Contrastes y realidades…

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0% (0 Votes)

0001a melvinherreraPor Melvyn Herrera

Es lo que destacó un recién llegado emigrante lugareño, luego de algunos años de ausencia, al retornar al área central de Manabí, donde confluyen 4 cantones: Portoviejo, Montecristi, Manta y Jaramijó. El primer contraste que vio fue la “torre mocha” de la iglesia de Montecristi, que luego del terremoto de abril de 2016 no ha sido reconstruida aún, afectando a la icónica imagen turística de esa histórica ciudad; como constructor que es, señaló que con poco costo de materiales metálicos ligeros y algo de creatividad, esa reconstrucción debía estar realizada hace rato; más aún, luego de 2 años de recibir las generosas limosnas de noviembre, cuando caudalosamente y por nueve días se celebra la fiesta de la virgen patrona; igual opinó que en esta obra debería participar el GAD del cantón y su alcalde; más el actual, quien por segunda ocasión fue elegido hace poco.

También lo impresionó el contraste de la Av. Metropolitana Eloy Alfaro en su tramo desde el redondel de “La Tejedora Manabita” hasta la confluencia del par vial de la Av. 113 -que es un ingreso a Manta- y la Av. 4 de Noviembre, salida central de la ciudad, siendo un verdadero “cuello de botella” este sector, por el vergonzoso aspecto que presenta dada la proliferación de baches, falta de señalización y muchos otros defectos, totalmente diferentes al excelente servicio que prestan los ya señalados nuevos ingreso/salida de la ciudad-puerto-balneario que es Manta. No concibe el visitante -en lo que coincido- que las autoridades nacionales, provinciales y las de los dos cantones involucrados en esta importante avenida que lleva el nombre del Viejo Luchador, impávidamente toleren lo anotado. Los hace poco elegidos Prefecto y los dos alcaldes deben liderar/gestionar la pronta solución al grave mal estado de ese corto tramo de la Avenida Metropolitana.

En ese mismo tenor vial, destacó el buen estado que la misma Avenida Metropolitana presenta al llegar-salir de Portoviejo, como también la vía de Montecristi a Jaramijó hasta el sitio Colisa, sobre el que ya se están construyendo nuevos emprendimientos inmobiliarios. De lo que se conoce, el “Montecristi Golf Club & Villas” planifica algunos muy importantes y de diversa índole que beneficiarán a esta provincia. En este respecto, cuando conoció el visitante la realización de esa inmensa urbanización que rodea al espléndido campo de golf, expresó textualmente “nunca imaginé que esta maravilla pudiera existir en mi tierra”; él quedó tan admirado y convencido de lo que presenció, que adquirió un lote de terreno en dicha urbanización, para al jubilarse y dejar su estresante vida en la “gran manzana” neoyorkina, regresar a residir en el MGC&V a gozar de su saludable entorno y del nunca bien ponderado micro clima que provee el cerrito de Montecristi.

Manifestó que retorna a su actual residencia en USA, esperando que los días pasen rápidos para volver a la tierra que lo vio nacer a aportar en lo que mejor pueda; también para con su experiencia ayudar a que no vuelvan a existir los contrastes que ahora observó y que está seguro pronto serán solucionados.

Solo los usuarios registrados pueden agregar sus comentarios. Por favor, ingrese con su usuario y clave , o regístrese.

 

Columna Publicitaria


Reciba nuestros titulares por correo electrónico.


¿Acepta HTML?