Elecciones 2025: vuelve el debate correísmo vs. anticorreísmo

Feb 22, 2024

Con el calendario electoral marcando el paso hacia las elecciones presidenciales del 9 de febrero de 2025, analistas y académicos advierten sobre la repetición de la polarización entre correísmo y anticorreísmo. La figura de Rafael Correa, exmandatario y líder correísta, se percibe como ‘tóxica’ para su agrupación, señalando desafíos significativos en el panorama político ecuatoriano.

En un escenario donde la aprobación del presidente Daniel Noboa mantiene índices favorables, los expertos consideran la posibilidad de una victoria de la «derecha» en la primera vuelta, marcada para el 9 de febrero de 2025, y un eventual balotaje el 13 de abril.

Con el anuncio del calendario electoral por parte del Consejo Nacional Electoral (CNE), las precandidaturas ya han comenzado a presentarse. Entre ellas se destacan figuras como el consultor y excandidato del correísmo, Carlos Rabascall, y el abogado Pedro Granja, respaldado por el Partido Socialista Ecuatoriano. Asimismo, el movimiento Pachakutik propuso la precandidatura del presidente de la Conaie, Leónidas Iza, y Bolívar Armijos se postuló por el Movimiento Amigo.

Los analistas Simón Pachano y David Chávez anticipan que, aunque es temprano, la campaña electoral se polarizará en torno al debate correísmo vs. anticorreísmo, como ha ocurrido en procesos electorales anteriores. Pachano enfatiza que la izquierda no se unirá en las presidenciales debido al rechazo que genera la Revolución Ciudadana en sectores internos.

Para Chávez, la disputa política en Ecuador ha girado en torno a correísmo y anticorreísmo, y las tendencias políticas consolidadas sugieren una posible reversión en la que la derecha, liderada por Daniel Noboa, podría ganar en primera vuelta, un escenario inédito en la historia reciente del país.

En cuanto al correísmo, se observa un problema interno. Rafael Correa ejerce una influencia que limita el crecimiento de nuevos liderazgos dentro de la agrupación, según Simón Pachano. La activista Pamela Troya señala el juego peligroso de múltiples candidaturas de izquierda, advirtiendo que podría debilitar el frente opositor y fortalecer a la derecha, aunque cuestiona si es una estrategia intencionada.

En medio de estas dinámicas, los expertos anticipan que la campaña electoral en Ecuador se perfila nuevamente hacia la polarización política entre las fuerzas correístas y anticorreístas, marcando un escenario crítico y complejo de cara a las elecciones de 2025.


Te puede interesar


Suscríbete a nuestro boletín

Lo más leído