Cerro Blanco es 'el Yasuní' de Guayaquil

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0% (0 Votes)

CerroBlanco c92fe

El Bosque Protector Cerro Blanco, donde la Autoridad Aeroportuaria quiere construir un túnel de tres kilómetros, a 280 metros de la superficie, es una reserva de 6.078 hectáreas del ecosistema bosque seco tropical de la costa ecuatoriana, ubicada en el extremo suroeste de la cordillera Chongón-Colonche.

El máster en gestión ambiental (especialización en ecología urbana), Juan de Dios Morales, explica que por su diversidad está considerado "el Yasuní de Guayaquil".

Cerro Blanco está administrado por la Fundación Pro-Bosque, una institución jurídica de derecho privado, sin fines de lucro, creada bajo el Acuerdo Ministerial del Ministerio de Agricultura y Ganadería, el 9 de Noviembre de 1992, con el objetivo de proteger y rehabilitar el bosque.

La riqueza

La abundancia de la vegetación colabora en el desarrollo de las especies, la flora y fauna, mucho más en esa área.

Este ecosistema de exuberante vegetación nativa de bosque seco tropical forma parte de la Cordillera Chongón-Colonche, alberga a 54 especies de mamíferos, 221 especies de aves, 8 especies de anfibios y 12 de reptiles. Además de más de 700 especies de plantas vasculares, el 20 % de ellas, especies endémicas del sudoeste del Ecuador.

Entre las 221 especies de aves, 9 de ellas, están globalmente amenazadas, incluidas el Papagayo de Guayaquil (Ara ambiguus guayaquilensis), el gavilán (Dorsigris), el jilguero afrazanado, y el guacamayo verde mayor, ave símbolo de Cerro Blanco, entre otras, según información que la Empresa Pública de Turismo municipal tiene en su portal oficial.

Hay 54 especies de mamíferos, está el Jaguar (Panthera onca), el mono aullador (Alouatta palliata), el saíno, 6 especies de felinos y 21 especies de murciélagos. Además hay diversas clases de monos y muchas otras especies de reptiles e insectos.

Los activistas

Natalia Roca, directora de Árboles sin Fronteras, cree la construcción de un túnel y la dinamitación e invasión del área acerca a una inminente contaminación atmosférica y auditiva.

El problema es de fondo, alega. "Holcim, la propietaria, ha hecho un lavado verde con cerro Blanco, al haber protegido la zona con la bandera de compensación de la huella de carbono; pero aquello que se comprometió a proteger ya lo desprotegió: hay descuido en los senderos y se ha dinamitado el hábitat".

Mariuxi Avila, directora de la ONG Cerros Vivos, piensa igual. "Este tema del aeropuerto es una locura para Guayaquil. Una obra subterránea alterará el ecosistema, el único más conservado de la costa".

Los expertos

Alejandra Intriago es una bióloga, experta en manejo de biorrecursos y protección al medio ambiente. Adelanta que el estudio puede tener o no la viabilidad; pero advierte que es poco probable que no afecte a la zona.

Esto pese a que el gerente de la Autoridad Portuaria, Nicolás Romero, asegura que de darse la obra cumplirá con los más altos estándares ambientales que exige el Ministerio.

Advierte entre los defectos el desplazamiento de los animales silvestres, la tala de árboles, la contaminación sonora que afectará a las aves y el impacto fuerte en las montañas, porque las detonaciones provocarían deslaves.

La alcaldesa Cynthia Viteri afirmó que la intención de construir dos túneles, por ahora "solo es un estudio". Tras la denuncia, el Ministerio del Ambiente aún no comenta el tema. (Expreso)

Solo los usuarios registrados pueden agregar sus comentarios. Por favor, ingrese con su usuario y clave , o regístrese.

 

Columna Publicitaria


Reciba nuestros titulares por correo electrónico.


¿Acepta HTML?