Imprimir esta página
Un repunte o la inmunidad de rebaño: llegan dos meses claves

Un repunte o la inmunidad de rebaño: llegan dos meses claves Destacado

 

Las cifras de la incidencia de COVID-19 en Guayaquil se han estabilizado a la baja desde el mes pasado, pero autoridades sanitarias y médicos consultados no quieren aún cantar victoria y prefieren esperar por lo menos hasta fin de año para determinar si la ciudad ha alcanzado o no la ansiada inmunidad de rebaño.

Según el más reciente informe epidemiológico del Comité de Operaciones de Emergencia (COE) Cantonal, emitido el 19 de octubre, el promedio de fallecidos por COVID-19 en la tercera semana de octubre fue de uno diario. Y en ese mes hubo varios días con cero decesos.

Asimismo, la tasa de transmisión del virus (la cantidad de personas que un infectado a su vez puede contagiar) es del 0,3 %. Es decir, menos de uno por cada 100.000 habitantes.

Las cifras se han mantenido a la baja a pesar de que los guayaquileños no se destacan por cumplir las medidas de prevención. En un mes festivo por el nuevo aniversario de independencia de Guayaquil, las reuniones sociales proliferaron. Se desarrollaron tres partidos de fútbol con público, el tercero de los cuales fue señalado de no haber respetado el aforo fijado. Y en el largo feriado de difuntos que acabamos de pasar, las aglomeraciones aumentaron.

Por ello, los especialistas consideran que los dos meses finales de 2021 serán claves para saber si se produce un repunte de las cifras; o si, empujada por el proceso de vacunación, se alcanza la inmunidad comunitaria contra el virus.

Gabriel Trueba, médico, magíster en Inmunología y doctor (PhD) en Microbiología, cree prematuro decir que se ha llegado a la inmunidad de rebaño. Pero acota que las cifras sugieren que podríamos estar entrando en ella. Y que sería una evidencia de ello que las tasas se mantengan así hasta fin de año.


El Consejo de Participación se queda sin Secretario General


La doctora Andrea Gómez Ayora, magíster en Epidemiología y en Salud Pública, condiciona el alcance de esa meta a la consecución previa de otra: la vacunación del 85 % de la población. A nivel nacional, el avance es del 58,9 %.

“La inmunidad colectiva es un indicador basado en la vacunación. Se puede hablar de un control de la epidemia, pero no de inmunidad colectiva”, acota.

En ello coincide el doctor Carlos Farhat, magíster en Epidemiología y Enfermedades Tropicales y responsable de la vigilancia epidemiológica en el Municipio de Guayaquil. Él ve muy probable que los desmanes de octubre, lo del estadio y ahora las aglomeraciones de noviembre causen un repunte. A su criterio, la prioridad debe ser cortar la transmisión.

Aparte, hay un factor que no ha sido registrado, por lo cual es imposible determinar su real impacto: la población que se contagió logró superar la enfermedad y adquirió anticuerpos.

La doctora Katerine Olaya, responsable de vigilancia epidemiológica en la Zona 8 de Salud, a la que pertenece Guayaquil, afirma que el Ministerio de Salud analiza la incidencia de ese grupo en la pandemia.

Gómez y Farhat aclaran que esa inmunidad dura menos que la que proveen las vacunas. E insisten en que estas conducirán a la inmunidad colectiva solo cuando cubran al 85 % de la población. Algo que, según el Gobierno, debe ocurrir en los próximos dos meses. (Expreso)

Valora este artículo
(0 votos)