Proyecto de reformas al COIP busca tipificar ataques con ácido como delitos con prisión de hasta 25 años

Jun 13, 2024

Que los ataques con ácido consten en el Código Orgánico Integral Penal (COIP) de forma única y autónoma, es la propuesta del asambleísta Paúl Buestán en el proyecto de reforma penal presentado este jueves, 13 de junio de 2024.

Según el legislador, hasta ahora este delito no se encuentra tipificado en el COIP, más bien consta como delito por lesiones, pero para el proponente, “este ilícito no calza en los presupuestos de una simple lesión, ni se relaciona con figuras dirigidas a un género en específico como la tentativa de femicidio”.

Buestán aseguró que es un delito que demuestra una actitud única, reprochable y tachable del sujeto activo. Añadió que no se trata de un delito de género y que es una acción dolosa, no típica que constituye un verdadero delito autónomo e independiente.



“Los ataques con ácido traen consecuencias desastrosas para la víctima, y la ubican en una situación semejante a una muerte en vida”, señaló el asambleísta Buestán,

Por otro lado, dejó entrever que en la ley vigente no se menciona a los ataques con ácido como tal, dentro de los delitos contra el derecho a la salud. Según Buestán, la ley actual se refiere como elementos biológicos, químicos o radioactivos, y quien los use para dañar a otra persona, tendrá una pena privativa de libertad de 10 años.

Sin embargo, afirmó, no menciona al ataque con ácido, por lo que no se lo podría enmarcar entre los ilícitos que considera la ley. Además, advirtió que por los daños que causa tanto físicos como psicológicos, necesita una tipificación autónoma, con una sanción independiente y una reparación integral aplicada por el Estado ecuatoriano.

Según el proyecto, el delito de ataque con ácido pretende alcanzar una pena privativa de libertad, de 20 a 25 años, con agravantes si se enmarcan en violencia familiar o de género, además de la reparación integral por parte del Estado.



Te puede interesar


Suscríbete a nuestro boletín


Lo último