La erosión del río Coca pone en peligro a 48 familias que se quedaron en San Luis, Napo

Jun 21, 2024

La Central Hidroeléctrica Coca Codo Sinclair, la más grande e importante del país, se encuentra amenazada por un fenómeno de erosión regresiva en el río Coca, según un reciente informe de la Corporación Eléctrica del Ecuador (Celec).

De acuerdo con el documento fechado el 20 de junio de 2024, la erosión regresiva avanza a una distancia crítica de 6,800 kilómetros de la central ubicada en la provincia del Napo. El informe detalla que el frente de erosión se localiza aproximadamente en la abscisa 6+800, partiendo desde el origen de coordenadas en la cresta caudal del río Coca, presentando valores medio-bajos, aunque se espera una confirmación más precisa.

El problema se agrava aguas abajo, específicamente entre los kilómetros 800 y 104000, donde la erosión lateral en la margen izquierda afecta severamente a los ríos Malo y Loco. Esta situación ya ha impactado las instalaciones petroleras, incluyendo un poliducto, generando preocupación por el avance continuo de la erosión regresiva y el aumento de la pendiente en la zona.

Particularmente en el río Loco, la erosión ha alterado significativamente su curso original, incrementando su descarga directa en el cauce del río Coca. Este fenómeno representa un riesgo significativo para las infraestructuras críticas del Estado, entre las que se destacan:

  • La captación de agua de la Central Hidroeléctrica Coca Codo Sinclair, con una capacidad instalada de 1,500 megavatios.
  • La vía Quito – Lago Agrio.
  • Puentes y líneas de servicio eléctrico.
  • Infraestructura petrolera, incluyendo oleoductos del OCP y el Sistema de Oleoducto Transecuatoriano (SOTE), así como un poliducto de Petroecuador.
  • Poblados locales del cantón El Chaco en la provincia de Napo.

Esta situación ha generado preocupaciones significativas entre las autoridades, debido a la generación de sedimentos que podrían afectar la operación continua de la central hidroeléctrica. Recientemente, la acumulación de sedimentos ocasionó paralizaciones temporales en las operaciones de la planta, resultando en cortes de energía.

La tarde del viernes, cerca de las 13:30, la Central anunció la reanudación de sus operaciones tras los esfuerzos por mitigar los efectos de la erosión y asegurar la continuidad en la generación de energía eléctrica para la región.



Te puede interesar


Suscríbete a nuestro boletín


Lo último