Precios en pandemia

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 100% (2 Votes)

0a vicentealbornoz

Por Vicente Albornoz Guarderas

El comportamiento de “los precios” durante la pandemia va a ser extremadamente interesante, tanto que puede convertirse en el material ideal para el capítulo de “inflación” de una clase de introducción a la economía.

Porque vamos a ver, con especial claridad, cómo se desatan las dos grandes fuerzas del mercado, es decir, como interactúan la oferta y la demanda y qué resultados se producen cuando esas dos fuerzas se mueven en direcciones opuestas.

Arranquemos con un país que ve una caída de la demanda. Constatarlo es tan fácil como notar que “la gente está comprando menos”, porque eso es, justamente, la demanda: el hecho de que los compradores, ante la caída de sus ingresos, ante la incertidumbre sobre el futuro o simplemente ante la imposibilidad de consumir ciertos bienes, finalmente decidan comprar menos cosas.

Si eso fuera lo único que está pasando en el mercado, entonces los precios deberían caer. En otras palabras, si la gente está comprando menos, si hay menos demanda, entonces los precios deberían reducirse para así atraer a más compradores.

Pero en abril los precios subieron. Y, en términos relativos, subieron bastante. Si se compara el costo de la canasta familiar de abril con la de marzo, hay una diferencia de algo más de 1%, lo cual es un aumento rara vez visto en un mes de abril, al menos desde que los precios se estabilizaron después de la dolarización. Entre 2003 y 2020, la variación de precios en el mes de abril ha sido siempre menor a 1%, excepto en el año 2008 cuando todo el planeta sufría de alta inflación y el gobierno ecuatoriano disparaba su gasto hacia al infinito. Por lo tanto, la inflación de este abril es inusualmente alta, más aun considerando que la demanda está cayendo.

Y aquí es donde entra en escena la segunda gran fuerza del mercado, la oferta, que resulta que también está cayendo. El país produce menos y aquello que se produce tiene dificultades de llegar hasta el consumidor. Por eso existen menos bienes a disposición de los compradores y eso hace que los precios suban.

En resumen, la caída de la demanda presiona los precios hacia abajo, pero la caída de la oferta los presiona hacia arriba y sin duda en el mes de abril fue la reducción de la oferta la que pesó más. Por eso subieron los precios.

Si se analiza el comportamiento de los componentes de la canasta familiar usada para calcular la inflación, se ve claramente que los precios de los alimentos frescos suben significativamente: legumbres, leche, queso, huevos, carne y frutas explican casi la totalidad de la inflación de abril. Este es un caso claro de una caída de la oferta que presiona los precios hacia arriba.

¿Qué fuerza primará en mayo? Quizá la caída de la oferta. Pero junio ya será otra historia.

Fuente: El Comercio

Noticias-RelacionadasPNG 95dc5

Escribir un comentario

  • Asegúrese de *Recargar* la página para mostrar un nuevo código de seguridad antes de hacer click en 'Enviar', en caso de haber ingresado un código incorrecto.

  • Código de seguridad
    Refescar

     

    Columna Publicitaria

    
    Reciba nuestros titulares por correo electrónico.


    ¿Acepta HTML?