Lunes, 15 Agosto 2022
Los monitoreos de calidad de agua en río Esmeraldas se iniciaron el 24 de noviembre 2021. Los monitoreos de calidad de agua en río Esmeraldas se iniciaron el 24 de noviembre 2021.

Se inician maniobras para el desalojo de sedimentos de la central Manduriacu Destacado

 

Este 29 de noviembre, se iniciaron las maniobras técnicas para el desalojo de sedimentos de la central Manduriacu, debido a las altas crecidas que se presentaron del río Guayllabamba, cuyas aguas que alimentan a la central. Los caudales llegaron hasta los 570 metros cúbicos por segundo en octubre pasado, sobrepasando registros históricos, lo que causó un incremento inesperado de los sedimentos acumulados en el embalse.

Normalmente, la cuenca del Guayllabamba arrastra una gran cantidad de sedimentos de los ríos San Pedro, Chiche y Machángara, los cuales atraviesan los cantones Mejía, Quito DM y Rumiñahui. Además, en este río, así como el Blanco y Esmeraldas, existen identificadas varias actividades antrópicas que producen más materiales sólidos que son arrastrados naturalmente por estos afluentes, es decir, incluso si la central Manduriacu no estuviera ubicada en la cuenca media del Guayllabamba, el problema de sedimentación permanecería a lo largo del caudal hasta llegar a la provincia de Esmeraldas.

Por lo que, para dar inicio al desalojo de sedimentos se activó la Mesa Técnica Interinstitucional, conformada por el Ministerio de Energía y Recursos Naturales No Renovables, Ministerio del Ambiente Agua y Transición Ecológica y la Corporación Eléctrica del Ecuador (Celec), cuyos integrantes revisaron y aprobaron la metodología que se aplicará en los próximos días.


Exdirector confirma campeonato con reos, pero niega haber bebido dentro


La metodología contempla la realización de batimetrías para conocer el volumen de sedimento acumulado, monitoreos de calidad de agua con la presencia permanente de brigadas interinstitucionales en sitios estratégicos de los ríos Guayllabamba, Blanco y Esmeraldas, desalojo de sedimentos a través de maniobras técnicas flexibles, es decir, ascensos y descensos controlados de compuertas y desagües de fondo, procurando tiempos prolongados para la oxigenación del río hasta que el agua recupere su condición habitual.

El 24 de noviembre iniciaron las actividades ambientales, con los monitoreos de calidad de agua, peces y macro invertebrados con el apoyo de un laboratorio acreditado, contratado por Celec. El día de hoy, se tiene previsto realizar el descenso del nivel del embalse y dar inicio al rescate de peces, aguas arriba y abajo de la central. Con está actividad se han capturado hasta 17.000 peces, los que son reinsertados en su hábitat, una vez culminado el desalojo.

El desalojo de sedimentos se realiza para precautelar la operatividad y equipamiento electromecánico de la central Manduriacu, que tiene una potencia máxima de 65 megavatios y beneficia a 250.000 familias ecuatorianas de la parte noroccidental, por su cercanía a esta zona.

Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.