Primer paso, larga marcha

Jun 30, 2024

El presidente se habría convencido de que se requiere su compromiso inclaudicable para destrabar la inversión privada y que la economía arranque.

Desde 1971, inicios de la era petrolera, está vigente un modelo estatista que prioriza la inversión en diversos sectores, preponderantemente energía y telecomunicaciones por medio de empresas públicas monopólicas. A los inversionistas privados se los direccionó vía beneficios a la sustitución de importaciones. Este modelo se consolidó con el régimen militar y se radicalizó durante el correato, con el acicate del petróleo por sobre $ 100 el barril.

Este modelo se agotó. El gasto corriente creció desmedidamente. Las empresas públicas son ineficientes, la poca inversión pública se concentró en obras a precios exorbitantes y frecuentemente mal construidas (en particular durante el correato) y el sector energético ha colapsado. Pocas de las empresas de sustitución se tornaron en competitivas y prosperan sin protección.

La situación se deteriora más a partir de la Constitución de Montecristi (2008), imbuida de la Doctrina de No Crecimiento: reversión de la revolución industrial por ser responsable del calentamiento global. Esta doctrina cuenta entre sus apóstoles a la mayoría de la Corte Constitucional y a numerosos asambleístas. El cierre del ITT, la enorme dificultad de sacar adelante proyectos mineros, y el proyecto de ley en la Asamblea para reconocer a los “animales no humanos” los mismos derechos de los que gozan los “animales humanos” obedecen a esa doctrina.

Hoy el país repudia su riqueza petrolera (caso ITT) con lo que se esfuma la ilusión de crecimiento basado en la inversión pública. Si permanecemos pasivos, la reversión de la revolución industrial en el Ecuador y la involución a condiciones de vida de décadas atrás se harán realidad.

En este entorno adverso debe desenvolverse Daniel Noboa para sacar la economía adelante. Esta semana dio muestra de que comienza a tomar cartas en el asunto. En un solo día (miércoles 26) firma tres decretos de radical importancia:

– Dicta un nuevo reglamento abriendo a la inversión privada las operaciones de gas natural, con lo que empresas y hogares podrán superar la falta de servicio eléctrico (Dec. Ejec. 311).

– Declara la mejora regulatoria como política nacional para fomentar la competitividad y emprendimiento, e incorporar la eficiencia en la economía. (Dec. Ejec. 307).

– Reglamenta el sistema de precios de los combustibles y alza de la gasolina, discutido la semana pasada en este espacio (Dec. Ejec. 308).

Adicionalmente el Comité de las APP anuncia sus prioridades y se activa el cronómetro para que arranque el proyecto número uno: la carretera Manta-Quevedo. Lamentablemente se descalifica al proyecto que anteriormente era el prioritario: el quinto puente.

Hay mucho por hacer; apertura del sector eléctrico a la inversión privada, habilitar las terminales de Monteverde y TermoMachala para la importación de gas natural, construcción de la unidad de alta conversión de la refinería de Esmeraldas, abrirse a la exploración de hidrocarburos mediante contratos de participación, destrabar la apertura a la gran minería metálica. Pero como dijo Mao: “Un viaje de mil millas comienza con un solo paso”. Noboa dio ese paso. ¿Continuará la marcha?



Te puede interesar

Un alza sensata

Un alza sensata

Ya es oficial; antes de fin de mes el presidente emitirá un decreto ejecutivo ordenando el alza en el precio de las...

¿Quién está a cargo?

¿Quién está a cargo?

El sistema financiero goza hoy de estabilidad, pero requiere constante monitoreo. De haber un conato de problema, ¿qué...

Con FMI otra vez

Con FMI otra vez

El FMI y Ecuador llegaron a un acuerdo para afrontar la crisis fiscal. ¿Cómo impactará a los ciudadanos y a los...


Suscríbete a nuestro boletín


Lo último