Descifrando la dieta del SIBO

Abr 23, 2024

El Síndrome del Intestino Delgado Sobrecrecido (SIBO) es una condición gastrointestinal que surge cuando hay un exceso de bacterias en el intestino delgado. Esta proliferación bacteriana puede desencadenar síntomas como hinchazón, gases, diarrea y malestar abdominal. Para abordar este problema, muchos recurren a la «dieta del SIBO», diseñada para reducir los síntomas y promover el equilibrio intestinal.

La dieta del SIBO se centra en la limitación de alimentos que puedan alimentar el crecimiento bacteriano no deseado, como los carbohidratos fermentables. Por lo tanto, se recomienda evitar alimentos ricos en FODMAP (oligosacáridos, disacáridos, monosacáridos y polioles fermentables), como ciertos granos, lácteos, legumbres y algunas frutas y verduras. En su lugar, se sugiere consumir proteínas magras, grasas saludables y vegetales de bajo contenido en FODMAP.

El propósito principal de la dieta del SIBO es reducir la carga de trabajo del intestino delgado y minimizar la fermentación bacteriana, lo que puede ayudar a aliviar los síntomas gastrointestinales. Al seguir esta dieta, los individuos con SIBO pueden experimentar una mejora en la digestión, una reducción en la hinchazón y una disminución en los gases.

Aunque la dieta del SIBO puede ser útil para gestionar los síntomas, se recomienda trabajar con un profesional de la salud, como un médico o un dietista registrado, para personalizar la dieta según las necesidades individuales y garantizar una nutrición adecuada.


Te puede interesar


Suscríbete a nuestro boletín

Lo último