Varios de la mancomunidad...

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0% (0 Votes)

0001a melvinherreraPor Melvyn Herrera

Esta vez trataré varios asuntos de la mancomunidad de hecho que conforman: El histórico cantón Montecristi, la progresista ciudad-puerto-balneario San Pablo de Manta y el pesquero, novel cantón Jaramijó, poblaciones que con sus amplias periferias, cada una es un barrio de la otra por su cercanía y dependencia; la vida diaria del que -con su población flotante- podría ser un medio millón de personas, la lidera obviamente Manta, por su importancia poblacional y económica. Aprovechando la asunción de las nuevas autoridades, recojo unas inquietudes ciudadanas para cada uno de esos GAD:

El de Manta debe priorizar el aspecto ambiental y su incidencia en el mar que es su baluarte en todos los sentidos, obviamente sin descuidar vitales tópicos y algunos otros como la nomenclatura de esta turística ciudad, donde están finalizando los trabajos para el ingreso-egreso de la ciudad usando dos importantes arterias citadinas, pero lamentablemente, el tramo de la Av. Metropolitana Eloy Alfaro -como legamente se denomina- entre el nuevo hospital del IESS, en Manta, y el monumento a La Tejedora Manabita, en Colorado, Montecristi, que se une con las dos reconstruidas arterias mencionadas, es una real “tierra de nadie” con profusión de baches y sin señalamientos, pese al constante peligro del intenso tránsito por las muchas industrias y barrios populares del sector; los ciudadanos de a pie, desconocemos si al GAD de Montecristi, al GAP de Manabí o al ministerio de OOPP les corresponde solucionar este clamor poblacional.

Sería secundario, pero la iglesia mayor de Montecristi, con su “torre mocha” como desde el terremoto luce ese importante templo, afecta al icono que es respecto al paisaje; ahora existen materiales livianos que con una estructura metálica serían útiles y baratos para la reconstrucción de la parte culminante de la torre que es la que se desplomó; un entendimiento entre las autoridades religiosas y las nuevas municipales, puede solucionar este clamor provincial de mejorar la estampa paisajística del viejo cantón, más aún cuando en su entorno, empresarios del medio están construyendo una de las más importantes realizaciones inmobiliarias del país, no se diga de la provincia, lo que ha atraído el interés de emprendedores e inversionistas de varias actividades, como son la educación universitaria, la medicina y también la deportiva-turística, por la existencia de un espectacular campo de golf, que unido a la urbanización que lo rodea, constituyen un importante polo de desarrollo y progreso.

De Jaramijó en cambio, más que obras materiales, se necesita que la nueva administración acometa de inmediato a solucionar la problemática legal provocada por las nefastas administraciones del alcalde Bailón y su hermano Johan, perdedor candidato a alcalde, respecto al catastro municipal, donde no es nada extraño que en muchos predios consten varios propietarios, con la consiguiente inseguridad jurídica que se refleja en el atraso inmobiliario de este joven cantón.

Solo los usuarios registrados pueden agregar sus comentarios. Por favor, ingrese con su usuario y clave , o regístrese.

 

Columna Publicitaria


Reciba nuestros titulares por correo electrónico.


¿Acepta HTML?