Diario Expreso de Guayaquil

El dedo señala a Procuraduría y no a la decisión de apartarla

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0% (0 Votes)

WEB20171207EXPRESO-PORTADA_1b360.jpg

Los interrogantes sobre cómo acabó la Procuraduría General del Estado fuera del caso Odebrecht cuando ya van casi dos semanas de juicio cuestionan más el retraso de los abogados de la institución que la decisión judicial de apartarlo de la causa por volver de un receso siete minutos tarde.

Es “desmesurado”, es “desproporcionado”, es “sospechoso”... Los juristas consultados por EXPRESO están sorprendidos por la rigurosa aplicación del artículo 73.2 del Código Orgánico General de Proceso, que indica que “toda diligencia se iniciará puntualmente”. Admiten que, al juez podría haber esperado los 10 minutos de lo que se conoce como la “hora judicial” o que, si quería apegarse estrictamente a la norma, debería haber dispuesto el abandono en el primer minuto y no en el séptimo, como sugiere la abogada y catedrática Paulina Araujo. Pero, al fin y al cabo, “la Corte ha hecho respetar lo que dicen los procesos”, resume Douglas Medardo Torres Feraud, docente de Auditoría Jurídica de la Universidad de Guayaquil. Y la justicia es igual para todos.

Las dudas, en cambio, recaen sobre el actuar del abogado que defendía los intereses del Estado. El funcionario que presentó la acusación particular, Carlos Jurado, renunció a su cargo tras la decisión judicial de declarar en abandono su participación en el juicio por asociación ilícita donde se ventila la participación, entre otros, del vicepresidente sin funciones Jorge Glas. La Procuraduría, por su parte, no ha justificado el retraso, pero considera que la norma no se aplicó de forma racional ni proporcionada. “La PGE es enérgica en señalar que, en ningún caso, se puede permitir que sus abogados no estén puntualmente en las salas de audiencias, conforme hayan sido convocados por los jueces”, pero al mismo tiempo, considera injustificado que se declare el abandono del acusador particular, “cuando su actuación durante una audiencia de 11 días reflejaba su clara intención de actuar como acusadores, presentar alegatos y pruebas”.

La Procuraduría ya no puede hacer nada al quedarse fuera de juicio cuando apenas quedaban por presentarse los alegatos finales. Aunque el abogado Stalin Raza sugiere que la institución presente una queja contra la decisión judicial. Aparte de que el retraso admitía mayor flexibilidad, como coinciden todos los juristas consultados, el tribunal también podría haber impuesto una multa al abogado, evitando que la Procuraduría, que reclamaba 40 millones de dólares a los responsables de la trama de corrupción, deba dejar en manos de Fiscalía la acción para el resarcimiento del perjuicio al Estado.


Fuente: Expreso

Solo los usuarios registrados pueden agregar sus comentarios. Por favor, ingrese con su usuario y clave , o regístrese.

 

Columna Publicitaria


Reciba nuestros titulares por correo electrónico.


¿Acepta HTML?

Síguenos en Twitter...