2016. Etc. Se nos diga que no hay pruebas del robo, y que no hay quien las pueda exigir. Confirma, lo tal brillantemente expuesto, como siempre, por el doctor López. No hicieron una Constitución con planteamiento jurídico. La hicieron con "el corazón". Y digo yo. "fue hecha con el corazón de la madre de los corruptos ladrones y criminales". Es tan simple. Todos esos fondos que faltan en las arcas fiscales. "Aparecieron" en las vidas de esas personas de la nueva "ëlite económica". Y es muy fácil comprobar con un simple ejercicio de contabilidad. INGRESOS. EGRESOS. SALDO. Los EGRESOS REALES NO JUSTIFICAN QUE NO HAYA QUEDADO NADA EN EL SALDO. EL FALTANTE ES Enorme. Decenas de miles de millones. Encima nos hicieron creer que las carreteras, hidroeléctricas, escuelas, hospitales etc., estaban pagadas con la plata del petróleo. Y NO ESTÁN PAGADAS CON NADA. RECIÉN ESTAMOS PAGANDO. Robo total. ¿Qué pasô con tanto dinero??? ¿Por qué, si es tan claro el FALTANTE y los beneficiarios. No se puede recuperar?... Enfermedades. Muerte e infierno para los que lo hicieron. No quedó ni para, las medicinas de pacientes con cáncer. Y otras afecciones catastróficas. Ni para levantar de la calle a tantos hermanitos abandonados. Enfermedades. Muerte e infierno para ustedes "nuevos enriquecidos" con el dinero y con la sangre de un pueblo que sufre. Amén.

    Reportar

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.