¡Retire el proyecto!

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 100% (3 Votes)

0001a FRANCISCO X SWETT db2f0

Presidente, con el respeto y consideraciones que Ud., como persona y mandatario, se merece: ¡retire su proyecto de ley económica!

Si este era impresentable en un principio, luego del tamiz de las huestes de AP en la Asamblea, el mismo es una bazofia. Como se trata de gente que quiere que Ud. fracase y pase a la historia como el jefe de gobierno que arruinó al país, tenga el debido cuidado. Son los mismos que pretenden mantener intacto el colapsado modelo fiscalista, modelo que no solo es causa de la postración económica que Ud. ha heredado, sino que, además, es el caldo de cultivo donde se incubó la corrupción que marcó el gobierno de RC.

No existe evidencia alguna en 50 años de historia económica que permita afirmar que el gasto público y el crecimiento económico van de la mano; o que el precio del petróleo en ausencia de equilibrio fiscal genere prosperidad; o, finalmente, que la inversión pública sea el impulsor de la producción y el desarrollo económico. El mayor crecimiento ha estado asociado, contrariamente a lo que Ud. ha sido informado, con el menor nivel de gasto público. Es del caso que su gobierno, y el que le precedió, han recibido dos terceras partes de todos los ingresos petroleros del país, y ¡mire cómo estamos! De la misma manera, la economía responde mucho mejor a los estímulos de la inversión privada, que a cualquier impulso que provenga del Estado, más aún cuando los proyectos están viciados por los sobrecostos, la falta de planificación, las coimas y todo aquello que ha caracterizado a la década perdida.

Sepa Ud. que todo el esfuerzo recaudatorio (impuestos, tasas y multas) sirve para pagar la burocracia y el consumo burocrático, que son los únicos rubros que se expanden considerablemente en el gasto. El consumo de bienes y servicios, clasificado en el ordenador de cuentas bajo el rubro “otros”, ya le costó en exceso de $70.000 millones a los contribuyentes, y ahora su presupuesto le añade $5.900 millones más. El resto de su financiamiento es una tómbola que depende del saqueo de los depósitos del Banco Central, banco que se ha convertido en el basurero del malgasto público.

La estructura tributaria no da más, y Ud. recarga ahora la infame tasa aduanera que ya tuvo efectos en los flujos comerciales con los vecinos. No piense por un momento que en las guerras comerciales solo uno dispara. Tiene ministros, como el de comercio que no cree en el comercio; de industrias, que proclama teorías absurdas y sostiene que las únicas industrias que merecen existir son las que se proveen de materias primas y labor en sus regiones; y de finanzas que, como buen socialista, no entiende de economía. Sostiene Ud., finalmente, a un director del IESS que ha sido defenestrado, luego que sucedió a otro corrupto, cuando los dos son los autores de la quiebra actuarial del régimen previsional.

Y no se olvide de Pavel (¿o será con “b” de burro?) que le acaba de mochar todo un capítulo de su ley, para seguir ejerciendo los ataques sostenidos contra el mayor adversario que tienen los socialistas: la dolarización.

No lo piense más. Actúe. Despida a los “shunshos”. Retire el proyecto. Cambie de rumbo.

Fuente: Expreso

Solo los usuarios registrados pueden agregar sus comentarios. Por favor, ingrese con su usuario y clave , o regístrese.

 

Columna Publicitaria


Reciba nuestros titulares por correo electrónico.


¿Acepta HTML?

Síguenos en Twitter...