Martes, 27 Septiembre 2022
Sector de bebidas y licores preocupado por reforma tributaria

Sector de bebidas y licores preocupado por reforma tributaria Destacado

 

La Comisión de Desarrollo Económico, Productivo y la Microempresa continuó esta tarde la socialización del proyecto de Ley para el Desarrollo Económico y Sostenibilidad Fiscal tras la Pandemia Covid-19, calificado como económico urgente por el presidente de la República, Guillermo Lasso. En esta ocasión, escuchó las preocupaciones del sector de bebidas y licores por los cambios tributarios que plantea el Gobierno.

En efecto, Nixon Vergara, Felipe Cordovez y Antonio Cobo, representantes del segmento industrial de bebidas y licores, coincidieron en que este sector no resistiría una nueva carga tributaria, que no solo afecta a la venta de licores, sino a todo el encadenamiento productivo, que va desde el cañicultor hasta el distribuidor, pasando por la manufactura, transporte y almacenamiento.

Añadieron que la solución a la falta de recursos para las arcas fiscales no está en gravar con más impuestos o incrementar los porcentajes de los tributos a quienes hoy pagan sus obligaciones, sino en buscar estrategias para incorporar al régimen tributario a todos quienes se encuentran en el sector informal y, en el ámbito de las bebidas y licores, con un adecuado control del contrabando.

Por su lado, Piedad Palacios y Jaime Ordóñez, del segmento productor de aguardiente, recordaron que se trata de un producto que es reconocido como parte del patrimonio inmaterial, pues está presente en la mayor parte de las tradiciones culturales del país y con los actuales tributos ya se hace difícil su sostenibilidad, de ahí que la reforma podría significar un grave perjuicio para la economía de 14 mil familias aproximadamente, relacionadas con la producción de aguardiente.


Plazo para participar en lotería de visas vence el 9 de noviembre


Entre tanto, Geovanny Di Mella, de la empresa Zaimella, alertó sobre las posibles consecuencias de catalogar como productos populares a ciertas líneas de pañales desechables, artículos de aseo y otros, con lo cual se podría propiciar la subfacturación de productos importados, catalogándolos como populares, en detrimento de la industria nacional que ha tenido un importante desarrollo en este ámbito.

Para Santiago García, presidente del Colegio de Economistas, se requiere un Pacto Tributario, que contenga tres objetivos comunes: reactivación económica; equidad social y tributaria; y, justicia tributaria y sostenibilidad fiscal, más allá de cualquier diferencia de carácter político o de ideologías, porque el país requiere la contribución de todos para superar la crisis por la que atraviesa.

A criterio de la experta tributaria Paola Robalino, la reforma se enmarca en un principio de simplificación tributaria, conjuntamente con una contribución temporal extraordinaria que permitirá que quienes más tienen aporten al desarrollo del país.

Igualmente, Rafaela Marcos destacó la inclusión de la transacción como mecanismo de solución de conflictos con la administración tributaria, pues consideró que es un paso positivo para facilitar el arreglo de controversias en materia de impuestos.

Finalmente, Inty Gronneberg solicitó se incluya entre las exenciones al Impuesto a la Renta los proyectos de prevención, conservación, remediación y reparación ambiental, lo cual incentivará el apoyo de las empresas a los esfuerzos por la reactivación verde de la economía, a fin de garantizar condiciones óptimas para el desarrollo de las próximas generaciones.

Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.