Ideotas

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 100% (2 Votes)

OPINION-ROBERTOLOPEZMORENO_b251b.jpg

Por Roberto López Moreno

Somos los descubridores del agua tibia. Y constantemente redescubrimos la pólvora para resolver nuestros problemas. Con ideas siempre “geniales”. El femicidio es una de ellas. Cada vez que -en cualquier lugar del planeta- escuchamos la frase “hombre mata a su conviviente con 45 puñaladas porque lo dejó”, la siguiente frase es: “el homicida es ecuatoriano”. Los únicos enfermos que consideran a su pareja como propiedad privada somos nosotros. Y claro, también está el tema de los celos. Cada cornudo que camina por la vida se siente asistido con el incuestionable derecho de asesinar a su media naranja. Que inevitablemente, es ecuatoriana. Conclusión: los celos producto de la inseguridad confieren el derecho de matar. Porque las mujeres son de nuestra propiedad. ¿Machismo? ¡Por supuesto! Nadie es propiedad de nadie. Pero no solo eso. Hay un serio problema cultural detrás de esto. Si a cada subnormal que mata porque le ponen los cuernos o porque lo abandonan, se le hubiera repetido a diario desde la infancia “una mujer no es de tu propiedad” o “las relaciones terminan cuando uno lo decide libremente”, hubiera logrado entender estas y muchas otras ideas similares mediante la guía adecuada. Impartida, claro, en forma metodológica en las escuelas y colegios. Me atrevo a asegurar que esto hubiera evitado muchas muertes. Pero nosotros (que somos los cerebros de la creación) encontramos la llave mágica para resolver el problema inventando el “femicidio”. Creando el delito ya no habría más asesinadas. ¡Ideota! Genial creación de otros ...ideotas. Porque antes, si uno escuchaba el disparo, entraba a la habitación, veía al tipo con el revolver en la mano, el charco de sangre y el cadáver de la mujer, probar el homicidio era como dos más dos. Hoy, el abogado tiene que probar que el asesino mató a la mujer por el hecho de serlo, o por su “condición de género”. O sea, lo mismo: por ser mujer. (¿No entienden ni lo que Uds. mismos escriben?) Y ¿cómo le pruebo al juez -sin lugar a una duda razonable- que el homicida mató a la mujer por el hecho de serlo? Una “ideota”...de grandes ideotas.


Fuente: Expreso

Solo los usuarios registrados pueden agregar sus comentarios. Por favor, ingrese con su usuario y clave , o regístrese.

 

Columna Publicitaria


Reciba nuestros titulares por correo electrónico.


¿Acepta HTML?

Síguenos en Twitter...