Domingo, 05 Diciembre 2021
Inseguridad en los pasos a desnivel pone en alerta a Quito

Inseguridad en los pasos a desnivel pone en alerta a Quito Destacado

 

La dificultad del acceso peatonal hacia los pasos a desnivel no impide que se den actos delictivos.

La noche del pasado martes, César Cáceres se disponía a cruzar el paso a desnivel de las avenidas 12 de Octubre y Patria en su vehículo, cuando una persona se atravesó por la vía, lo que lo obligó a disminuir la velocidad.

“Pensé que (la persona) estaba borracha, pero de repente saca un arma y me apunta”, relata. Acto seguido él decidió acelerar y el presunto agresor le quebró el parabrisas, lo que atrajo a cuatro personas más que estaban dispuestas a desvalijarlo. Al verlas, el conductor decidió acelerar, esquivando así el peligro. “Les comparto esto para que no paren por ningún motivo en la noche”, dice con preocupación. Una recomendación de doble filo, con seguridad.

Expreso se contactó con el jefe del circuito La Mariscal, mayor Víctor Martínez, quien indicó que tienen conocimiento del hecho, pero que no hay registro de denuncias ni llamadas de emergencia. La recomendación es “llamar para poder activar las unidades y tomar acciones”, recalcó.


EE.UU. donó $314.000 a la Policía Judicial de Ecuador


Quienes transitan por la zona dicen que es más inseguro a partir de las 20:00, ya que el sector queda desolado. A Elvis Morocho le robaron su computadora, que estaba dentro de su auto estacionado cerca del paso deprimido.

Pero no es la única manera. Luis Bautista cuenta que también ocurren robos en horas pico, cuando la congestión vehicular ralentiza el flujo de automotores. Los antisociales “van escogiendo de acuerdo con lo que ven que llevan dentro, rompen los vidrios y se llevan lo que sea”. Bautista lleva apenas dos semestres estudiando en la Católica, pero ya ha escuchado sobre cinco casos similares.

Una modalidad para robar

El crear obstáculos o distracciones para desviar la atención es uno de los métodos preferidos por los delincuentes en Quito. En los pasos a desnivel los conductores son distraídos por lo que al parecer ser peatones imprudentes o en estado etílico, para forzar a que se detengan y aprovechar para robar.

A quienes van en el transporte público, los delincuentes empujan a las personas desde lados distintos, mientras otra se le sustrae las pertenencias. Son grupos de bandidos.

Valora este artículo
(2 votos)

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.