‘Por favor, ayuda’: el clamor de Daniel Noboa a la CIA

Jun 17, 2024

Un reciente reportaje de The New Yorker ha puesto de relieve la compleja situación que enfrenta Daniel Noboa, el recién elegido Presidente de Ecuador. Después de varias horas de reuniones a puerta cerrada con funcionarios de seguridad, Noboa reveló en una entrevista con The New Yorker la seriedad de las amenazas contra su vida. Noboa relató cómo una docena de sicarios fueron interceptados cruzando la frontera desde Colombia, enviados aparentemente por narcotraficantes con la intención de asesinarlo. En el enfrentamiento con las fuerzas de seguridad ecuatorianas, cuatro de los atacantes murieron y los demás fueron detenidos.

El reportaje de The New Yorker confirmó que un diplomático extranjero en Quito también corroboró la historia de Noboa, aunque expresó sorpresa por la divulgación de información tan sensible. Noboa, conocido por su estilo directo y falta de filtros, se encuentra supervisando un “conflicto armado interno” contra veintidós bandas criminales que representan una de las mayores amenazas para la estabilidad del país.

Desde su toma de posesión en noviembre pasado, Noboa ha tenido que enfrentar numerosos desafíos. A sus 36 años, se convirtió en el jefe de Estado electo más joven del mundo, y asumió el cargo con una imagen optimista y enérgica. Sin embargo, la situación en Ecuador, con un aumento en la violencia y la corrupción asociadas al narcotráfico, ha requerido medidas drásticas.



A nivel internacional, Noboa ha conservado el apoyo de aliados clave, incluido Estados Unidos. Sin embargo, expresó su frustración por el alcance de ese apoyo, señalando que otros países reciben una atención financiera mucho mayor. «Estamos en una guerra y representamos el veinte por ciento de la crisis migratoria», lamentó Noboa. «Ayer tuve una reunión con la CIA y dije: ‘Por favor, ayuda. Centra todos tus esfuerzos en la frontera entre Ecuador y Colombia. Si no quieres ayudarnos con nada más, basta con hacerlo’».

En cuanto a su visión sobre la seguridad nacional, Noboa ha explorado la posibilidad de establecer una prisión antártica para los enemigos del país, una idea que aún está sobre la mesa y que podría representar una solución innovadora para la situación carcelaria en Ecuador.



Después de varias horas de reuniones a puertas cerradas con funcionarios de seguridad, Daniel Noboa, el recién elegido presidente de Ecuador, se sentó en una oficina a oscuras del palacio presidencial, un elegante edificio del siglo XVIII, conocido como Carondelet, con vista al antiguo centro de Quito. . Cuando llegué a nuestra primera reunión, Noboa estaba en un escritorio amplio y vacío, mirando fijamente su teléfono. Pasaron varios minutos en silencio antes de que levantara la vista y murmurara una disculpa. Nos dimos la mano y le pregunté cómo estaba. “Sobrevivir”, dijo. No quiso decir esto en el sentido común, levemente irónico, de pasar el día. Una semana antes, explicó, una docena de sicarios habían sido interceptados cruzando la frontera desde Colombia, aparentemente enviados por narcotraficantes para matarlo. Cuatro de los posibles asesinos habían muerto en un tiroteo con las fuerzas de seguridad ecuatorianas. El resto estaba detenido, pero presumiblemente había otros por ahí. Ahora que era presidente, dijo con una risa arrepentida, nunca volvería a estar fuera de peligro.

La historia de Noboa sobre los sicarios podría haber parecido exagerada, por no decir impolítica, pero un diplomático extranjero en Quito me lo confirmó más tarde. El diplomático se sorprendió de que Noboa estuviera hablando de un incidente altamente confidencial, pero, dijo, el nuevo Presidente aún no dominaba el arte de la discreción. Pasé varias semanas esta primavera con Noboa, viajando por Ecuador, y descubrí que hablaba sin filtros sobre la mayoría de las cosas, incluidas sus peligrosas circunstancias. A sólo unos meses de su presidencia, estaba supervisando un “conflicto armado interno” contra veintidós bandas criminales que, en conjunto, constituían una de las fuerzas más poderosas del país.

Cuando Noboa asumió el cargo, en noviembre pasado, su presentación fue mucho más alegre. Tiene una constitución atlética, está bien afeitado y es juvenilmente guapo; a sus treinta y seis años, es el jefe de Estado electo más joven del mundo. (Ibrahim Traoré, de Burkina Faso, es cuatro meses más joven, pero tomó el poder mediante un golpe militar). Es hijo de Álvaro Noboa, de quien a menudo se dice que es el hombre más rico de Ecuador, cuyo negocio bananero familiar se ha convertido en un conglomerado con intereses. en todo, desde fertilizantes hasta almacenamiento de contenedores. Álvaro, que ha estimado su fortuna en más de mil millones de dólares, también lanzó cinco campañas presidenciales infructuosas.

Hasta 2021, cuando Daniel Noboa ganó un escaño en la Asamblea Nacional, era más conocido como ejecutivo del negocio de su familia y como presencia ocasional en columnas de chismes. Su primer matrimonio, con Gabriela Goldbaum, diseñadora de sombreros de paja de alta costura, terminó en un divorcio difícil. (Goldbaum afirmó que la relación se deshizo después de que Noboa dijera que iba a Miami para reunirse con abogados fiscales y luego se escapó a Tulum con una mujer llamada Anastasia). Ahora está casado con Lavinia Valbonesi, una mujer social de veintiséis años. -Influencer mediática con cabello rubio ártico.

El hombre habla con la mujer en la fiesta.

Incluso Noboa describió su candidatura a la presidencia como “un proyecto político improbable”. El país estaba en crisis. Durante décadas, Ecuador, una pequeña nación de dieciocho millones de habitantes, fue considerado en general como un lugar pacífico y estable, al menos según los estándares regionales. Los turistas venían a ver los Andes y seguir la ruta de Darwin por las Islas Galápagos. Miles de estadounidenses se jubilaron allí en busca de una vida tranquila y económica.

Pero al otro lado de la frontera, en Colombia, el tráfico de cocaína estaba floreciendo. A pesar de un esfuerzo antitráfico de quince años apoyado por Estados Unidos, en 2016 el país producía más droga que nunca, lo que representa aproximadamente el sesenta por ciento del suministro mundial. En los últimos años, Ecuador—que tiene una economía dolarizada, un moderno sistema de carreteras e importantes puertos en el Pacífico—se ha convertido en un centro crítico para el tráfico de drogas colombiano. Siguieron violencia y corrupción devastadoras. Especialmente en la costa, donde dominaban las bandas de narcotraficantes, los asesinatos se volvieron comunes y muchos ecuatorianos huyeron, dirigiéndose a zonas más seguras del país o a Estados Unidos.

La primavera pasada, se convocó a elecciones anticipadas para reemplazar al presidente Guillermo Lasso, un conservador impopular que renunciaba dieciocho meses antes, bajo amenaza de juicio político por presunta malversación de fondos. Entre los candidatos estaba Fernando Villavicencio, un ex periodista que habló urgentemente sobre la necesidad de contener a las bandas de narcotraficantes. Once días antes de las elecciones, cuando salía de un mitin de campaña en Quito, un escuadrón de pistoleros colombianos lo mató a tiros.

La elección se desarrolló en un estado de terrible tensión, pero la conmoción benefició a Noboa. Anteriormente considerado un orador bien preparado pero aburrido, causó sensación al llegar a un debate con un chaleco antibalas. Prometió mejorar la seguridad, además de crear empleos y atraer inversión extranjera. Quizás lo más importante es que hizo de su juventud una virtud. Un vídeo de TikTok lo mostró haciendo frente a un estante de mancuernas en el gimnasio, vistiendo una camiseta sin mangas del mismo color amarillo resaltador que las camisetas de la selección nacional de fútbol. En otro, que su campaña publicó bajo el lema “Noboa para todos”, los ecuatorianos detuvieron sus autos para agarrar figuras suyas de tamaño natural que su equipo había colocado en las calles de la ciudad. Una de sus asesoras de comunicaciones, una joven de veinticinco años llamada Doménica Suárez, me dijo que Noboa había atraído un intenso apoyo de los jóvenes ecuatorianos, un grupo demográfico crucial en un país con una edad promedio de veintiocho años y una edad para votar de dieciséis. .

La elección se llevó a cabo en dos vueltas. En la ronda inicial, Noboa quedó segundo. En la segunda vuelta obtuvo el cincuenta y dos por ciento de los votos. Asumió el cargo proyectando una imagen de sí mismo como un líder con sentido común, un hombre de negocios sin mucho interés en la ideología. Lo que prometió, al menos al principio, no fue una guerra sino el regreso a la normalidad. «No estoy en contra de nada», dijo. “Estoy a favor de todo”.

Cuando Noboa prestó juramento, parecía desconfiar de las soluciones radicales a la crisis en Ecuador; su principal propuesta fue construir cárceles de máxima seguridad. Durante años, las superpobladas cárceles del país habían sido administradas efectivamente desde dentro por líderes de bandas de narcotraficantes, que las utilizaban como cuarteles generales para organizar crímenes. Según los informes, el asesinato de Villavicencio fue encargado por los líderes encarcelados de una pandilla conocida como Los Lobos. Después de que Estados Unidos ofreciera una recompensa de cinco millones de dólares por información sobre el ataque, siete sospechosos fueron encontrados muertos en sus celdas; se suponía que habían sido asesinados antes de que pudieran hablar. Esta violencia intestina era común. La guerra territorial entre miembros de pandillas había provocado espantosas masacres en prisiones y cientos de muertes.

VÍDEO DEL NEOYORQUINOJusticia rápida: un tribunal talibán en sesión

A principios de enero, seis semanas después de la presidencia de Noboa, se conoció la noticia de que el prisionero más peligroso del país había desaparecido de su celda. Adolfo Macías, alias Fito, era el jefe de la poderosa banda Los Choneros; cumplía treinta y cuatro años de prisión por una serie de delitos que incluían tráfico de drogas y asesinato. Una foto de él siendo detenido había sido una victoria de relaciones públicas para el gobierno: el capo caído en desgracia, de pelo largo, sin camisa y con la constitución de un ex luchador ablandándose, sometiéndose impotente a agentes de seguridad armados. Ahora había escapado. Quizás lo más sorprendente fue que se supo que Fito había desaparecido justo cuando Noboa planeaba trasladarlo a la prisión de máxima seguridad del país, conocida como La Roca. Parecía probable que alguien del gobierno hubiera facilitado su fuga.

Durante su campaña, Noboa a menudo no llegó a respaldar una solución militar al problema de las pandillas en su país. Ahora declaró el estado de emergencia por sesenta días y envió al ejército para tomar el control de las prisiones. Las pandillas ecuatorianas contraatacaron. En todo el país, detonaron coches bomba, provocaron disturbios en las cárceles y atacaron comisarías de policía; En medio del caos, un líder de Los Lobos también escapó de la cárcel. En el punto álgido del tumulto, el 9 de enero, hombres armados irrumpieron en los estudios de TC Televisión, en la ciudad costera de Guayaquil. La estación estaba en medio de una transmisión de noticias y las cámaras seguían grabando mientras los reporteros y empleados del estudio suplicaban por sus vidas. Los atacantes, la mayoría enmascarados, apuntaron con armas de fuego a las cabezas de sus cautivos y les ordenaron que se tumbaran. Antes de que alguien pudiera morir, llegó un grupo de policía y arrestó a los agresores. Pero los ecuatorianos estaban conmocionados: se había producido una casi masacre en la televisión en vivo.

Noboa anunció un estado de conflicto armado interno e instituyó nuevas reglas: en adelante las bandas de narcotraficantes serían clasificadas como “terroristas” y consideradas objetivos militares. En todo el país, los soldados llevaron a cabo patrullas y redadas armadas, especialmente en los barrios pobres. Hubo tiroteos y detenciones, seguidos rápidamente por informes de trato severo a los sospechosos y, en algunos casos, de tortura.

Las pandillas no parecieron disuadirse. Una semana después del ataque a TC Televisión, el fiscal asignado al caso fue asesinado. En una de nuestras conversaciones, Noboa predijo que habría muchos más asesinatos de este tipo. Ecuador estaba corrupto de arriba a abajo, dijo, infiltrado por los cárteles colombianos, sus homólogos mexicanos y pandillas albanesas. Noboa no es una figura imponente, pero desde que fue elegido parece cada vez más ansioso por demostrar su mano dura . Me dijo que había visto información de inteligencia que mostraba que, cuando lanzó su campaña, los narcos predijeron que su gobierno colapsaría en un par de semanas. “Ese era su plan”, dijo. «Nunca esperaron que yo tuviera las agallas para declararles la guerra».

Ala mañana siguiente, un coche me recogió antes del amanecer y me llevó rápidamente a un aeropuerto VIP, para acompañar al Presidente en una de las redadas antidrogas que habían estado llevando a cabo sus fuerzas de seguridad. Noboa llegó poco después, en un convoy de Suburbans negras. Viajar con él era como participar en una operación militar a pequeña escala. Se movía bajo estrecha vigilancia desde su caravana hasta el avión presidencial o un helicóptero presidencial; Cuando salió de un vehículo, los guardaespaldas desplegaron pantallas a prueba de balas para protegerlo de posibles francotiradores. En las paradas, decenas de hombres de seguridad formaron cordones estrechamente coreografiados, supervisados ​​por una unidad militar de élite y guardias de seguridad privados, incluido un lacónico israelí llamado Rafi. (En un momento de indiscreción, Noboa reveló que recibió cooperación en inteligencia y seguridad de la CIA y el Mossad).

En los vuelos, Noboa ocupaba un asiento de cuero del tamaño de un sillón reclinable, con el sello presidencial grabado. Los asistentes llenaron las otras filas y los asistentes de vuelo circulaban con bocadillos. Por lo general vestía de manera informal, con pantalones y zapatillas de deporte, aunque a veces usaba una chaqueta de vuelo con las palabras “Daniel Noboa Presidente” bordadas en hilo dorado. Generalmente, pasaba el tiempo absorto en sus propios pensamientos o navegando por su teléfono, pero respondía a las preguntas y, si un tema le interesaba, defendía su punto de vista con detalles aparentemente inagotables. (Varios asistentes me especularon que Noboa está en el espectro del autismo). En un vuelo, su jefe de inteligencia mencionó que Alex Jones estaba tuiteando sobre el barco portacontenedores que se estrelló contra el Key Bridge de Baltimore, sugiriendo que los controles habían sido pirateados. Noboa, levantando la vista de su teléfono, descartó las redes sociales por considerarlas en gran medida vacías: “Sólo el diez por ciento de lo que hay allí es información valiosa. El resto es veneno”. Añadió que su esposa, Lavinia, era profundamente adicta. «Si escondes su teléfono durante dos horas, se desplomará», dijo. (De hecho, se unió a nosotros en un viaje posterior y apenas levantó la vista de la pantalla).

La imagen puede contener ropa calzado zapato persona adulta planta casco sombrero automóvil transporte vehículo y motocicleta

La redada a la que íbamos estaba a una hora de distancia, en Guayaquil, el centro comercial en expansión del país. Aterrizamos en una base militar y viajamos en convoy a un barrio polvoriento en las afueras de la ciudad. Allí había escuadrones de oficiales militares y policías, manteniendo a raya a los curiosos. Resultó que la redada ya había tenido lugar y que un cargamento de drogas y armas había sido dispuesto como una exposición al aire libre; junto a él, diecisiete hombres detenidos estaban alineados de rodillas, con un oficial de seguridad enmascarado detrás de cada uno. La mayoría de los detenidos miraban dócilmente hacia la acera, pero algunos miraban hoscamente a los miembros del séquito presidencial. Noboa, con casco y chaleco antibalas, permaneció un momento en silencio y contempló a los detenidos. Luego, seguido por los fotógrafos, recorrió las drogas y las armas confiscadas, evaluándolas con mirada severa.

En menos de media hora estábamos de regreso en el convoy y luego en el avión presidencial, de regreso a Quito. Considerando que se habían desplegado más de mil policías y militares, los resultados de la operación parecían modestos: cincuenta y dos kilos de droga, algunas armas y una fila de detenidos. Pero Doménica Suárez y su equipo estaban redactando un comunicado de prensa que lo convertiría en una noticia importante. En cuestión de horas, los medios ecuatorianos encabezaban informes sobre la “megaoperación” del gobierno: una redada en un infame complejo de viviendas en Guayaquil, controlado por una pandilla llamada Los Tiguerones (los Grandes Tigres), cerca del cual recientemente se habían encontrado varios cuerpos desmembrados de víctimas. recuperado. Las historias coincidieron con fotografías de Noboa con su casco, luciendo decisivo en medio de la acción.

En el avión, Noboa dejó claro que el viaje, como otros que había planeado, tenía que ver con la política. En unas pocas semanas, se programó un referéndum nacional sobre varias de las medidas de seguridad propuestas, incluido el despliegue continuo de militares, sentencias de prisión más duras por delitos de drogas y la extradición de sospechosos de narcotráfico a Estados Unidos. Noboa sabía que el referéndum También sirve como índice de cómo los ecuatorianos vieron su liderazgo. Si lo lograra, probablemente ganaría las elecciones presidenciales del próximo año. Si perdía, probablemente su carrera política habría terminado. Puede que Noboa fuera propenso a fanfarronear, y las redadas eran obviamente una especie de evento de campaña, pero su presencia allí ayudó a convertirlo en un enemigo visible de los cárteles. «Incluso si estoy en Ginebra dentro de veinte años, podrían enviar a un sicario ruso tras de mí», dijo. Se encogió de hombros y extendió las manos, sonriendo. «Es lo que es.»

Ala mañana siguiente, el personal de Carondelet colocó ramos de flores recién cortadas en las fuentes de un patio central. Los hombres y asistentes de seguridad se apresuraban de un lado a otro, mientras unos cuarenta hombres y mujeres de edad avanzada se sentaban expectantes en una galería a la sombra. El Presidente, ensayando una nueva forma de acercamiento político, recibió a los miembros de un grupo local de personas mayores. Los invitados, vestidos para una ocasión formal, se saludaron emocionados.

Todos aplaudieron mientras Noboa y Lavinia bajaban las escaleras del palacio y tomaban asiento ante la multitud. Noboa vestía una elegante chaqueta de gamuza, una camisa rosa y pantalones azules, y Lavinia vestía una chaqueta holgada marrón y pantalones color burdeos.

El primer invitado en hablar, el líder del grupo, se puso de pie y le entregó a Noboa una efigie de la Virgen María, como si fuera una ofrenda. En el micrófono, se dirigió a él afectuosamente como “uno de los mejores presidentes de América Latina, y también el más joven”. Dijo que había trabajado para su padre. Refiriéndose a él con reverencia como “el ingeniero”, señaló que había participado en cada una de sus cinco campañas presidenciales. Un segundo invitado también habló largamente sobre el padre de Noboa: había construido empresas para Ecuador y ahora le tocaba a su hijo hacer algo grande.

Mientras el público coreaba su apellido, Noboa mostraba una sonrisa ligeramente dolida. Finalmente tomó el micrófono y agradeció a los ponentes sus amables palabras. Luego giró bruscamente para decir: «Tengo que endurecer mi corazón, en nombre de dieciocho millones de ecuatorianos». Dijo que quería restaurar la “dignidad” en la vida de sus electores y sugirió que la experiencia lo había fortalecido para el trabajo. «He pasado toda mi vida recibiendo ataques, directa o indirectamente», dijo. “Tal vez por eso Dios me puso aquí”. Si alguno de los asistentes detectó algún rastro de mesianismo, se lo guardó para sí mismo mientras aplaudía.

Persona parada en el escenario y haciendo un anuncio al público.

Noboa tiene una historia que le gusta contar sobre sus primeras tribulaciones. A los dieciocho años fundó una compañía que organizaba conciertos en Miami con músicos populares latinoamericanos. Pero me dijo con pesar que no tenía experiencia y que sus rivales comerciales eran despiadados. Al cabo de un año, quebró, con una deuda de más de un millón de dólares, y le pidió trabajo a su padre. El negocio bananero familiar, Bonita, se había ido expandiendo constantemente y Noboa fue enviado a Centroamérica para contratar administradores agrícolas. Viajó por toda la región, incluida la ciudad notoriamente violenta de Tapachula, cerca de la frontera de México con Guatemala. Una vez, recordó, quedó atrapado en un tiroteo entre coyotes y tuvo que saltar a un canal para evitar que le dispararan. Después, dijo, su padre se complacía en bromear diciendo que su hijo conocía todos los “peores lugares” de América Latina.

En su mayor parte, las circunstancias de la vida de Noboa lo habían diferenciado de sus electores. Nació en Miami y habla inglés como un nativo. Dice que se siente igualmente estadounidense y ecuatoriano, y cuando le pregunté dónde se sentía más a gusto en Estados Unidos, inmediatamente dijo: “Nueva York”. Su padre era dueño de una casa en los Hamptons y iba allí todos los veranos mientras era niño. El padre de Noboa era un combatiente político, aficionado al epíteto de “diablo comunista”, pero Daniel parecía preparado desde el principio para unirse a la élite internacional. Obtuvo una licenciatura en la Escuela de Negocios Stern de la Universidad de Nueva York, seguida de un MBA de Northwestern, una maestría en administración pública de Harvard y una maestría en comunicación política y gobernanza estratégica de la Universidad George Washington.

Él y Lavinia tienen dos hijos, ambos pequeños; Ellos vinieron en un vuelo que tomamos hasta la costa, con un destacamento de niñeras para cuidarlos. Noboa quería ofrecer a sus hijos una educación como la que él había tenido. Cuando era niño, había asistido a una escuela privada alemana de élite en Guayaquil, que, según él, era benéficamente estricta. Explicó que la matrícula no había sido tan cara, trescientos o cuatrocientos dólares al mes, por lo que se había hecho amigo no sólo de los hijos de los banqueros sino también de los de los conductores de autobuses. (Probablemente habrían estado entre un pequeño número de estudiantes becados; en esos años, cuatrocientos dólares era más que el ingreso mensual total de un conductor de autobús típico en Ecuador).

Noboa parecía no preocuparse, o tal vez no darse cuenta, de que su riqueza pudiera inspirar resentimiento. En un vuelo sobre los Andes, vi una sección de selva fragmentada y pregunté sobre la deforestación. Él respondió que no estaba mal (el bosque en esa área se regeneró rápidamente) y luego agregó inmediatamente: «Para que conste, creo en el cambio climático». Reconoció que los glaciares estaban retrocediendo en América del Sur y la nieve estaba desapareciendo en Europa. “Pero el invierno pasado en Colorado no estuvo mal”, dijo. “La pólvora todavía está buena allí. Voy todos los inviernos”. Era un ávido practicante de snowboard, dijo, y cuando era adolescente había ganado un campeonato en el estado de Nueva York.

En el vuelo con Lavinia, mientras nos acercábamos a la ciudad costera de Salinas, señaló un lago tierra adentro desde la playa. “Tengo muchas ganas de construir una casa allí algún día”, dijo. «Es un sueño para mí». Lavinia sonrió pero no dijo nada. Su actual casa de playa, en la ciudad turística de Olón, estaba lo suficientemente cerca como para ser casi visible desde el sitio que tenía en mente.

La imagen puede contener persona Casco Ropa Calzado Zapato Coche Transporte Vehículo Comisaría y Accesorios

Esa noche en Olón fuimos a cenar a un restaurante rústico-chic. Los hombres de seguridad se apostaron afuera y las mesas cercanas a nosotros se mantuvieron vacías, pero los otros comensales saludaban y sonreían desde el otro lado de la sala. Mientras los camareros nos traían el pez espada, Noboa habló de una zona seca del sur de Ecuador donde la gente va para aliviar sus problemas de salud. Algún día, dijo, quería retirarse a una granja de almendros allí. «Es una gran zona para eso», dijo. “Estar rodeado de todas esas flores blancas. . . «

Lavinia se había vestido para cenar con una túnica con un estampado de vivos colores turquesa. Es hija de un aventurero italiano, que llegó a las Islas Galápagos y abrió allí un hotel, y de una mujer ecuatoriana. Antes de convertirse en Primera Dama, había sido influenciadora en las redes sociales, modelo y propietaria de un restaurante de comida saludable. Cuando le pregunté cómo se había adaptado a la política, volvió a sonreír y dijo que nunca esperó esta vida. De todos modos, añadió, ella era sólo una madre, mientras que “Daniel tiene todo el trabajo duro que hacer”. Con una mirada de adoración, dijo: “Estoy muy orgullosa de él. Está salvando a nuestro país”.

Más tarde, Lavinia le pasó su teléfono a Noboa y le dijo en voz baja: «Algo pasa en una prisión». Noboa leyó un mensaje de texto: era su jefe de gabinete, informándole sobre disturbios y una situación de rehenes en una de las cárceles de Guayaquil. Noboa se inquietó brevemente, especulando que el motín estaba siendo organizado como una distracción; el fiscal general estaba a punto de presentar a un testigo clave en un caso anticorrupción. Pero la cena continuó y pronto recibió otro mensaje, diciendo que los disturbios habían terminado. Antes de irnos, vinieron invitados de las otras mesas a pedir selfies con la Primera Pareja. Noboa y Lavinia se levantaron de la mesa y posaron con sonrisas listas para Instagram.

Noboa asumió el cargo en un momento de cambios inciertos en América Latina. A medida que surge el populismo, la división tradicional entre izquierda y derecha se está erosionando. Hay diez gobiernos en la región que podrían describirse como de izquierda, pero varían mucho. Están los liderados por militantes performativos (Gustavo Petro, en Colombia, y el pato saliente Andrés Manuel López Obrador, en México) y por socialdemócratas pragmáticos (Luiz Inácio Lula da Silva, en Brasil, y Gabriel Boric, en Chile). En el extremo están los cansados ​​regímenes autoritarios que todavía proclaman la revolución en Venezuela, Cuba y Nicaragua.

En la derecha, los líderes más visibles son los más escandalosos. En El Salvador, Nayib Bukele, un millennial conocedor de las redes sociales, se ha otorgado poderes dictatoriales mientras lucha contra las pandillas callejeras. En Argentina, el autodenominado “anarcocapitalista” Javier Milei ha declarado la guerra al Estado de bienestar, defendiendo un mercado tan libre de restricciones que, como alguna vez sugirió, la gente en última instancia podría comprar y vender niños. Milei ha sido abrazada por Viktor Orbán y por Donald Trump; Elon Musk y Mark Zuckerberg posaron para fotografías con él cuando visitó Estados Unidos. Cuando Bukele organizó recientemente una ceremonia para celebrar su reelección, entre los invitados se encontraban Donald Trump, Jr., Tucker Carlson y Matt Gaetz.

En este entorno, tal vez no sea sorprendente que Noboa intente resistirse a la categorización política. El diplomático en Quito me dijo que apoya tanto las políticas de seguridad de centroderecha como los programas de bienestar social de centroizquierda. Sin embargo, en nuestras conversaciones, Noboa parecía estar desarrollando una filosofía política sobre la marcha. Una tarde, mientras íbamos en su camioneta blindada a la inauguración de un proyecto de viviendas para personas de bajos ingresos cerca de la ciudad de Riobamba, le pregunté con qué líder latinoamericano se sentía más alineado. Él sonrió y dijo: «Lula». Esto fue inesperado: en Brasil y en el extranjero, Lula es desde hace mucho tiempo un emblema de la izquierda. Pero Noboa dijo que había conocido a Lula quince años antes, en una “cumbre de líderes empresariales de padre e hijo” organizada por el magnate mexicano de las comunicaciones Carlos Slim. Desde entonces, Lula lo había impresionado con su astucia política y su capacidad para impulsar una agenda.

Una araña musculosa que levanta pesas intenta reclutar a la araña diminuta.

Parecía menos impresionado por otros líderes regionales. Cuando mencioné a Boric de Chile –un compañero milenario, apenas unos años mayor– Noboa dijo que “parece estar bien”, pero que sus socios de coalición de extrema izquierda lo paralizaron. «No es un problema que tengo», añadió. Describió al presidente de Colombia, el ex guerrillero marxista Petro, como un “snob izquierdista” y agregó que tenía la costumbre de dar conferencias en lugar de entablar conversaciones. “Es inteligente, pero no logra hacer nada”, dijo Noboa. Milei fue peor, a su juicio: “No sé por qué piensa que es tan genial. No ha logrado nada desde que asumió la presidencia. Parece muy engreído, lo cual es muy argentino, en realidad”.

Entre sus pares de la región, a Noboa se le compara más a menudo con Bukele, quien ha tomado medidas para poner fin a los problemas de seguridad de su país encarcelando a más de ochenta mil presuntos pandilleros, algunos de ellos en una nueva prisión gigantesca construida expresamente para ello. Pero un colaborador cercano de Noboa me había advertido que su jefe reaccionó mal ante la comparación. Cuando mencioné el nombre de Bukele en la camioneta, arrugó la nariz y dijo: «El tipo es arrogante y sólo busca controlar el poder para sí mismo y hacer rica a su familia». Había un puñado de familias que poseían todo en El Salvador, dijo, “y ahora están los Bukeles”. Observé que Bukele se había referido a sí mismo como “el dictador más genial del mundo”. Noboa sonrió y dijo: “Sí, en un país del tamaño de Guayas”, una provincia mediana de Ecuador.

Noboa distinguió su campaña de seguridad de la de Bukele, quien había impuesto medidas autoritarias anulando las instituciones de su país. “Lo que hice fue enteramente democrático”, dijo Noboa. “Le pregunté al poder legislativo y al poder judicial cuando declaré mi guerra. Tuve el respaldo de los tres poderes para hacerlo”.

De hecho, la Corte Constitucional de Ecuador consideró que Noboa había aportado pruebas insuficientes para justificar su declaración. Los observadores internacionales expresaron su preocupación de que sus fuerzas de seguridad esencialmente hubieran descartado el debido proceso. Juanita Goebertus, directora de la división de América de Human Rights Watch, señaló que más de trece mil personas habían sido arrestadas sólo en los dos primeros meses de este año. Hubo informes de que los detenidos fueron golpeados o se les negó una audiencia ante un juez. “Hasta ahora, Daniel Noboa todavía parece preocupado por no ser etiquetado como autoritario”, dijo Goebertus. “Lo que tiene que hacer es tomar las medidas adecuadas para que no se convierta en uno”.

Pero Noboa parecía sospechar que a muchos de sus electores no les importaría un líder autoritario, si pudiera librar al país de los cárteles. En toda la región, el desgaste de las instituciones democráticas y el aumento de la inseguridad habían alentado el apoyo a los hombres fuertes. “Si se hiciera una encuesta ahora mismo”, dijo, “el hecho es que la mayoría de los latinoamericanos preferirían la dictadura a la democracia”.

Apesar de las medidas de seguridad de Noboa, su gobierno parecía frágil. Durante mi visita, hubo constantes informes de asesinatos. En los últimos dos años, la tasa de homicidios se había más que triplicado, convirtiéndose en la más alta de América Latina.

Noboa describió a Ecuador como un país secuestrado en la complacencia de sus funcionarios. Desde que asumió el cargo, había despedido a los jefes del Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea. La fiscal general, Diana Salazar, había llevado a cabo una investigación denominada caso Metástasis, que descubrió amplias pruebas que supuestamente implicaban a decenas de jueces, fiscales, policías y funcionarios penitenciarios en connivencia con el narcotráfico.

Tal vez, tanto como Noboa culpó a los capos de la droga, culpó a su predecesor Rafael Correa. Correa, protegido del hombre fuerte venezolano Hugo Chávez, era un izquierdista carismático y divisivo que gobernó Ecuador de 2007 a 2017. Su administración fue ampliamente vista como corrupta; su vicepresidente fue encarcelado por soborno y Salazar, el fiscal general, también acusó a Correa. Para entonces ya había huido a Bélgica. En 2020, tras ser juzgado en rebeldía por cargos de corrupción, fue condenado a ocho años de prisión.

Aún así, tiene seguidores devotos en Ecuador, y su partido, Revolución Ciudadana, tiene la mayor proporción de escaños en el Congreso. El principal rival de Noboa en las elecciones del año pasado era un partidario de Correa, y en general se entendió que si ella ganaba facilitaría su regreso al poder. Cuando se celebren las próximas elecciones, en febrero de 2025, Noboa seguramente tendrá que enfrentarse a otro candidato elegido por Correa. Para sobrevivir políticamente, debe debilitar la influencia de Correa, y su estrategia es claramente culparlo por la narcopolítica que ha consumido a Ecuador.

Noboa argumentó que Correa había iniciado el problema en 2009, al forzar la salida de una base militar estadounidense de Manta, una ciudad portuaria en la provincia costera de Manabí. Los estadounidenses habían utilizado la base para lanzar vuelos de vigilancia y bloquear cargamentos de droga, pero Correa insistió en que su presencia violaba la soberanía ecuatoriana. Como señaló Paulina Recalde, encuestadora política ecuatoriana, dos de los lemas de protesta más populares en los años de Correa fueron “Quiten la base de Manta” y “No al TLC”, una propuesta de acuerdo de libre comercio con Estados Unidos.

Correa rechaza la idea de que la eliminación de la base fomente el tráfico. “¡Eso es como decir que sucedió porque los españoles fueron expulsados ​​de Ecuador en el momento de la independencia!” me dijo hace poco. “Cuando dejé el cargo, nadie decía que Ecuador fuera un narcoestado”. Pero es indiscutible que, en los años siguientes, Manabí se convirtió en un bastión de los narcos, así como en el foco de feroces guerras territoriales. Noboa me dijo que su administración tenía información de inteligencia que mostraba que alrededor del sesenta por ciento de la clase política de la provincia estaba involucrada con traficantes, que utilizaban contratos de obras públicas para cooptar a funcionarios y lavar sus ganancias. Cualquiera que se opusiera a ellos fue asesinado. En julio pasado, el alcalde de Manta, Agustín Intriago, se encontraba inspeccionando una instalación de aguas residuales cuando sicarios llegaron y lo mataron a tiros; También fue asesinada una mujer que hablaba con él. El día que llegué a Ecuador, la alcaldesa más joven del país, Brigitte García, fue asesinada a tiros en su ciudad natal de San Vicente. Su cuerpo fue encontrado en un coche, junto al cadáver de su responsable de prensa. Noboa me dijo que, antes de que García muriera, ella había programado una reunión con él. Sugirió que los narcos la habían matado porque iba a compartir información comprometedora sobre ellos.

La imagen puede contener Cementerio Aire libre Piso Ciudad urbana y Carretera
La imagen puede contener prisión y persona

Durante mi visita, Noboa estaba planeando un paseo por Manabí. Ante la llegada del referéndum, quería que lo vieran visitando territorio de los carteles y también esperaba promover sus programas para un “nuevo Ecuador”, que proporcionaría empleo, alejaría a los jóvenes del negocio de las drogas y aliviaría la inseguridad en la región. Mientras sus ayudantes trabajaban en los detalles del viaje, cinco personas fueron secuestradas en un hotel en un pueblo costero cerca de Manta, y sus cuerpos fueron encontrados más tarde al costado de una carretera. Las víctimas parecían ajenas al tráfico, y Noboa y sus asesores estaban desconcertados, hasta que surgió la teoría de que se trataba de un caso de confusión de identidad, en el que una banda de narcotraficantes creía que los visitantes pertenecían a un grupo rival.

Noboa logró una respuesta farol. Cuando uno de los presuntos asesinos fue capturado, unos días después, tuiteó un vídeo de un policía enmascarado obligando al sospechoso, un joven desaliñado, a subir a una patrulla. Debajo, escribió: «No descansaremos hasta encontrar a los demás». Pero parecía frustrado por la situación. Después de que llegamos a Manta, sostuvo una reunión informativa sobre seguridad con su jefe de inteligencia, su ministro del Interior, su ministro de Defensa y el gobernador de Manabí, junto con el jefe regional de la policía y un alto oficial naval. En sus palabras de apertura, un oficial de policía dijo que la administración de Noboa había reducido sustancialmente los homicidios. Sin embargo, todo el mundo sabía que el número de víctimas seguía siendo espantoso: unas dos mil muertes en los meses transcurridos desde que asumió el cargo. Noboa se quejó de los turistas asesinados. «Da la impresión de falta de control», afirmó. «Con el referéndum acercándose, es imperativo montar operaciones policiales más agresivas».

El gobernador parecía ansioso por mostrarse agresivo. Pidió a Noboa “más firmeza” y protecciones adicionales para los policías, “que temen que, en el futuro, tendrán que rendir cuentas en materia de derechos humanos por lo que están haciendo ahora”. (El Fiscal General Salazar había abierto al menos ocho investigaciones sobre ejecuciones extrajudiciales). También pidió un sistema que ofreciera recompensas por la captura de los criminales más buscados, argumentando que “los propios familiares de los criminales los entregarán”. Noboa respondió con gravedad: «Publicaremos una lista de objetivos militares, no ‘los más buscados’, y todos podrán descubrir por sí mismos lo que eso significa».

Exasperated evil queen speaks to the mirror that should be on the wall.

Recientemente habían sido detenidos dos miembros destacados de Los Choneros y el gobernador pidió su traslado a La Roca. Pero el oficial naval se resistió a la idea, advirtiendo que era arriesgado mezclar “prisioneros de guerra”, como llamaba a los líderes de las pandillas, con “presos políticos” de cuello blanco. También señaló que tenía información de inteligencia que indicaba que la perspectiva de mudarse a la prisión estrictamente controlada había causado crecientes tensiones entre los narcos.

La ministra del Interior de Noboa, Mónica Palencia, se enfureció. Le preguntó secamente al oficial naval si estaba insinuando que el gobierno no debería trasladar a prisioneros importantes a La Roca porque “se sentían tensos”. Noboa intervino para zanjar el asunto: “Aún quedan celdas vacías en La Roca y es la instalación de máxima seguridad que tenemos”.

A la mañana siguiente, mientras desayunaba en el lujoso hotel frente a la playa donde se hospedaba Noboa, pregunté sobre el intercambio. Noboa sugirió que no era inusual recibir rechazo de los agentes de seguridad. “Estoy seguro de que tienen acuerdos”, dijo. (El oficial naval negó vínculos con el narcotráfico). “Los grandes no quieren ir a La Roca porque no tienen control”. En otras cárceles, dijo, los reclusos estaban acostumbrados a hacer lo que quisieran: «Es como un club nocturno».

Después de que nuestro encargado del desayuno salió de la habitación, bajó la voz y dijo: “Manabí es una de las zonas donde los militares han realizado menos medidas represivas. Si no venía aquí, no había posibilidad de que trasladaran a esos muchachos a La Roca”. Especuló que la disminución de los asesinatos en Manta (hubo dos el día anterior, dijo, frente a cinco a principios de esa semana) también se debió a su visita. “Hubiera sido demasiado vergonzoso para los militares y la policía tener un aumento de muertes violentas conmigo presente”. Mirando alrededor del comedor, dijo: “Este lugar, Manta, es como Sinaloa”.

En Manta, Noboa celebró un evento en el auditorio de una universidad con el embajador de Israel, para marcar el anuncio de un programa de “inmigración circular”, en el que se permitiría a jóvenes ecuatorianos viajar a Israel como trabajadores agrícolas. También habría nuevos programas de becas en varios países, incluidos Hungría, Arabia Saudita, Corea del Sur y España. “Los jóvenes son los más vulnerables a los narcoterroristas, por eso son mi principal prioridad”, dijo Noboa. «Si no cuidamos de nuestra juventud, estamos destinados al fracaso».

Viajando por la zona rural de Manabí, Noboa hizo paradas rápidas en una serie de pequeños pueblos. En cada uno de ellos fue recibido por políticos, reinas de belleza locales y adolescentes que aplaudían. Con una camiseta que decía “Empleo juvenil: el nuevo Ecuador”, prometió mayor seguridad y apoyo gubernamental para proyectos de agricultura, procesamiento de pescado y minería.

Se suponía que el evento culminante de nuestro viaje habría sido una redada antidrogas en un pueblo rural, pero nuestra aparición allí fue cancelada en el último minuto. Noboa me dijo que los sospechosos habían sido alertados por una filtración de inteligencia, por lo que la redada era demasiado insignificante para preocuparse por ella; no estaba dispuesto a presentarse ante tres tipos atrapados con un par de kilos y un burro. En cambio, fuimos a Guayaquil, donde se tomó dos días libres para visitar a familiares, incluido su primer hijo, que vive allí con su ex esposa. Mientras él estaba ocupado, obtuve permiso para visitar La Roca.

La prisión más segura de Ecuador se encuentra junto a una carretera en las afueras de la ciudad, una zona de talleres de reparación de automóviles, torres eléctricas y edificios en ruinas. El camino de entrada estaba rodeado por una valla metálica, cubierto de maleza y adornado con basura. A principios de este año se nombró una nueva directora, Martha Macías, después de que uno de sus predecesores fuera acusado de contrabandear un arma a la prisión. Macías, una mujer de unos cincuenta años que vestía una camisa roja ondulada, una gorra de béisbol blanca y gafas de sol con montura dorada, llegó para acompañarme al interior de la prisión. Pasamos por inspecciones, incluido un escáner corporal electrónico y un cacheo, en una serie de salas donde la policía y los empleados penitenciarios se disputaban espacio con los oficiales militares. Macías explicó que Noboa había traído al Ejército para vigilar al resto del personal. Los militares prácticamente no tenían experiencia en el manejo de prisiones y la atmósfera era tensa.

Image may contain Adult Person Transportation Truck Vehicle Clothing Footwear Shoe Glove Helmet Arrest and Hat

El interior de La Roca era un laberinto de pasillos de hormigón con paredes marrones y una iluminación intensa. Mientras Macías me guiaba, rodeada de guardias, ella describió las restricciones que se habían impuesto allí desde que Noboa declaró su guerra interna: a los prisioneros se les prohibía recibir visitas familiares y se los mantenía encerrados veintitrés horas y media al día, con media hora más. destinado para recreación en un patio de concreto con techo de malla de acero. En el patio, Macías mostró puntos en la pared donde antiguamente los presos ocultaban celulares y armas; ahora estaban tapados con hormigón. En una pequeña enfermería, un prisionero hablaba con un médico. Macías dijo que la habitación había sido la celda de Fito, antes de que presumiblemente hubiera usado su influencia para conseguir un traslado a una prisión más cómoda, de la que luego escapó.

En otra sala había una pantalla donde los presos podían hablar por Zoom con sus abogados. La habitación hacía las veces de biblioteca, y en un estante improvisado vi un libro de Deepak Chopra y una copia en inglés de “A People’s History of the United States” de Howard Zinn. Cerca había un tomo sobre el sistema judicial de Ecuador y otro sobre agronomía. “Por favor, intenta conseguirnos más libros”, suplicó Macías.

El bloque de celdas principal era un rectángulo oscuro y cavernoso de dos pisos construido alrededor de un patio de concreto. Macías explicó que albergaba a unos cincuenta de los prisioneros más peligrosos de Ecuador, pero también a un ex alto funcionario judicial e hijo del vicepresidente de Ecuador, que había sido acusado de tráfico de influencias. Noboa había tenido una pelea con el vicepresidente y algunos observadores creían que él había orquestado el arresto de su hijo en un intento de forzar su renuncia. (Un portavoz de Noboa dijo que las autoridades judiciales habían tomado la decisión de forma independiente).

A medida que nos acercábamos, los prisioneros atravesaron los barrotes de sus celdas y acercaron sus rostros para mirar. Macías obtuvo permiso de un recluso para que yo pudiera ver su celda. El recluso, un hombre pálido de mediana edad, fue sacado por un cordón de guardias. En la celda, que Macías describió irónicamente como una “suite”, había dos losas de concreto, apiladas como literas; uno sostenía un colchón sucio. También había un inodoro y un lavabo. Macías explicó que los presos no salían de sus celdas ni siquiera para comer.

En el pabellón hacía calor y el aire era quieto y fétido. Después de unos minutos, los prisioneros comenzaron a gritar desde el piso de arriba. Uno gritó: “¡Ayúdanos a recuperar nuestras visitas familiares!” Otro, quejándose del constante encierro, gritó: “¡Esto no es El Salvador!”

Evidentemente, La Roca no era el peor de los casos. Las cárceles de Ecuador están en gran medida fuera del alcance de los periodistas, pero Human Rights Watch dice que los observadores han informado de «restricciones en el suministro de alimentos, medicinas y otros servicios básicos, casos de golpizas, uso de gases lacrimógenos, descargas eléctricas, violencia sexual y muertes a manos de de soldados”. Incluso en La Roca no había suficiente comida para “ los PPL ”, me dijo Macías, refiriéndose a “personas privadas de libertad”. Mientras me llevaba de regreso, me pidió que le contara al presidente los problemas que enfrentaba. Un par de días después, en Quito, le transmití sus preocupaciones a Noboa. Escuchó pero no pareció comprensivo. «Las condiciones podrían ser mucho peores», afirmó.

Durán, una ciudad en expansión al otro lado del río desde Guayaquil, es el lugar más peligroso de Ecuador. Las pandillas luchan por el control de sus calles y sólo el año pasado más de cuatrocientas personas fueron asesinadas allí.

En mayo de 2023, un nuevo alcalde reformista llamado Luis Chonillo fue emboscado cuando se dirigía a su toma de posesión y tres personas murieron. Chonillo sobrevivió, pero nunca ha ocupado la alcaldía; vive en secreto, rodeado de guardias armados. Gobierna por teléfono y Zoom y, a menudo, duerme en una cama diferente cada noche. Cada pocas semanas visita a su familia, que ha huido a un lugar más seguro.

Conocí a Chonillo en la trastienda de un edificio público en Guayaquil. Entró acompañado de guardias, vestido con un chaleco antibalas y un casco. La violencia en Durán se había vuelto espantosa, dijo, con decapitaciones y cuerpos colgados de pasos elevados. “Trato de superar mi miedo todos los días”, me dijo.

Chonillo, que tiene treinta y nueve años, tiene títulos de la Universidad de Miami y del elitista Instituto Tecnológico y de Educación Superior de Monterrey de México. Estuvo en México en 2006 cuando el presidente Felipe Calderón declaró su propia guerra contra los cárteles de la droga. Desde entonces, se estima que cerca de doscientas cincuenta mil personas han muerto a consecuencia del conflicto y más de cien mil han desaparecido. “Lo que está pasando aquí ahora es algo así”, dijo Chonillo. “Los estados de sitio suelen funcionar al principio. Pero sin continuidad estas políticas no funcionan”. Sugirió que la aplicación de la ley debía ir acompañada de programas para abordar la pobreza y la inequidad que permiten que las pandillas florezcan. “Es importante llevar recursos a los pueblos y ciudades afectados”, dijo Chonillo. “De lo contrario, ¿cómo recuperaremos los espacios públicos?”

Image may contain Clothing Hat Adult Person Footwear Shoe Pants Banner Text Accessories Belt and Advertisement

A medida que los mexicanos se desilusionaban con la guerra interna, el presidente López Obrador adoptó una política reformista conocida como abrazos, no balazos (“abrazos, no balazos”). Noboa descartó esta filosofía más suave, diciendo que no había hecho nada para frenar la violencia en México. Señaló que los poderosos cárteles de Sinaloa y Nueva Generación sólo habían aumentado su influencia en Ecuador, con resultados mortales.

En sus estados de ánimo más combativos y egoístas, Noboa parecía sugerir que estaba librando la guerra contra los narcos por su cuenta. Me mostró un video de las redes sociales en el que matones enmascarados advertían que iban a violar a su esposa y matarlo, una de muchas amenazas de ese tipo, dijo. Con evidente placer, contó la historia de cómo le había avisado al jefe de una pandilla de que, si no liberaba a un grupo de rehenes que había tomado, Noboa iría con las fuerzas especiales y personalmente “le dispararía en el medio”. rostro.» Durante una de mis visitas, llevaba consigo “Fouché”, la biografía de Stefan Zweig sobre el astuto y amoral ministro de policía de Napoleón.

Un día, mientras volaba de regreso a Quito después de una visita a una prisión en Cuenca, donde las autoridades habían descubierto un túnel secreto cavado por los reclusos, Noboa se preguntó si sería posible construir una prisión en un territorio al que Ecuador tiene acceso legal en la Antártida. «Tenemos una porción, así que ¿por qué no?» dijo, con una sonrisa maliciosa. «Una prisión para sólo cien tipos». Un asistente senior, sentado frente a nosotros, tosió nerviosamente. «Señor. Presidente, no es una mala idea, pero creo que las naciones antárticas están sujetas a un tratado y su presencia allí se limita a la investigación científica y cosas similares”, dijo. “Pero investigaré”.

Después de un momento de consideración, Noboa planteó otra posibilidad. Si la Antártida resultaba demasiado complicada, ¿podría proteger a los fiscales y jueces que enfrentaban amenazas trasladándolos a embajadas ecuatorianas en el extranjero? ¿Podrían juzgar y sentenciar legalmente a los criminales desde allí? Pareciendo dudoso, el asistente prometió investigar eso también.

Amedida que las sangrientas escaramuzas con los narcos se prolongaban, Noboa parecía cada vez más conspirador. En la conversación, insinuó que algunos de sus rivales políticos tenían relaciones sexuales con menores. Públicamente, se refirió a un juez que lo cuestionó por los derechos de los prisioneros como “antipatriótico” y sugirió que su oposición en la legislatura estaba tratando de “desestabilizar al gobierno”.

En abril, hubo frecuentes cortes de energía, lo que provocó una frustración generalizada. En respuesta, Noboa despidió a la ministra de Energía, acusándola a ella y a otros veintiún funcionarios de sabotaje. Un portavoz de la administración afirmó que los enemigos habían inutilizado una presa hidroeléctrica al abrir las compuertas; Resultó que la presa no tenía compuertas. Poco después, un desarrollo de lujo que la esposa de Noboa estaba planeando en un terreno propiedad de su familia fue detenido por ambientalistas, quienes señalaron que invadía una conservación de la naturaleza. Se abrió una investigación, pero Noboa afirmó que su familia abandonaba el proyecto sólo para evitar empoderar a sus oponentes políticos.

Four panels of parents talking about how dull and boring life is.

En la tarde del 5 de abril, Noboa hizo un movimiento extraordinariamente provocativo: ordenó a comandos policiales que traspasaran las puertas de la embajada de México en Quito. En el interior arrestaron a Jorge Glas, quien había sido vicepresidente de Ecuador durante el gobierno de Rafael Correa. Glas es una figura controvertida que, en 2017 y 2020, fue declarado culpable de soborno y corrupción y sentenciado a un total de catorce años de prisión, aunque un juez le permitió la libertad anticipada al dictaminar que su bienestar estaba en riesgo. Estaba bajo investigación en un caso separado cuando huyó a la embajada y obtuvo asilo político.

Se produjo un enfrentamiento, ya que Noboa se negó a honrar el asilo. Finalmente, le dijo a la policía que entrara. En cuestión de minutos, circularon en línea videos que mostraban al ex vicepresidente siendo expulsado del complejo y al funcionario mexicano a cargo de la embajada gritando indignado mientras la policía lo empujaba y luego lo empujaba. al suelo. Funcionarios de todo el mundo expresaron indignación por una violación de la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas. El gobierno mexicano rompió relaciones con Ecuador y pronto lo siguió Nicaragua, condenando la “barbarie política neofascista” del gobierno de Noboa.

Los observadores dentro de Ecuador también estaban furiosos. Verónica Potes, una destacada abogada y activista, me dijo: “Entrar así a la Embajada de México fue una señal de que está dispuesto a violar cualquier norma. No creo que tenga ningún escrúpulo en violar ninguna ley”. Dijo que Noboa parecía decidido a consolidar el poder, con el referéndum y su reelección en mente. Leonidas Iza, líder de la alianza indígena más grande de Ecuador, conaie , me presentó una letanía de los comportamientos preocupantes de Noboa, que incluían acusar a grupos de derechos humanos como el suyo de conspirar con narcos. “Está claro que Noboa está tratando de crear un Estado como el de Bukele”, dijo Iza. “Va más allá del autoritarismo. Tiene una actitud dictatorial”.

Treinta y seis horas después del asalto a la embajada, me encontré con Noboa en Carondelet, donde me llevaron a una amplia sala de estar con elaborados sofás, espejos dorados y un piano de cola coronado con fotografías de su familia con marcos de plata. A través de las ventanas pude ver las hileras de techos de terracota que conforman el corazón colonial del viejo Quito, y más allá de ellos los barrios marginales con techos de hojalata en las colinas adyacentes.

Noboa entró vistiendo una camiseta deportiva roja y blanca con el logo de Pilsener, una cerveza ecuatoriana omnipresente. Riéndose, dijo: «Han sido unos días locos». Explicó su decisión de arrestar a Glas. “La opción de ingresar a la Embajada siempre estuvo en mi cabeza durante los últimos meses”, dijo. Me dijo que el Fiscal General Salazar había escuchado de testigos en el caso Metástasis que Glas estaba liderando operaciones destinadas a socavar su gobierno. “Es una figura muy oscura”, dijo Noboa.

Como vicepresidente, Glas había supervisado los ministerios encargados de puertos, carreteras, plantas eléctricas y petróleo. “Si eras un cartel, necesitabas hablar con dos tipos”, dijo Noboa. “Glas y otro tipo, José Serrano, que era ministro del interior”. Serrano vivía cómodamente en Florida; Noboa había pedido a los funcionarios estadounidenses que lo arrestaran, pero hasta el momento se habían negado. (Serrano negó haber actuado mal y calificó las acusaciones de “infundadas”. El abogado de Glas dijo que su cliente no había sido acusado de cometer actos antigubernamentales ni de tener conexiones con grupos narcotraficantes). Mientras tanto, Glas había cargado con la culpa del equipo de Correa. , evidentemente sin delatar a nadie. “Si sale de la cárcel, tendrá poder”, dijo Noboa. “El día que habla, toda la estructura se derrumba”.

Image may contain Clothing Footwear Shoe Adult Person Accessories Bag Handbag Car Transportation and Vehicle

Noboa me dijo que Estados Unidos, Canadá y China no habían dicho nada sobre el asalto a la Embajada. “Parece que les parece bien”, dijo. Unos días más tarde, el asesor de seguridad nacional de Estados Unidos, Jake Sullivan, denunció la incursión y dijo que “pone en peligro los fundamentos de las normas diplomáticas básicas”. Pero las respuestas de Canadá y China fueron más suaves y más lentas en llegar.

Junto a México y Nicaragua, Venezuela y Colombia también condenaron enérgicamente el allanamiento. Noboa vio un complot: Correa y sus aliados estaban tratando de posicionarlo como un extremista de derecha. «Necesitan mostrarme como un neonazi, porque les he estado quitando a sus votantes más moderados», dijo. «Quieren ponerme en esa casilla porque es difícil pelear conmigo cuando estoy en el centro». Riendo, añadió: “Es como una pelea de MMA: los vencería a todos porque tengo juego terrestre y puedo patearlos y golpearlos. Pero si me metieran en un combate de box probablemente perdería, porque es lo único que saben hacer”.

Independientemente de la controversia, sus cifras en las encuestas se mantuvieron altas. Noboa consideró el ataque como una victoria: “Si Glas se hubiera escapado, habríamos perdido el referéndum, porque nos habría hecho parecer débiles”.

Cuando se celebró el referéndum, el 21 de abril, Noboa lo ganó cómodamente, ya que unos dos tercios de los votantes aprobaron nueve de sus medidas de seguridad. Sus planes económicos fueron mucho menos populares; Dos propuestas para flexibilizar las regulaciones empresariales, que su oposición había descrito como regalos a la élite neoliberal, fueron rechazadas rotundamente. Pero, sobre todo, Noboa quedó encantado con el resultado. Incluso antes de que se contaran todos los votos, proclamó la victoria en las redes sociales y escribió: “Pido disculpas por apresurarme ante un triunfo que no puedo evitar celebrar”. Esa noche, se reunió con su esposa y varios colaboradores cercanos en la azotea de Carondelet, con las luces de la ciudad debajo.

Una semana más tarde, cuando lo vi en su oficina, todavía estaba de buen humor. Llevaba un traje gris hecho a medida y una corbata de seda amarilla y azul; un emisario del Papa esperaba en una habitación cercana para verlo. Sin embargo, desde nuestra última reunión, ha habido un aumento de la violencia en varias provincias. Dos alcaldes fueron asesinados y el director de una prisión en Manabí. Noboa dijo que había preparado una respuesta: “Como lo hicieron en Donetsk y Luhansk, estamos trasladando todo el ejército a esas cinco provincias”. Se rió de la incómoda comparación con la guerra en Ucrania, pero hablaba en serio de militarizar aún más el conflicto. Había prorrogado el estado de emergencia y parecía posible que continuara en el futuro previsible.

Un gran número de ecuatorianos todavía huían de la violencia y se dirigían hacia el norte a través de la selva anárquica del Darién, que une Panamá y Colombia. En el camino, muchos fueron atacados por delincuentes, sufriendo robos, violaciones y, en ocasiones, asesinatos. Ecuador también estaba siendo utilizado como punto de tránsito para inmigrantes de otros países con destino a Estados Unidos. Noboa dijo que sesenta mil chinos, en su mayoría hombres jóvenes, habían llegado a Quito en avión en los primeros tres meses del año, y sólo la mitad había salido. El resto probablemente se dirigía hacia el norte.

Fuera de América Latina, Noboa ha conservado el apoyo de aliados clave, incluido Estados Unidos. «La sensación es que tiene verrugas, pero ¿quién no las tiene?» dijo el diplomático en Quito. Pero Noboa expresó su frustración por el alcance de ese apoyo. Se quejó de que Estados Unidos había enviado recientemente noventa mil millones de dólares para ayudar a Ucrania, Israel y Taiwán, mientras que a él sólo le habían dado diez millones para su lucha contra los cárteles. “Diez millones de dólares”, exclamó. «Estamos en una guerra y representamos el veinte por ciento de la crisis migratoria». Continuó: “Ayer tuve una reunión con la CIA y dije: ‘Por favor, ayuda. Centra todos tus esfuerzos en la frontera entre Ecuador y Colombia. Si no quieres ayudarnos con nada más, basta con hacerlo.’ «

Me preguntaba si la idea de Noboa de una prisión antártica todavía estaba sobre la mesa. Dijo que su asistente lo había investigado: «Al principio, dijeron que sólo se podían tener estaciones de investigación científica». Pero podría haber una manera de eludir la restricción, si la instalación estuviera dirigida por militares. Ya podía imaginarlo: los enemigos del país trasladados a una prisión militar, en un páramo helado a miles de kilómetros de Quito. «¡Sí!» él dijo. «Es una gran posibilidad». ♦



Te puede interesar


Suscríbete a nuestro boletín


Lo último