Encuentro de ministro español con vicepresidenta de Nicolás Maduro llega a la Eurocámara entre llamadas a la transparencia

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0% (0 Votes)

Abalos y Delcy Rodríguez 50ff7

La bronca política en torno a la controvertida escala de la vicepresidenta venezolana, Delcy Rodríguez, en la madrugada del 20 de enero en el aeropuerto de Barajas viaja esta tarde a Estrasburgo.

Ciudadanos logró este lunes, con el respaldo del PP y de Vox, forzar un debate en el Parlamento Europeo sobre si España incumplió las sanciones comunitarias vigentes contra los altos dirigentes del régimen de Nicolás Maduro que, entre otras restricciones, les impiden pisar suelo europeo.

El partido de Inés Arrimadas cree que la UE debe actuar contra España por las horas que Rodríguez pasó en la capital española sin autorización.

“No podemos permitir que un Estado miembro viole el derecho comunitario”, insistió el eurodiputado Jordi Cañas, impulsor del debate.

"La pasividad de los Veintisiete ante el incumplimiento de las sanciones puede convertir a Europa en un hazmerreír internacional", añadió Cañas.

PSOE y Podemos votaron en contra de que el tema se incluyera en el orden del día. El jefe de filas de los socialistas españoles en Estrasburgo, Javier Moreno, alegó que no es el foro adecuado y señaló que la intención real es atacar al Ejecutivo de Pedro Sánchez.

“No me parece de recibo que utilicemos esta Cámara como trinchera para atacar sin motivos al Gobierno español”, rebatió.

Ciudadanos, en cambio, estima que todavía perviven muchas zonas oscuras en el confuso encuentro de la líder chavista con el ministro José Luis Ábalos y pedirá a la Comisión Europea que haga públicas las explicaciones del Gobierno español sobre el caso y si las considera suficientes.

El Ejecutivo comunitario se ha desentendido de la polémica cada vez que se la ha preguntado. Y no han sido pocas veces.

Su argumento es que no tiene competencias para actuar y son los propios Estados miembros los que deben hacerse cargo de supervisar el cumplimiento de las sanciones.

Los eurodiputados del PP enviaron el lunes una pregunta escrita al Consejo de la UE —el órgano donde están representados los ministros del club comunitario— para saber si están investigando el asunto.

Los populares consideran que España debió haber deportado a la número dos de Maduro y no solo no lo hizo, sino que le dio categoría de interlocutora al mantener un encuentro cara a cara con Ábalos.

Mientras, el Gobierno, tras las contradictorias versiones iniciales, defiende que Ábalos evitó una crisis diplomática y procuró que la vicepresidenta no bajara del avión.

En todo caso, no lo consiguió y el Gobierno ha reconocido que Ábalos se despidió de la vicepresidenta venezolana en la sala VIP del aeropuerto.

Con la tormenta perdiendo fuerza en España en los últimos días, Ciudadanos, el PP y Vox buscan ahora resucitar el caso desde la tribuna del Parlamento comunitario. La celebración de la discusión en la Eurocámara fue aprobada por un estrecho margen de 189 votos a favor, 159 en contra y 10 abstenciones.

En cualquier caso, la confrontación en el hemiciclo no tendrá consecuencias prácticas más allá de escenificar a nivel europeo el choque entre los partidos del Gobierno de coalición y la oposición en torno al turbio periplo en España de la dirigente venezolana. (El País de España)

Solo los usuarios registrados pueden agregar sus comentarios. Por favor, ingrese con su usuario y clave , o regístrese.

 

Columna Publicitaria


Reciba nuestros titulares por correo electrónico.


¿Acepta HTML?