Los contratos secretos

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 100% (2 Votes)

ALBERTODAHIK-OPINION_eee61.jpg

Por Alberto Dahik Garzozi

En declaraciones recientes, un exministro de Finanzas dijo que los contratos de deuda “reservados” con la China, son un pedido del país acreedor (realmente usurero) “para que otros países no se enteren” de las condiciones que le dan al Ecuador.

Entendemos que la China no quiera que el mundo se entere. El mundo se horrorizaría de saber que se armó un triángulo, no amoroso sino ‘odioso’, en el cual el país recibe un préstamo ‘reservado’. Adicionalmente, en otros contratos ‘reservados’ el país se compromete a entregarle petróleo a la China, y contra ese petróleo se va descontando la deuda. ¿Qué riesgo tiene China de no cobrar? Prácticamente 0, porque ellos mismos son los compradores del petróleo. No sabemos condiciones de los precios, etcétera, porque eran ‘reservados’.

Y todo esto fue hecho dentro del régimen que cacareaba la palabra ‘soberanía’ y que maldecía al ‘imperio’. Y si los contratos hubiesen sido públicos se sabría que además de la garantía del petróleo, en ciertos préstamos obligaban al Ecuador a dejar un depósito de un porcentaje del préstamo en los bancos del Estado chino, con lo cual el costo financiero real se elevaba más. ¡Cómo no iba a pedir la China que esto fuese reservado!

¡Qué ignominia para el país! No podemos los ecuatorianos saber cómo se contrata la deuda. No teníamos el derecho de saber las condiciones en ese entonces de los contratos de venta de petróleo, y si eran convenientes o no. No podíamos determinar, para ejercer el legítimo derecho de fiscalización, si además de las condiciones financieras de usura, el precio del crudo y otros elementos como transporte, comisiones, etc., de los contratos petroleros, eran una estafa adicional al país.

Una pregunta simple: ¿alguien recuerda algo similar en el pasado antes de la revolución ciudadana? ¿Se podía contratar deuda con excepción de secreto militar sin que se conocieran todas sus condiciones? La respuesta es un tajante no. Y con esos antecedentes, la China no nos ha bajado ni un centavo de la deuda, de esa con la cual construyeron obras sobredimensionadas, con sobreprecio y algunas que ni funcionan. Ni la tragedia del COVID-19 procedente de ellos mismos los ha conmovido.

Quienes nos dieron dinero sin condiciones, sin contratos petroleros oscuros de garantía, sin exigencia de que el dinero fuese usado para obras de compañías vinculadas a ellos; sí, esos, los ‘perversos tenedores de bonos’ han estado negociando ampliaciones de plazo, baja de tasas, y reducciones de capital. ¿Y la China? Bien gracias. Dame más petróleo, y más contratos financieros reservados, porque no puedes salir, Ecuador, en una foto donde te están violando.

Y la cereza sobre el pastel es que en nuestra desesperación de dinero, para que no podamos ni chistar, nos bloquean el camarón, como para decirnos, o es esto o no es conmigo el tema. Maestros de la usura y de la avaricia.

Cuánto nos lamentamos ahora, haber sido declarados ‘soberanos’ por la FaRC y no depender ya del ‘imperio’ y estar hipotecados a una tiranía política que no respeta ni la vida ni los derechos humanos, y que no tiene escrúpulos en sus relaciones entre Estados. (O)

Fuente: El Universo

Escribir un comentario

  • Asegúrese de *Recargar* la página para mostrar un nuevo código de seguridad antes de hacer click en 'Enviar', en caso de haber ingresado un código incorrecto.

  • Código de seguridad
    Refescar

     

    Columna Publicitaria

    
    Reciba nuestros titulares por correo electrónico.


    ¿Acepta HTML?

    LasMasPopulares a2cd0

    LePuedeInteresar d772d