El ‘loco’ plan para tratar de salvar el hielo marino del Ártico

Mar 21, 2024

Encaramados sobre el hielo marino frente a la costa norte de Canadá, científicos vestidos con parkas observan cómo el agua salada brota sobre el océano helado.

¿Su objetivo? Frenar el calentamiento global.

A medida que el hielo marino desaparece, la superficie oscura del océano puede absorber más energía del Sol, lo que acelera el calentamiento. Por eso los investigadores quieren espesarlo: para evitar que se derrita.

Bienvenidos al lado más loco de la geoingeniería: intervenir deliberadamente en el sistema climático de la Tierra para tratar de contrarrestar el daño que le hemos causado.

La geoingeniería incluye esfuerzos más aceptados de forma general para encerrar los gases que calientan el planeta, como plantar más árboles y enterrar carbono bajo tierra.

Pero medidas más experimentales pretenden ir un paso más allá, buscando reducir la energía absorbida por la Tierra.

Muchos científicos se oponen firmemente y advierten que tales intentos distraen del paso crítico de reducir las emisiones de carbono y corren el riesgo de hacer más daño que bien.

Pero un pequeño número de defensores afirma que sus enfoques podrían ayudar al planeta mientras la humanidad se limpia.

El objetivo final del experimento en el Ártico es espesar el hielo marino lo suficiente como para frenar o incluso revertir el derretimiento ya observado, dice a BBC Mundo, Shaun Fitzgerald, cuyo equipo del Centro para la Reparación del Clima, de la Universidad de Cambridge, está detrás del proyecto

¿Funcionará o es, como dijo un científico, un procedimiento «bastante loco»?

«En realidad, no sabemos lo suficiente para determinar si es una buena o mala idea», admite el Dr. Fitzgerald.

Los investigadores han estado desafiando duras condiciones en Cambridge Bay, una pequeña aldea canadiense en el Círculo Polar Ártico.

«Hace bastante frío», dice Andrea Ceccolini de Real Ice, una empresa británica que lidera el viaje, a través de una conexión Zoom irregular desde el interior de una carpa blanca ondeante.

«Hace unos -30°C con fuerte viento, lo que hace que la sensación térmica sea cercana a -45°C».

Están perforando un agujero en el hielo marino que se forma naturalmente en invierno y bombeando alrededor de 1.000 litros de agua de mar por minuto a la superficie.

Expuesta al aire frío del invierno, esta agua de mar se congela rápidamente, lo que ayuda a espesar el hielo de la superficie. El agua también compacta la nieve. Además, como la nieve fresca actúa como una buena capa aislante, ahora también se puede formar hielo más fácilmente en la parte inferior en contacto con el océano.

«La idea es que cuanto más grueso sea el hielo [al final del invierno], más tiempo sobrevivirá cuando entremos en la temporada de deshielo», explica Ceccolini.

Hacia el final de su viaje, me dijeron que ya habían visto que el hielo se espesaba unas pocas decenas de centímetros en su pequeña área de estudio. Los lugareños vigilarán el hielo en los próximos meses.

Pero todavía es demasiado pronto para decir si su enfoque puede realmente marcar una diferencia en la rápida disminución del hielo marino del Ártico.

«La gran mayoría de los científicos polares piensa que esto nunca funcionará», advierte Martin Siegert, un experimentado glaciólogo de la Universidad de Exeter, que no participa en el proyecto.

Uno de los problemas a los que se enfrentan es que el hielo más salado puede derretirse más rápidamente en verano.

Y luego está el enorme desafío logístico de ampliar el proyecto a un nivel significativo: una estimación sugiere que se podrían necesitar alrededor de 10 millones de bombas con energía eólica para espesar el hielo marino en sólo una décima parte del Ártico.

«En mi opinión, es una locura que esto pueda hacerse a escala para todo el Océano Ártico», dice Julienne Stroeve, profesora de observación y modelización polar en el University College de Londres.

Algunas de las sugerencias de geoingeniería más experimentales incluyen tratar de hacer que las nubes sean más reflectantes generando rocío marino adicional e imitar erupciones volcánicas para reflejar más energía del Sol hacia el espacio.

Varios científicos -incluidos los organismos climáticos y meteorológicos de la ONU- han advertido que estos enfoques podrían plantear riesgos graves, incluida la alteración de los patrones climáticos globales. Muchos investigadores quieren prohibirlos por completo.

«Las tecnologías de geoingeniería conllevan enormes incertidumbres y crean nuevos riesgos para los ecosistemas y las personas», explica Lili Fuhr, directora del Programa de Economía Fósil del Centro de Derecho Ambiental Internacional.

«El Ártico es esencial para sostener nuestros sistemas planetarios: bombear agua de mar sobre el hielo marino a gran escala podría cambiar la química de los océanos y amenazar la frágil red de la vida».

Y hay una preocupación más fundamental y generalizada con este tipo de proyectos.

«El verdadero peligro es que supone una distracción y personas con intereses creados lo utilizarán como excusa para seguir quemando combustibles fósiles», advierte el profesor Siegert.

«Francamente, es una locura y hay que detenerlo. La manera de resolver esta crisis es descarbonizar: es nuestra mejor y única manera de avanzar».

Los investigadores del Ártico son muy conscientes de estas preocupaciones. Destacan que simplemente están probando la tecnología y que no la utilizarán más ampliamente hasta que se conozcan mejor los riesgos.

«No estamos aquí promoviendo esto como la solución al cambio climático en el Ártico», subraya Fitzgerald.

«Estamos diciendo que podría ser [parte de esto], pero tenemos que ir y descubrir mucho más antes de que la sociedad pueda decidir si es algo sensato o no».

Están de acuerdo en que la geoingeniería no es una solución milagrosa para enfrentar el cambio climático, y que los recortes pronunciados a los combustibles fósiles y las emisiones de carbono son lo más importante para evitar las peores consecuencias del calentamiento.

Pero señalan que incluso con una acción rápida, el mundo todavía enfrenta un futuro difícil.

Es probable que el Océano Ártico esté efectivamente libre de hielo marino al final del verano al menos una vez en 2050, y posiblemente incluso antes. Ya ha experimentado fuertes caídas desde la década de 1980.

«Necesitamos otras soluciones», argumenta el estudiante de doctorado Jacob Pantling, investigador del Centro para la Reparación del Clima que desafió los vientos helados en Cambridge Bay.

«Tenemos que reducir las emisiones, pero incluso si lo hacemos lo más rápido posible, aún así el Ártico se va a derretir».



Te puede interesar


Suscríbete a nuestro boletín


Lo último

Postura indignante

Postura indignante

Es escandalosa la decisión del Fiscal de la Corte Penal Internacional de La Haya. Constituye un ataque frontal...