Conmemoración de los 485 años de fundación de la urbe

Alcaldesa reclama rentas para seguir manteniendo de pie a Guayaquil

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 70% (3 Votes)

WEB20200725CYNTHIAVITERI_bdae3.jpg0aaaacon video new

El espíritu rebelde de los guayaquileños se hizo sentir en la voz de la alcaldesa de Guayaquil, Cynthia Viteri, durante la conmemoración de los 485 años del proceso fundacional de la ciudad, al mismo tiempo que advertía de los riesgos que corre la urbe ante la falta recursos que el Ministerio de Finanzas retiene injustificadamente.


OPINION
Alcaldesa, un faro en medio de la tormenta
Por Jaime Terán Randiche, editor

En 1992 a León Febres Cordero le tocó reconstruir Guayaquil, tras la plaga roldosista que corroyó la urbe; a Nebot, desde el 2000, la historia le reservó el privilegio de ejecutar la gran transformación de la ciudad en medio de otra peste más destructiva, el correísmo; a Cynthia Viteri, alcaldesa desde mayo del 2019, el destino le tenía preparado la mayor de las pruebas: la pandemia del covid. Un enemigo mortal, microscópico y desconocido.

Nunca antes la ciudad había enfrentado una calamidad de tal calibre. Hoy tenemos más de 10.000 guayaquileños menos por culpa del virus. No es la primera vez que la ciudad sufre estos embates. Guayaquil ha sido destruida y refundada varias veces, ha triunfado siempre sobre la adversidad. No solo ha enfrentado a piratas en sus inicios, también batalló contra los incendios, y las pestes tampoco fueron ajenas a los guayaquileños.

Guayaquil siempre ha resurgido de las cenizas, ese siempre ha sido su espíritu rebelde: renacer y crecer con mayor esplendor, equidad y obras.

Las cicatrices de la pandemia aún no se han cerrado, pero no es nada que no se pueda superar. Pasamos de ser el epicentro de las críticas de una plaga global, a ser la ciudad referida por la prensa mundial como un ejemplo a seguir en la lucha contra el nuevo coronavirus. Este momento ayuda a otras urbes del país, incluida la capital, en medicinas, insumos, equipos médicos y personal profesional. Esa es Guayaquil: solidaria.

La ciudad puerto nunca volverá a ser la misma. Es cierto, pero la esperanza y su lucha incansable por alcanzar la prosperidad de sus habitantes están intactas. Hoy en la conmemoración de los 485 años del proceso fundacional de la ciudad, teniendo presente que el virus no se ha ido, es el instante exacto para aplaudir el trabajo, liderazgo, valentía y humildad de la mujer que con inteligencia ha sabido mantener a flote a toda una ciudad en medio de esta tormenta.


La alcaldesa hizo mención especial de las personas que perdieron la vida en el ejercicio de sus funciones, médicos, enfermeras, obreros, agentes metropolitanos, periodistas, miembros de la fuerza pública, transportistas, bomberos, entre otros.

Ellos -dijo- escribieron la nueva historia de esta ciudad, "porque la escribieron con su aliento de vida".

"Las horas más oscuras que ha vivido la historia de esta ciudad no la cuenta solo una persona, la contamos todos...pero es justo ahí donde nos aprendimos a levantarnos...".

El virus sigue en las calles, "la guerra sigue en pie, no la hemos ganado nosotros ni la ha ganado ninguna nación". "Cada guayaquileño es un soldado que la pelea a diario por sí mismo, su familia y por los demás, llevando por armadura: su mascarilla y por arma sus manos limpias.

Ahora -dijo- somos una buena noticia, el nombre de nuestra ciudad es un referente a nivel mundial, pero no os confiamos ni un solo día. Y todo esto pese al Gobierno Central, agregó la alcaldesa.

Mencionó que a nivel nacional se destinaron 215 millones de dólares para 221 cantones para enfrentar la pandemia, esto es menos de un millón por ciudad.

Solo Guayaquil es decir una sola ciudad invirtió de sus recursos, sin tener competencia, cerca de 35 millones de dólares. El Ministerio de Finanzas, entre rentas e IVA, que le pertenecen a la ciudad, le adeuda 130 millones de dólares.

La alcaldesa convocó a los guayaquileños a una segunda batalla, con otro virus: el centralismo. "Si Guayaquil se queda sin dinero, nos quedamos sin médicos, medicinas, enfermeros, hospitales, pruebas, terapias, comida...".

Entonces -dijo- en los hombros del Gobierno Central del ministro de Finanzas, o de quien sea que mande en este bendito país, caerá sobre ellos cualquier responsabilidad...".

Viteri instó a la ciudadanía a exigir por cualquier medio posible, a llamar, a escribir, comunicarse a través de las redes, lo que por derecho nos corresponde: nuestras rentas para seguir manteniendo esta ciudad de pie.

Pese a todas esas vicisitudes la alcaldesa dijo que las alas de Guayaquil no serán cortadas. Por eso a los pies de Cristo, y luego de 485 años de fundación de esta ciudad, repetimos "Guayaquil por Guayaquil, Guayaquil por la Patria". (jtr)

Noticias-RelacionadasPNG 95dc5

Escribir un comentario

  • Asegúrese de *Recargar* la página para mostrar un nuevo código de seguridad antes de hacer click en 'Enviar', en caso de haber ingresado un código incorrecto.

  • Código de seguridad
    Refescar

     
    
    Reciba nuestros titulares por correo electrónico.


    ¿Acepta HTML?

    LasMasPopulares a2cd0

    LePuedeInteresar d772d