Cuidemos el agua en este Carnaval

Feb 10, 2024

El Carnaval es una fiesta que surgió en la época medieval cristiana y se celebra 40 días previos a la Pascua. Esta tradición, mezclada con las raíces indígenas, utiliza el agua como símbolo de purificación del cuerpo y de la tierra.

El agua fue utilizada como un ritual espiritual y, luego, en medio de la festividad, surgieron los cascarones de parafina (similares a un huevo) llenados con agua de colonia con el que se mojaba sutilmente a las personas cercanas.

Sin embargo, con el pasar de los años, esta tradición de alegría y fiesta se fue degenerando hasta convertirse en una época de derroche y exceso. En esa época, según el historiador quiteño, Mauricio Galindo, se usaban disfraces y máscaras para proteger la identidad de las personas.

El desperdicio de agua y la agresión que implicaba este ‘juego’, llevó al Congreso de 1868 a prohibir estas prácticas. En la actualidad, el Código Orgánico Integral Penal (COIP) establece entre ocho y 20 días de privación de libertad para quien agreda o lesione a una persona al jugar carnaval.

Pero además de los riesgos que representa la agresión y excesos en medio del juego con agua, el desperdicio es un tema de conciencia social y ambiental. En el Distrito Metropolitano de Quito cada habitante consume un promedio de 180 litros diarios de agua, un promedio que está por encima de los 100 litros que recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMC).

Sin embargo, este consumo se incrementa en el verano y en épocas como Carnaval donde llega hasta los 240 litros diarios por habitante, lo que afecta a la normal distribución de agua en todo el DMQ, principalmente en las partes altas de la ciudad y en las parroquias rurales.

El consumo inadecuado del agua, además, causa la contaminación de fuentes hídricas por residuos con anilina, plásticos, bombas plásticas y otros desechos del tradicional juego.

El ahorro se puede realizar con pequeños actos durante este Carnaval:

  • No utilice agua potable para jugar
  • Visite ríos y cascadas; incentive el turismo local
  •  Reúnase con su familia para departir una comida tradicional
  • Recicle el agua lluvia
  • No llene piscinas inflables
  • Disfrute de los desfiles y comparsas programados por al Alcaldía

Te puede interesar


Suscríbete a nuestro boletín

Lo más leído