Crisis en Haití: ONU dice que casi 100.000 personas huyeron de Puerto Príncipe en un mes

Abr 12, 2024

En medio de una escalada de violencia desgarradora, la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) de las Naciones Unidas ha informado hoy que casi 100.000 personas han huido de la zona metropolitana de Puerto Príncipe en el último mes. Este éxodo masivo se debe al recrudecimiento de los ataques perpetrados por pandillas armadas, que han sumido a la región en un estado de caos y miedo palpable.

Desde el 8 de marzo hasta el 9 de abril, un total de 94.821 individuos han abandonado la capital, buscando refugio principalmente en los departamentos del Gran Sur. Estos números alarmantes se suman a los 116.000 desplazados que ya se encontraban en dicha región como resultado de la violencia anteriormente desatada.

Esta información se ha hecho pública después de que el Gobierno de Haití extendiera el toque de queda nocturno en el departamento del Oeste de Puerto Príncipe por siete días más, en un intento de contener la inseguridad que azota la zona. Según el comunicado emitido por el primer ministro interino, Michel Patrick Boisvert, el toque de queda estará en vigor desde las 19:00 horas locales (23:00 GMT) hasta las 18:00 horas locales (22:00 GMT) del próximo miércoles.

En consonancia con medidas anteriores, ciertas entidades como autoridades policiales, bomberos, ambulancias, personal médico y paramédico, así como periodistas debidamente identificados, están exentos de cumplir con esta disposición. Durante el período de toque de queda, se prohíben las manifestaciones en el departamento del Oeste en cualquier momento del día.

Este anuncio se produce en medio de informes alarmantes emitidos por la ONG Red Nacional de Defensa de Derechos Humanos (RNDDH), que revela que al menos 208 personas perdieron la vida en Haití entre enero y marzo, incluidos 13 policías. Además, el informe documenta el hallazgo de los cuerpos de 55 víctimas, incluido un oficial de policía, en diversas áreas de Puerto Príncipe, Delmas y Pétion-ville.

Los ataques armados, que han ocurrido en lugares como Beudet, Croix-des-Bouquets, Bel-Air, La Saline, Pernier y Ganthier, reflejan la situación catastrófica de los derechos humanos en el país, según el RNDDH. Más del 80% de la capital está actualmente bajo el control de bandas armadas que perpetran actos de violencia extrema, incluidos asesinatos, secuestros, incendios intencionales de viviendas y violaciones masivas.

Haití enfrenta una crisis sin precedentes, y es urgente tomar medidas para restaurar la seguridad y proteger a los ciudadanos vulnerables. La comunidad internacional debe unirse en solidaridad con el pueblo haitiano y trabajar en conjunto para poner fin a esta espiral de violencia que ha devastado la nación.


Te puede interesar


Suscríbete a nuestro boletín

Lo último