Universidades implementan sistema para evaluar la salud mental de los estudiantes

Jun 12, 2024

Cuatro universidades ecuatorianas han lanzado una iniciativa pionera para abordar la salud mental de sus estudiantes a través del Sistema Inteligente de Evaluación Psicométrica Interuniversitaria (CPI). Esta colaboración, que incluye a la Universidad de Guayaquil, la ESPOL, la Universidad de las Artes y la Universidad Casa Grande, tiene como objetivo recoger información sistemática y organizada para mejorar el bienestar estudiantil.

Bernardita Justiniano, vicerrectora académica de la Universidad Casa Grande y doctora en psicología educativa, explicó que el nuevo sistema no busca evaluar individualmente a los estudiantes, sino recoger datos significativos para implementar estrategias de apoyo más eficientes y especializadas. Este esfuerzo se realiza con el apoyo tecnológico que permite evaluaciones en línea, facilitando una mayor agilidad y precisión en el acompañamiento de los estudiantes.

«Queremos que todos los nuevos estudiantes de estas universidades pasen voluntariamente por esta evaluación para que los equipos de bienestar universitario puedan actuar con la agilidad y precisión que requiere este tipo de acompañamiento,» afirmó Justiniano.



El CPI tiene tres focos de acción principales: desarrollo humano, construcción de conocimiento y transformación social. Según Justiniano, este sistema ayudará a mejorar los indicadores de éxito estudiantil y reducir la deserción universitaria mediante un acompañamiento más eficaz. Además, la información recolectada contribuirá a la creación de datos locales sobre la salud mental de adolescentes y jóvenes en Ecuador, una área donde actualmente hay una carencia significativa de información.

«Vamos a avanzar en tener información local de Ecuador en temas de salud mental de adolescentes y jóvenes,» indicó Justiniano, subrayando la importancia de esta información para la transformación social.

La implementación del CPI comenzará este año, con la recolección inicial de datos y la puesta en marcha de intervenciones basadas en los resultados obtenidos. Este proyecto no solo beneficiará a las universidades participantes, sino que también se espera que los datos recopilados puedan ser utilizados por otros actores sociales para abordar los problemas de salud mental en un contexto más amplio, detalló.



Te puede interesar


Suscríbete a nuestro boletín


Lo último