Lunes, 15 Agosto 2022
Ecuador tiene la cuarta calificación crediticia más baja de América Latina

Ecuador tiene la cuarta calificación crediticia más baja de América Latina Destacado

 

En 2022, el Gobierno tendrá que buscar alrededor de $7.500 millones de nueva deuda. Las fuentes de financiamiento serán limitadas y caras.

A pesar del primer impulso de confianza atado a la llegada al poder de Guillermo Lasso, los mercados internacionales y los bancos de inversión siguen viendo al Ecuador como uno de los peores pagadores de deuda en América Latina.

Todavía no se ven cambios estructurales sobre temas importantes como la reducción del gasto público ineficiente; y este 2021, a pesar de los esfuerzos por ponerse al día, los atrasos con proveedores, IESS, y otras entidades estatales podría cerrar en un valor cercano a los $2.500 millones.

En otras palabras, el país continúa siendo visto como una economía con profundos problemas de falta de recursos y gestión en el Estado. Por eso, la calificación crediticia es la cuarta más baja dentro de América Latina.

Solo Venezuela, Cuba y Argentina están considerados como peores pagadores que Ecuador.

Este contexto complica aún más el reto del gobierno de Lasso con respecto a buscar alrededor de $7.500 millones de nueva deuda para cerrar las cuentas en 2022.

El salvavidas de los multilaterales se agota

Fausto Ortiz, exministro de economía, explicó que el próximo año se tendrá un déficit fiscal (más gastos que ingresos) de $2.500 millones y se tendrán que pagar alrededor de $5.000 millones en amortizaciones de deudas anteriores.

De ahí salen los $7.500 millones de nuevo endeudamiento que se necesitan para 2022. Sin embargo, las fuentes de financiamiento a las que puede recurrir el país son limitadas y caras.

“Lo que nos salvó en los últimos dos años fue el aporte de los organismos multilaterales, sobre todo el Fondo Monetario Internacional (FMI). La mayoría del dinero que necesitamos el próximo año ya no podrá venir de esos organismos”, dijo.

Esta urgencia de fuentes alternativas de recursos llevó al presidente Lasso a anunciar, durante una entrevista del pasado 14 de diciembre de 2021, que el país volverá a emitir bonos de deuda a partir del primer trimestre de 2022.

Al respecto, Ortiz puntualizó que, “es mal momento. Creo que el país no está todavía listo para salir a los mercados internacionales. El riesgo país, si se lo mira actualmente, está arriba de los 800 puntos, lo que significa que si se emiten bonos nos van a cobrar por lo menos 10% de tasa de interés”.

Reforma tributaria solo le compra tiempo al Gobierno

Rodolfo Méndez, economista y consultor internacional, comentó que los ingresos adicionales relacionados con la reforma tributaria solo le darán un alivio temporal al gobierno de Lasso.

Así, los $1.300 millones que se recaudarán entre 2022 y 2023, por concepto de los impuestos especiales al patrimonio, le permiten reducir un punto porcentual en el Impuesto a la Salida de Divisas (ISD); y trabajar con un poco más de calma en la reducción del tamaño del Estado.

“El mayor componente del acuerdo con el FMI era un ajuste de alrededor de $3.500 millones en el gasto público. Ese ajuste subió a $4.000 millones debido a la decisión de congelar el precio de los combustibles”, aseguró.

Hasta el momento no se ha transparentado una hoja de ruta para cumplir ese compromiso. Eso genera desconfianza y mantiene baja la calificación crediticia del Ecuador.

“Los recortes en el gobierno de Moreno no fueron técnicos. Se redujo gasto sin criterios de eficiencia y valoración del impacto en la calidad de los servicios. Eso no se puede repetir”, puntualizó Méndez.

El boletín de deuda no se publica desde agosto 2021

El ministro de Economía, Simón Cueva, anunció, al poco tiempo de asumir su cargo en mayo de 2021, que se cambiaría la metodología de registro de la deuda pública ecuatoriana. Para eso, se aseguró que momentáneamente se dejaría de publicar el boletín de endeudamiento estatal.

Sin embargo, a dos días de terminar 2021, la publicación no se ha retomado; y no hay fecha para que se concrete.

De acuerdo con el Ministerio de Economía problemas técnicos han trabado el proceso, pero no se explica cuáles. En teoría, se había establecido el 16 de diciembre pasado como el plazo para tener nuevamente datos oficiales sobre la deuda pública.

A través de la revisión de la ejecución presupuestaria, sin embargo, se puede calcular que el aumento neto del endeudamiento durante 2021 (ingresos y pagos de deudas anteriores) es de alrededor de $2.800 millones. (La Hora)

Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.